Turismo en la Ciudad de México, una probadita

Turismo en la Ciudad de México, una probadita

La oferta de turismo en la Ciudad de México es amplia y variada; difícilmente toda, pero hoy te traemos una probadita de lo que puedes encontrar.

La Ciudad de México es una gran metrópolis que tiene mucho que ofrecer a sus visitantes; la oferta de lugares para visitar es tan diversa, que necesariamente debes decantarte por algunos de los lugares más emblemáticos y atractivos de la capital mexicana.

Turismo en la Ciudad de México

Desde luego, no podrás omitir el bullicioso Zócalo de la ciudad, con la bella Catedral Metropolitana y el fastuoso Palacio Nacional a sus costados. En el Paseo de la Reforma te esperan el icónico Ángel de la Independencia y las viejas casonas afrancesadas del Porfiriato; la Alameda Central recién restaurada también es una joya excepcional para los paseos dominicales, y el Monumento a la Revolución es un emblema capitalino de toda la vida. El Bosque de Chapultepec de arboledas centenarias es nuestro “Central Park”, lugar de tertulias familiares.

Barrios como la Roma y la Condesa son el hogar de hipsters, diletantes y bohemios, y están de moda para las noches de festines y copas en las terrazas. El barrio de Coyoacán, de perfiles coloniales, es donde van los alternativos, los intelectuales y demás personajes de todo talante. El barrio de San Ángel tiene en su Bazar del Sábado la visita de artistas y artesanos de sofisticadas producciones. Y, finalmente, en la colonia Polanco están los lugares de moda y refinadas atmósferas.

Pero hay algunos otros lugares que por ningún motivo podrás dejar de visitar en tu próximo viaje a la capital del país, lugares icónicos que poseen una fuerte carga histórica, y que son el orgullo de todos los capitalinos: el Palacio de Bellas Artes, el Castillo de Chapultepec que regala las mejores vistas del Paseo de la Reforma y del Bosque de Chapultepec, y el Museo Nacional de Antropología son tesoros que te estarán esperando.

El Palacio de Bellas Artes

El magnífico Palacio de Bellas Artes inició su construcción bajo la supervisión del afamado arquitecto italiano Adamo Boari, en 1904; sin embargo, tras los problemas presupuestales que dejó la Revolución, no pudo ser finalizado sino hasta 1934, ya a cargo del arquitecto Federico E. Mariscal.

El estilo ecléctico del palacio es evidente, pero lo hace muy afortunado; romanticismo y modernismo de las escuelas europeas se funden con el Art Nouveau y el Art Deco, además de elementos muy mexicanos como los detalles prehispánicos de su fachada e interiores. Todo esto en una armonía que sorprende y seduce.

Los elegantes interiores cubiertos por la magnífica cúpula de cristal, y revestidos con mármoles de exóticas procedencias, albergan un portentoso vestíbulo, un hermoso restaurante-cafetería, una librería excepcional, por supuesto el espléndido teatro, estupendas salas de exhibiciones siempre con exposiciones de primer nivel, y claro, los magníficos murales de nuestros insignes muralistas: Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Jorge González Camarena y Rufino Tamayo.

No dejes de informarte sobre la cartelera de eventos y conciertos en el teatro del palacio, así como sobre las exposiciones itinerantes de las galerías. Cualquier pretexto es bueno para acercarte a esta joya del arte universal.

El Castillo de Chapultepec y su Museo Nacional de Historia

El Castillo de Chapultepec es una vista obligada en tu periplo capitalino. Este único Castillo Real en América fue construido durante el Virreinato con el fin de ser la casa de verano del virrey; de hecho, lo que conocemos hoy como el Paseo de la Reforma fue el bulevar construido para conectar la residencia imperial con el centro de la ciudad.

A mediados del siglo XIX, el edificio fue convertido en academia militar; fue en este lugar donde ocurrieron los conocidos hechos bélicos durante la guerra mexicano-estadounidense (1846-1848), en donde los Niños Héroes murieron defendiendo el castillo. Tiempo después, el emperador Maximiliano y la emperatriz Carlota en 1864 decidieron instalar su residencia en este recinto.

El estilo ecléctico con sobrados elementos neoclásicos que hoy ostenta el edificio, se debe en gran medida a Maximiliano, que mandó traer a arquitectos y decoradores europeos de la época, que le dieron el lustre que hoy se puede todavía observar en los salones y galerías del castillo. Muebles de época de gran lujo, obras de arte de pintores universales, y enseres diversos decorativos y utilitarios descansan todavía en este edificio, que forma parte de nuestro patrimonio histórico y cultural.

Hoy el castillo alberga el Museo Nacional de Historia, que es imperdible si te quieres asomar a los ricos procesos históricos de nuestro país. Además, desde la explanada y las terrazas del castillo se tienen las mejores postales de la ciudad.

El Museo Nacional de Antropología

En el Paseo de la Reforma, el Museo de Antropología es un ícono de nuestra capital. Imposible omitir este museo que fue abierto en los años sesenta, y es junto con el Museo del Cairo en Egipto de los museos de antropología más importantes del mundo.

Para tu visita deberás de contemplar prácticamente todo un día. Es imposible no perderse durante horas en la Sala Maya, con sus frescos de Bonampak, sus imponentes estelas y los vestigios de Palenque y la tumba del Rey Pakal, por sólo mencionar algunos de los tesoros de esta cultura extraordinaria.

La Sala de la Cultura Huasteca y la de la Cultura del Golfo, con sus vestigios totonacos, tampoco tienen desperdicio. Y qué decir de la Sala Olmeca con sus cabezas colosales. Cuando llegues a la Sala Azteca, el Calendario Azteca te atrapará, y cuando veas a un lado la maqueta de lo que fue la mítica Tenochtitlán no darás crédito de la magnificencia de esta gran cultura prehispánica. Aquí, todas las espléndidas piezas de piedra talladas y pulidas son un ejemplo de la sofisticada y exquisita cultura prehispánica.

También el piso superior del museo tiene mucho que decir; sus salas de indumentaria, etnografía, y del hábitat de las múltiples culturas que habitan este rico país son la mejor manera de acercarte a las tradiciones y la cultura de pueblos milenarios, que todavía hoy resisten los embates de la modernidad.

En fin, la Ciudad de México tiene mucho que darte, y estos tres recintos son parte fundamental de la historia de la ciudad y del país. No dudes en regalarte unas vacaciones en la capital del país, puedes estar seguro de que la Gran Tenochtitlan te atrapará. Muy buen viaje.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos