Más allá de la playa del amor: Oaxaca

 

mas alla de la playa del amor oaxaca

Las mejores playas en la costa del Pacífico mexicano son conocidas mundialmente por su belleza. En concreto: hay más vida que la playa del amor: Oaxaca.

Anímate a conocer más.

Más que la playa del amor: Oaxaca, Puerto Escondido

Puerto Escondido ha sido, desde hace ya varias décadas, el lugar de encuentro por excelencia de los amantes de la aventura y de los escenarios costeños, de los aromas a mar, de las grandes olas, de las jornadas de palapa, hamaca y bebida exótica; de las mesas en la playa con la gama de extravagantes frutos de mar; de las expediciones extremas; de los atardeceres entre palmerales; de la convivencia y la diversión alternativa. Y, claro, del buen ambiente de las noches que nunca duermen.

El puerto oaxaqueño ofrece un amplio abanico de lugares para hospedarse para todos los bolsillos, opciones gastronómicas, cafeterías y bares con agradables terrazas, y lugares para la fiesta nocturna de muy buen talante. En su calle principal, el Adoquín, convergen músicos, artesanos y turistas venidos de todas las latitudes, es el lugar de los encuentros y de la bohemia. Además, los tradicionales restaurantes italianos y pizzerías del lugar son exquisitos.

Las playas vecinas al puerto son espléndidas para los baños de sol y los chapuzones. La playa Principal (así se la llama) y la de Bacocho, que es donde se levanta la zona hotelera, están siempre muy concurridas. Desde ellas, se pueden tomar las embarcaciones que dan los paseos por el puerto y alrededores. Saliendo un poco a las afueras del puerto la playa de Carrizalillo es una belleza; es más solitaria y es ideal para el buceo y las actividades acuáticas. La playa de la Manzanilla, en las inmediaciones del pueblo, es muy atractiva, su suave oleaje es perfecto para los que tienen menos experiencia con el mar.

La playa más celebre es Zicatela, donde surfistas de todo el mundo se reúnen llamados por su espléndido oleaje. El buen ambiente es permanente en su paseo marítimo, donde restaurantes, bares y cafeterías están siempre repletos de parroquianos que desde allí observan las proezas de sus compañeros en las olas.

La Laguna de Chacahua

Al norte de Puerto Escondido, aproximadamente a una hora de distancia en automóvil, está la maravillosa Laguna de Chacahua. Primero se llega a una pequeña ranchería al borde de la laguna y allí es donde hay que embarcarse para cruzar la laguna. El trayecto ofrece panoramas de gran belleza con islas interiores y manglares habitados por aves de todo plumaje. Después de un trayecto de media hora, se llega a la barra, donde el mar ingresa a la laguna. Allí, un faro en un promontorio es la principal referencia.

Las playas de Chacahua son simplemente un paraíso. Además, las ramadas de los lugareños ofrecen delicias del mar. Los camarones, pulpos, ostiones, y filetes de pescado acompañados por supuesto por una cervecita bien helada son imperdonables.

Zipolite y Mazunte

También muy cerca de Puerto Escondido, pero con rumbo sur, a menos de una hora, están un par de playas incomparables: Zipolite y Mazunte. Para llegar a la primera hay que pasar primero por Puerto Ángel, que es un pequeño pueblo de pescadores con unos paisajes de acantilados, riscos y serranías muy interesantes. Zipolite es una playa que tiene un fuerte oleaje, sólo recomendable para nadadores expertos. Su concepto de hospedaje es muy atractivo: cabañas y palapas de espléndida manufactura, casi con un aire polinesio. Las noches aquí con fogatas, a la luz de la luna, son idílicas; todo el mundo baila y canta en encuentros casuales, en diferentes idiomas.

A sólo unos minutos de Zipolite, la playa de Mazunte, un conjunto de varias pequeñas playas, es cada vez más popular: las aguas son dóciles y atractivas para el nado y las actividades acuáticas. Aquí también los conceptos de hospedaje y consumo son alternativos, con construcciones ecológicas sustentables que se integran perfectamente con el entorno. En el lugar se fabrican productos orgánicos como jabones, aceites, velas, esencias y perfumes, entre otros. La oferta culinaria también incluye productos orgánicos y vegetarianos, sin descartar los frutos del mar.

La idílica Tangolunda

Siguiendo hacia el sur y, a poco menos de una hora de Zipolite, se encuentra la idílica Bahía de Tangolunda, la puedes alcanzar en automóvil o por mar desde el hermoso puerto de Santa Cruz Huatulco. En la bahía se encuentran algunos de los hoteles más renombrados de Huatulco. Sus playas son francamente excepcionales. Tangolunda es pequeña por lo que puedes recorrerla a pie y disfrutar de sus cinco playas. Al frente hay una isla que también presume un par de playas de excepción, y puedes incluso acceder a ella a nado. Por los senderos que salen de las playas hasta las partes altas de los cerros se obtienen los mejores panoramas de la bahía.

En fin, la costa de Oaxaca regala estas y muchas otras playas de belleza incomparable, para tus próximas vacaciones playeras no dudes en regalarte esta joya del Pacífico mexicano. Muy posiblemente tendrás aquí las mejores vacaciones de playa que recuerdes. Y podrás darle contexto a todas esas historias sobre la playa del amor: Oaxaca (la cual, por cierto, está en Zipolite).

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos