Vacaciones en Sinaloa, cerca de Culiacán

Vacaciones en Sinaloa, cerca de Culiacán

Pasar unas vacaciones en Sinaloa no necesariamente significa ir a los lugares más concurridos, cerca de Culiacán hay sitios que esperan ser descubiertos.

La próxima vez que visites Culiacán en el estado de Sinaloa, sea cual sea el motivo de tu viaje, no te pierdas sus contornos excepcionales. Una vez que hayas paseado por los lugares más icónicos de la ciudad –la Plazuela Obregón, la catedral de la ciudad, las fuentes danzarinas, el Centro de Ciencias de Sinaloa y el Jardín Botánico–, tendrás que voltear a ver las serranías circundantes que esconden bellezas naturales espectaculares, con litorales marinos de azules profundos.

Hoy te proponemos algunas salidas a destinos muy cercanos de Culiacán que puedes realizar en un sólo día, todos ellos dotados de naturaleza pródiga, vestigios históricos, delicias gastronómicas regionales, y sobre la compañía siempre alegre de los sinaloenses.

Vacaciones en Sinaloa: Laguna de Chiricahueto

A sólo 30 kilómetros de Culiacán se encuentra la bella Laguna de Chiricahueto. En el camino te cruzarás con una peculiar granja de cocodrilos (Cocomex); en este rancho de cría de cocodrilos sorprende la cantidad y diversidad de reptiles, que van desde los más pequeños del tamaño de lagartijas, hasta los más adultos que intimidan a cualquiera con sus poderosas mandíbulas.

Cuando llegues a la laguna de Chiricahueto te sorprenderás con sus paisajes paradisiacos de flora y fauna exótica. Conviene recorrer el lugar con los aerobotes que algunas empresas ofrecen, y que incluye, un tour didáctico con explicaciones sobre la diversidad natural de la zona.

Entre septiembre y mayo el lugar es particularmente atractivo, pues es cuando llegan miles de aves de la corriente migratoria del Pacífico para iniciar su ciclo reproductivo. En los recorridos se pueden observar patos golondrinos, pichigüillas, cucharones y otras decenas de especies de particular encanto. En la zona también habitan cocodrilos silvestres que observan las embarcaciones sigilosamente.

Imala, pueblo de origen prehispánico

Al poniente de Culiacán se encuentra otro rincón imperdible, justo en las primeras laderas de la Sierra Madre Occidental: Imala. Este antiguo poblado de antecedentes prehispánicos lo habita gente siempre dispuesta a compartir su tiempo con el visitante. La Iglesia de San Juan Bautista erigido en el siglo XIX es su mayor ícono, y su diseño fue inspirado en la catedral de Culiacán.

En Imala son imperdibles sus pozas de aguas termales; en la zona existe un balneario con todos los servicios necesarios donde podrás conocerlos mejor. Muy cerca de ahí, ya en pleno semidesierto, están los petroglifos de Jotahua que vale la pena visitar.

A poco más de 10 kilómetros se encuentra la presa de Sanalona, un increíble lugar para pasearse con las lanchas de los lugareños admirando sus alrededores. Puedes pasar un buen rato en sus restaurantes con vista a la presa y degustar deliciosos pescados a la plancha.

Y si de comida se trata, a la entrada de Imala podrás encontrar el delicioso pan de mujer, los coricos que son ricas galletas de harina de maíz, y las suculentas empanadas rellenas de piloncillo o dulce de calabaza.

Tacuichamona, pueblo de primitivas reminiscencias

Si tomas el camino que va de Culiacán a Mazatlán, encontrarás el particular pueblo circular de Tacuichamona. El lugar es acogedor, con una bella capilla al centro y un hermoso quiosco, pero lo que hace famosa a la localidad son sus dos sitios con pinturas rupestres.

El primero se encuentra muy cerca de la capilla, junto al arroyo que cruza el pueblo. No se sabe a ciencia cierta la antigüedad de estas expresiones primitivas, pero lo que es indudable es que sus diseños fueron mensajes para la posteridad de los antiguos habitantes de la región.

El segundo sitio se encuentra en el cerro de la Chiva, a 8 kilómetros del poblado. En esta cumbre cubierta de cactáceas existen múltiples grabados sobre las rocas, sus diseños son principalmente figuras geométricas y espirales, que tienen que ver con expresiones rituales e interpretaciones cosmogónicas de los pueblos antiguos. Estos petroglifos, junto con los de Las Labradas que se encuentran al norte de Mazatlán, son los mejores lugares para disfrutar el antiguo arte rupestre de Sinaloa.

Altata, sobre el Pacífico

A solo 60 kilómetros de Culiacán se encuentra Altata, el lugar predilecto de los habitantes de Culiacán para pasar fines de semana en familia o con los amigos. La bahía posee aguas tranquilas y cristalinas, las playas son de arena dorada, y en ellas son toda una tradición los restaurantes con vista al mar.

En Altata existe todo lo necesario para realizar actividades acuáticas; se pueden hacer paseos en barco para conocer los entornos marinos, practicar el veleo, pasear por los manglares de la zona para observar aves exóticas, o simplemente caminar por las playas vírgenes que la zona presume, y descubrir todos sus recovecos extraordinarios.

Altata hoy está en pleno desarrollo, hay un mega proyecto para convertir este pequeño poblado en un referente internacional como destino de playa en el norte del país. Para ello se está construyendo  una nueva zona turística del otro lado de la bahía, justo frente al mar abierto, que se conocerá como Nueva Altata; esta nueva área conecta con la Altata tradicional por medio de un puente. Pronto la región contará con elegantes fraccionamientos, centros comerciales y lujosos hoteles.

Así que hoy es cuando hay que ir a Altata, antes de que desaparezcan sus encantadores aires provincianos, de que sus playas intocadas dejen de serlo, y antes de que su gente viva con prisa y deje de regalarle al viajero sus historias de vida llenas de picardía.

Cuando viajes a Culiacán, considera estos destinos para acercarte un poco más y de manera diferente a las bellezas sinaloenses y a su gente.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos