Tepotzotlán Pueblo Mágico en el Estado de México

Tepotzotlán Pueblo Mágico en el Estado de México

Tepotzotlán Pueblo Mágico del Estado de México, se encuentra a tan sólo una hora de la capital del país y es una excelente alternativa para fines de semana.

En el lugar convergen la historia, la cultura, el arte, la arquitectura, los soberbios paisajes, la exquisita gastronomía y las actividades de aventura, haciéndolo uno de esos rincones idílicos de nuestro territorio que lo tiene todo para todos.

En Tepotzotlán primero habitaron los otomíes y después se estableció la cultura teotihuacana. A mediados del siglo XV llegaron los chichimecas que se aliaron con los mexicas para fundar el señorío independiente de Tepotzotlán.

En 1520, a pesar de la resistencia de los nativos, la zona fue invadida por los conquistadores españoles con la presencia de frailes franciscanos, que iniciaron la evangelización de los pobladores indígenas. En 1580 los jesuitas continuaron con esta labor, y al poco tiempo iniciaron con la construcción de los colegios que darían fama a Tepotzotlán. Para el siglo XVIII, Tepotzotlán era el centro educativo más importante de la Nueva España, con el consiguiente desarrollo económico y cultural de la región.

Con la expulsión de los jesuitas de la Nueva España en 1767, los colegios fueron abandonados. En 1774 fueron tomados por el clero secular y se fundó el Colegio de Corrección y de Retiro Voluntario, sin embargo, pocos años después también fueron abandonados, y Tepotzotlán quedó en el olvido por más de un siglo, hasta que en 1933 los edificios fueron declarados monumentos nacionales, y a partir de 1964 quedaron bajo el resguardo del INAH.

Tepotzotlán Pueblo Mágico

La llegada a Tepotzotlán es emocionante, y es que el poblado conserva intacta su imagen colonial, con sus edificios, sus callejuelas empedradas, sus bellas arcadas y en general sus entrañables rincones llenos de historia.

La primera visita debe ser al ex convento de novicios de los jesuitas, con su templo de San Francisco Javier; se trata de un de las joyas arquitectónicas más celebradas de la Nueva España. El lugar hoy es sede del Museo Nacional del Virreinato, con la colección más completa de objetos y obras del virreinato que tiene nuestro país.

El Claustro de los Aljibes  y el Claustro de los Naranjos son obras de excepción que pertenecen al acervo universal del arte y la cultura. En el interior de la iglesia principal hay cinco retablos churriguerescos, quizá el más imponente sea el dedicado a San Francisco Javier. Bajo el coro destaca la capilla de la Virgen de Loreto, con pinturas de santos en sus cúpulas, esculturas y demás elementos decorativos.

El recorrido museístico por el claustro regala obras estupendas en sus 22 salas, con pinturas de artistas novohispanos como Cristóbal de Villalpando, Juan Correa, Miguel Cabrea y Martín de Vos. También se exhiben objetos de uso religioso y civil, esculturas de madera, de cera y pasta de caña de maíz, una colección de utensilios de plata, imágenes talladas en marfil, armaduras, arte plumario, textiles, muebles de época, y más.

En la biblioteca histórica del museo se conservan más de 4 mil volúmenes, que incluyen algunos incunables. La huerta de más de 3 hectáreas del lugar merece una vista; entre los extensos jardines se pueden ver columnas y esculturas, e incluso la fuente original del conocido Salto del Agua.

A la hora de comer

La gastronomía en Tepotzotlán es punto y aparte, conviene tomarse el tiempo para saborear con calma los soberbios platillos. Frente a la arcada del atrio del convento existen lugares para disfrutar de la cecina adobada, el bistec de res, la chistorra, los nopalitos y el chorizo. En la plaza principal frente al quiosco también se puede saborear el cabrito, los mixiotes de carnero, y el conejo a las brasas.

Para cerrar con broche de oro, puedes dirigirte al mercado municipal para degustar sus deliciosos helados de sabores. Y para tener una experiencia completa, la visita debe ser concluida con un recorrido por el mercado de artesanías de la localidad.

En los alrededores de Tepotzotlán

Hay muchos lugares interesantes en los alrededores del Pueblo Mágico. Puedes empezar por los Arcos del Sitio, que es el Acueducto de Xalpa y está a sólo 30 kilómetros del pueblo. Antes de llegar, no olvides pasar a la hacienda de la Concepción fundada por los jesuitas; sus patios interiores, arcadas y amplios jardines son una maravilla que puedes disfrutar en un recorrido relajado.

El acueducto construido en el siglo XVIII, cuenta con 43 arcos que continúan intactos y orgullosos en un espectacular cañón; algunos de ellos tienen más de 61 metros de altura. En el lugar se encuentra el Centro Ecoturístico de Educación Ambiental que otorga todas las facilidades para incursionar en el senderismo, la bicicleta de montaña, o la experiencia de cruzar los cañones por puentes colgantes, todo con el privilegio de estupendos paisajes desde los miradores de la zona.

También muy cerca de Tepotzotlán se encuentra el Ahuehuete de Lanzarote. Del interior del árbol (que tiene más de 650 años) nace un hermoso manantial, sin duda se trata de un fenómeno extraordinario. Aquí es necesario un plácido paseo por el río y un descanso a la sombra del ahuehuete.

Y a sólo 3 kilómetros de Tepoztlán está el Parque de Xochitla, que en sus 70 hectáreas de tranquilidad ofrece absolutamente todo para aprender de la naturaleza y de la sustentabilidad. Bien vale la pena caminar por sus prados y bosques admirando las con más de 7 mil especies de árboles y plantas, visitar los talleres ecológicos, las exposiciones, los invernaderos, el lago con su variedad de plantas acuáticas, la granja, y cada uno de sis espacios.

Tepotzotlán está muy cerca de la Ciudad de México y es un destino ideal para darte una escapada de fin de semana con toda la familia. Muy buen viaje.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos