Turismo en Los Cabos, Baja California Sur

turismo-en-los-cabos-baja-california-sur

Disfrutar del turismo en Los Cabos es sinónimo de buena vida en Baja California Sur, con algunos de los paisajes más impresionantes de todo México.

En la Península de Baja California, en su extremo más sureño, se halla uno de los destinos de playa más exóticos y espectaculares de nuestro país. Los Cabos y el antiguo poblado de San José del Cabo, se han convertido en un atractivo polo turístico que atrae a viajeros de todo el planeta.

Tanta gente no se puede equivocar, y es que el lugar tiene todo lo que un viajero experto puede desear. En la región puedes disfrutar de poblados llenos de gente amable con tradiciones arraigadas, playas extraordinarias entre dos mares, fondos marinos espectaculares, parajes naturales ideales para excursiones extremas, una vida cultural rica y animada, sofisticadas galerías y elegantes centros.

Desde luego, no se puede omitir la suculenta gastronomía en restaurantes de autor con los mejores chefs del país, la amplia gama de hoteles lujosos, y el desenfreno nocturno en bares y antros de moda, siempre bulliciosos. ¡Que más se puede pedir!

Turismo en Los Cabos

Al llegar al pueblo de Los Cabos, es cuestión de minutos entender que más o menos todo gira alrededor de su plaza principal, donde está la bella Iglesia de San José. Aquí se hallan las galerías de arte, las boutiques, los músicos callejeros, las terrazas siempre animadas con buenos platillos del mar, y el Centro de Artesanías donde se congregan todos los artesanos de la localidad y las tiendas más visitadas de Los Cabos.

Destacan particularmente los comercios que exhiben lo más granado del arte huichol, es decir, los bellos trabajos de chaquira y las máscaras talladas en madera. También hay textiles, cerámica, vidrio soplado, papel maché, madera tallada, joyería, y toda la gama del trabajo artesanal mexicano.

Un poco a las afueras del primer cuadro, también tienen mucho que decir los elegantes centros comerciales como Puerto Paraíso, Plaza del Mar, Plaza del Sol y Sol Dorado, con boutiques, galerías y restaurantes de primer orden. No menos atractivos son los mercados, los bazares al aire libre, las boutiques de diseñadores prestigiados y las tiendas de souvenirs que se encuentran al este de la marina.

En la zona hotelera también hay mucho que hacer, porque aquí los hoteles albergan espléndidos restaurantes, bares y boutiques de autor, todo esto con el valor agregado de una envidiable vista al mar. La vida nocturna en Los Cabos es especialmente animada; las noches son interminables, bulliciosas, y la oferta de bares y antros es espectacular.

San José del Cabo

San José del Cabo, a poco más de 30 km de Los Cabos, a diferencia de su vecino, es un pueblo donde la vida cotidiana transcurre a un ritmo acompasado, menos artificial, menos dependiente de los visitantes de ocasión. Tiene esa tranquilidad provinciana siempre tan seductora.

Lo anterior no quiere decir que San José no tenga en sus calles músicos, artesanos, artistas y turistas; sólo es que aquí la vida transcurre serenamente, inmutable, con las labores cotidianas de pesquería en su hermosa bahía. Los niños van a la escuela en el sosiego de sus calles, y las mujeres siempre están pendientes de los asuntos comerciales en el muelle y los mercados.

En el distrito histórico del pueblo, donde está la plaza principal y la Misión de San José, la vida transcurre sin sobresaltos. Sin embargo, esta melancolía es interrumpida los jueves por las noches de cada semana, sobre todo entre noviembre y junio de cada año, cuando las calles se visten de fiesta con el tradicional Art Walk, y el pueblo se transforma en una inmensa galería de arte. Las galerías y los artistas de la localidad sacan a las banquetas sus obras, y la plaza principal se viste de gala con una inusitada gama de colores. Estas noches culturales están acompañadas de grupos musicales, de mucha algarabía, cocteles y vinos que las galerías y los restaurantes ofrecen como cortesías.

En San José del Cabo, es infaltable la visita al estero, que es un oasis en el desierto. Esta reserva natural se encuentra justo en la desembocadura del río San José en el Mar de Cortés, y es un milagro de la naturaleza, un remanso de frondosa vegetación donde más de 200 especies de aves migratorias habitan en diferentes épocas del año. Esta majestuosa región, habitada por los indios pericúes desde antes de la llegada de los españoles, puede ser recorrida en una excursión inolvidable en bote.

Sol, mar y arena

Las playas en Los Cabos son sin duda la joya de la corona. Los arenales infinitos, los riscos en las rocas, el agua transparente, los fondos marinos incomparables y los magníficos horizontes tanto del Mar de Cortés como del Océano Pacífico, son los escenarios naturales más seductores y exóticos de toda la península.

El lugar más icónico es la Playa del Amor y la famosa Playa del Arco de Piedra, que es quizá el portento natural más visitado de toda la península. A estas playas hay que llegar en bote; la placidez de sus pequeñas bahías no desentona con los soberbios paisajes. Las formaciones rocosas donde se juntan los dos mares están siempre habitadas por lobos marinos, delfines y ballenas en invierno.

Ahora que si lo que quieres es una playa más solitaria, conviene desplazarte en bote hasta la Playa Santa María, que descansa en una hermosa bahía en forma de herradura. Su arena rosada contrasta con el estupendo mar turquesa, y lo mejor es que la playa será solo para ti.

Si, en cambio, disfrutas las actividades acuáticas, la Playa Costa Azul lo tiene todo. Aquí se puede practicar el wind surf, el buceo, la vela, la moto acuática, e incluso el surfing; aunque no tengas experiencia previa, podrás encontrar instructores expertos que te pondrán al día.

En el Faro de Cabo Falso se yergue, precisamente, un viejo faro construido a finales del siglo XIX. Resulta muy atractiva su extensa zona de dunas para los paseos a caballo, o incluso para disfrutar el lugar con vehículos 4X4. No menos divertidas resultan las expediciones por el desierto a lomo de camello, aventura que se debe gestionar desde Los Cabos. La experiencia vale toda la pena.

Finalmente, podrás disfrutar de un día lleno de emociones en Wild Canyon, un parque espectacular de grandes cañones y riscos majestuosos donde hay 8 líneas de tirolesas, un bungee de más de 48 metros de altura, además de cuatrimotos y camellos, que sin duda están de moda en Los Cabos.

Regálate unas vacaciones en Los Cabos, puedes estar seguro de que la experiencia y las sensaciones resultarán únicas, porque simplemente la zona lo tiene todo. Y en lo que a bellezas naturales se refiere, este rincón de la península es simplemente una maravilla.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos