Reserva de la Biosfera Montes Azules y su laguna

Reserva de la Biosfera Montes Azules y su laguna

Una travesía por la Reserva de la Biosfera Montes Azules es una aventura donde se respira la naturaleza en su estado más puro.

En el corazón de la Selva Lacandona, entre Chiapas y Guatemala, se encuentra la Laguna Miramar, que además de su belleza natural incomparable guarda en sus entrañas los secretos más sagrados de los antiguos mayas.

El recorrido entre la selva para llegar a la laguna, es uno de los más gratificantes que se pueden realizar en Chiapas.

Desde Comitán de Domínguez

Tu viaje hacia la Reserva de la Biosfera Montes Azules inicia en la ciudad de Comitán de Domínguez. Antes de iniciar tu travesía a la Selva Lacandona, conviene que te des el tiempo de conocer esta bella entidad, para irte adentrando en la riqueza cultural de Chiapas.

La ciudad tiene una fuerte personalidad comiteca. El barrio de las 7 esquinas es de los más emblemáticos, su Templo de San Caralimpio tiene interesantes rasgos indígenas que lo convierten en una de las joyas más emblemáticas del lugar. La Iglesia de San José también tiene mucho que decir con su aspecto gótico, y la iglesia de Santo  Domingo en la plaza principal, es su tesoro colonial más preciado.

La visita de la Casa Museo del Dr. Belisario Domínguez es una magnífica oportunidad para conocer las bellas casonas de época de Comitán, además de los artículos usados en la vida diaria de este personaje histórico. El Museo Arqueológico y el cementerio, con sus adornadas tumbas decimonónicas, pueden complementar una visita rápida de  la ciudad, antes de emprender la excursión a la Laguna Miramar.

En la Reserva de la Biosfera Montes Azules

Para llegar a la Laguna Miramar tendrás que tomar el camino que va de Comitán a la comunidad de San Quintín, que está justo en las estribaciones de la Reserva. Una vez ahí, deberás dirigirte al Centro Ecoturístico Emiliano Zapata, que está muy cerca. Es recomendable que ahí mismo contrates los servicios de un guía, e incluso que alquiles caballos, sobre todo si decides pasar una o más noches en la laguna.

La caminata es de aproximadamente 6 kilómetros, y siempre son de gran ayuda los animales para que te ayuden a cargar el equipo de campamento y los víveres. Es indispensable que contemples llevar un buen calzado, una muda seca de ropa, una gorra, e incluso un buen repelente de mosquitos, una hamaca, y un mosquitero para una estancia cómoda.

La Laguna Miramar

La llegada a la laguna simplemente te quita el aliento. El cuerpo de agua es tan grande que parece mar, y sus tonos azules verdosos recuerdan al Caribe. Si tu excursión es sólo de un día, procura llegar muy temprano para aprovechar la visita, pues son muchos los lugares que valen la pena recorrer.

La isla Lacam-Tun, en medio de la laguna, alberga un sitio arqueológico imperdible; puedes llegar con canoas o kayak. También remando llegas a Las Tres Islas, que en realidad son un conjunto de islotes circulares con rocas multiformes y pequeños microclimas selváticos. Y el conocido “dios maya” también es muy interesante. Se trata de un magnífico relieve labrado sobre la roca al que se accede por senderos escondidos entre enormes acantilados. Estos mismos senderos te llevarán hasta miradores que están en lo más alto de la Reserva, desde ahí tendrás las mejores vistas de la laguna y de toda la Reserva.

La Cueva de las Tortugas es otro de los lugares imperdibles, seguramente tendrás la oportunidad de encontrarte con estos reptiles. También resultan las pinturas rupestres de la zona, y los eventuales encuentros con vestigios mayas. En tus recorridos por la selva tendrás ocasión de encontrarte con los lacandones, descendientes de los mayas y habitantes de este paraíso tropical. Sus túnicas blancas y sus largas cabelleras son inconfundibles.

El mejor lugar para pasar la noche es a la orilla de la laguna, donde hay palapas para colgar las hamacas y montar las tiendas de campaña. Además, aquí siempre corre una brisa fresca que sin duda se agradece en estos rincones de clima caluroso.

Regálate este destino excepcional para tus próximas vacaciones; el encuentro con la Selva Lacandona es espectacular, y hay mucho que aprender de sus habitantes, quienes han sabido preservar intactos esta región, que hoy es uno de los pulmones más importantes de México y el mundo. Feliz viaje.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos