Mazunte en la Costa de Oaxaca, paraíso de tortugas y jazz

Mazunte en la Costa de Oaxaca, paraíso de tortugas y jazz

En la Costa de Oaxaca existe uno de los rincones playeros más bellos y atractivos de México: Mazunte, un verdadero  paraíso de tortugas y jazz.

Si de playas se trata, no cabe duda de que la Costa de Oaxaca tiene algunas de las más hermosas del país, y Mazunte junto con San Agustinillo son de los recovecos más paradisiacos de la región. Y es que Mazunte, además de sus escenarios naturales, tiene lugares y expresiones que lo convierten en un destino único de nuestra geografía.

Para empezar, esta perla de la costa es uno de los principales santuarios de tortugas marinas en el continente. El momento del desove de estos reptiles en las playas es uno de los espectáculos naturales más impresionantes que se puedan presenciar. De hecho, en Mazunte está el Centro Mexicano de la Tortuga, donde se protegen y crían diferentes especies.

Asimismo, este rincón playero es sede de una de las cooperativas de productos naturales más importantes del país. Aceites naturales, shampoos, cremas, jabones y decenas de creaciones orgánicas se encuentran en tiendas, ramadas y palapas. Por si fuera poco Mazunte también es sede de un renombrado Festival Internacional de Jazz, que cada año atrae a melómanos de todo el mundo.

En Mazunte hay una comunidad internacional con una conciencia ecológica y conservacionista muy arraigada. Es una garantía para que este rincón playero siga siendo uno de los paraísos naturales mejor resguardados de nuestro país.

Disfrutar Mazunte en la Costa de Oaxaca

Para llegar a Mazunte, la mejor opción es acercarse a Puerto Escondido para luego dirigirse 90 kilómetros hacia Salina Cruz, hasta llegar al poblado de Pochutla desde donde se tiene que tomar el camino que lleva a Puerto Ángel. Una vez en este hermoso puerto, donde por cierto vale la pena degustar sus langostas, hay que tomar el camino que va hacia Zipolite. Después de unos diez minutos, justo antes de llegar a una playa nudista, encontrarás los señalamientos que te guiarán hasta Mazunte.

Mazunte era un lugar prácticamente virgen todavía hace un par de décadas. Hoy entre sus palmerales tiene decenas de restaurantes en hermosas palapas, animados bares de bebidas exóticas, cabañas y búngalows integrados a la naturaleza, y pequeños hoteles ecoturísticos.

La franja costera de Mazunte es un espectáculo. Pequeñas caletas rocosas dividen las playas; las aguas azules son cálidas y refrescantes a la vez, sus arenas doradas y suaves, su oleaje es dócil y sus fondos marinos maravillosos.

Punta Cometa es el mejor punto para ver los atardeceres, pero para mayor intimidad San Agustinillo es ideal, además, de ser excelente para los que disfrutan del surf. Basta caminar un poco por la orilla del mar para seguir encontrando playas idílicas, como la de Mazunte, el Rinconcito, y otras muchas más con los escenarios naturales más impactantes.

El Festival Internacional de Jazz

Una fecha importante en el calendario oaxaqueño es sin duda la del Festival de Jazz de Mazunte, que cada año se lleva a cabo a mediados de noviembre. Como si faltaran pretextos para viajar a este paraíso terrenal, cada año este festival gratuito atrae a cientos de personas de todo el mundo.

Cultura y ecoturismo convergen en esta expresión artística que el año pasado cumplió su décima edición. Figuras como Héctor Infansón, Lila Downs, Celso Piña y Paté de Fuá han sido algunos de los distinguidos artistas que se han presentado en este paraíso, dejando su sensibilidad y gran talento en el escenario.

El festival también tiene foros para exposiciones, clases, conferencias y talleres para instituciones como el Centro Mexicano de la Tortuga o el Foro de la Palapa Comunitaria Mazunte, que presentan eventos de artes y temas inherentes a la ecología y sustentabilidad.

Regálate un viaje a esta playa oaxaqueña, y se convertirá en uno de tus destinos favoritos. Si puedes asistir al Festival de Jazz, encontrarás un ambiente cálido donde la gente que  acampa en la playa o en las cabañas y palapas, por las noches organizan lunadas y tertulias con fogatas, música en vivo, manjares del mar y un poquito del tradicional mezcal oaxaqueño. Los bailes se mezclan con los chapuzones y los encuentros. Simplemente una experiencia sin igual.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos