Vacaciones en la bahía y el puerto de Manzanillo

vacaciones en la bahía y el puerto de Manzanillo

Unas vacaciones en la bahía y el puerto de Manzanillo, son justo el balance perfecto entre descanso y diversión que has estado buscando.

Manzanillo, en Colima, tiene entre sus atractivos algunas de las playas más hermosas de todo el Pacífico mexicano, a lo largo de sus tres bahías.

Una de las rutas más recomendables para acceder a esta joya es desde Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco; la carretera costera que comunica a ambos puertos regala parajes excepcionales para los amantes de las playas exóticas y de las actividades de aventura.

Durante el recorrido, el primer lugar que merece especial atención es el precioso puerto de Mismaloya, que entre sus atractivos ofrece la posibilidad de trasladarse por lancha a las idílicas playas vírgenes de la región de Cabo Corrientes: Quimixto, Yelapa, y Chimo son algunos de los tesoros de este litoral marino, al que sólo se puede acceder por mar. Ahí se puede practicar buceo y esnórquel, o pasear a caballo por las brechas selváticas, entre cascadas y manantiales.

Siguiendo siempre con rumbo sur por la carretera, se llega a Bahía Chamela, que ostenta playas ideales para los surfistas y los amantes del windsurf. Un poco más adelante, Costa Careyes tiene escenarios espectaculares en sus farallones y arrecifes de Punta Etiopía, y Punta Farallón.

Aún más al sur, llegarás a la Bahía de Tenacatita y a Boca de Iguanas, que es un pequeño pueblo de pescadores, y el mejor lugar para organizar expediciones por mar y tierra. La bahía vecina de Barra de Navidad es también un espléndido destino para los deportes acuáticos y los manjares gastronómicos a orillas de la playa; la comunidad de Melaque, que se yergue en la misma bahía, también tiene muchas actividades playeras y su ambiente nocturno es famoso en la región.

La Bahía de Manzanillo

Finalmente, a poco más de cincuenta kilómetros de Barra de Navidad, se encuentra Manzanillo. Desde la llegada sorprende su magnífico muelle, que es parte del más importante puerto de altura del Pacífico mexicano.

El ajetreo de cargueros repletos de contenedores que llegan y van es impresionante, pero las maravillosas playas de sus tres bahías (Cenicero, Manzanillo y Santiago) tienen su luz propia y fascinan por sus entornos tropicales, sus arenas blancas y sus aguas de azules profundos.

Algunas de las playas más solicitadas por los turistas son, en la Bahía de Manzanillo, las playas de Ventanas, San Pedrito, Las Brisas, Playa Azul, Salahua, Las Hadas y La Escondida; y en la Bahía de Santiago, Olas Altas, Miramar, Santiago, y la Boquita son las más frecuentadas por los surfistas que disfrutan del oleaje y las prístinas aguas.

Las playas en Manzanillo ofrecen un amplio abanico de actividades de aventura: las expediciones en cuatrimotos a lugares como Peña Blanca, las motos acuáticas en las bahías, el veleo y los kayaks cerca de las playas, y excursiones excepcionales para el  buceo y el esnórquel en las profundidades del mundo submarino. La pesca deportiva en alta mar es famosa por excepcionales especies marinas, de hecho Manzanillo es conocida como la Capital Mundial de Pez Vela.

El Puerto de Manzanillo

Manzanillo hay que caminarlo para disfrutarlo. Mucho tiene que decir este puerto, que presume de un espléndido mercado de pescadores justo en el malecón, donde temprano por las mañanas llegan las pangas repletas de productos del mar.

Los restaurantes y comedores que están aquí también son el mejor lugar para degustar los platillos regionales: los pescados a las brasas con aderezos secretos son espléndidos, las machacas de marlín y atún son suculentas, los pulpos a la parrilla con sus acentos picositos una delicia, los camarones al mojo de ajo inolvidables, y los caldos de pescado y mariscos no tienen desperdicio.

Una vez satisfecha la curiosidad gastronómica, el mejor lugar para ir descubriendo las postales más bellas de la entidad son el malecón y el bello Paseo Espíritu Santo, inaugurado hace poco más de quince años. En ambos andadores a la orilla del mar irás encontrando interesantes esculturas.

En el centro histórico que ostenta una atmósfera muy mediterránea con sus fachadas blancas y tejas rojizas, destaca la plaza central con su magnífico monumento del Pez Vela, del escultor Sebastián, que es uno de los principales iconos de la ciudad.

Por este rumbo de la ciudad son muy vistosas las tiendas de artesanías y los restaurantes elegantes; también es de llamar la atención el espléndido Museo Universitario de Arqueología, que cuenta con más de 18 mil piezas de las culturas prehispánicas de Occidente. Destacan especialmente sus dos reproducciones de tumbas de tiro de la fase Comala  (300 a 500 DC).

Los paseos nocturnos por el malecón son toda una tradición en la localidad. Las parejas y los niños se divierten admirando los enormes barcos que llegan y salen del puerto, disfrutando de unas deliciosas y típicas nieves de garrafa. Quizá la zona más concurrida es la de las fuentes danzarinas, que iluminadas y al compás de sones y canciones mexicanas bailan al ritmo de la noche.

En fin, la ruta de Puerto Vallarta a Manzanillo es de las más bellas que se pueden realizar en la costa del Pacífico mexicano, y el puerto colimense es una hermosa joya de nuestras costas. Considera esta opción para tus próximas vacaciones, si te gusta las playas exóticas de exuberancia tropical puedes estar seguro que este rumbo del país te dejará perplejo.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos