Lugares turísticos en el Estado de México para toda la familia

Lugares turísticos en el Estado de México para toda la familia

Hoy te traemos algunos de los lugares turísticos en el Estado de México que puedes disfrutar un fin de semana con toda la familia.

Muy cerca del Nevado de Toluca, existe una ruta perfecta para pasar un excelente fin de semana. Desde Metepec hasta Ixtapan de la Sal y un poco más allá, te encontrarás con algunos de los escenarios naturales más bellos de nuestro país, y pueblos de raíces otomíes que te dejarán con la boca abierta.

Lugares turísticos en el Estado de México

Arquitectura colonial, artesanías exquisitas, una gastronomía que satisface los paladares más exigentes, viveros impresionantes, parques acuáticos de aguas termales, cascadas que quitan el aliento, y cavernas milenarias con todo lo necesario para los amantes de los deportes extremos, son sólo algunas de las cosas que te esperan en este lugar.

Metepec, Tenancingo y los viveros de Villa Guerrero

A menos de diez kilómetros de Toluca se encuentra Metepec. Hay que empezar por su patrimonio arquitectónico; la Plaza Juárez con su bello quiosco, sus fuentes danzarinas que se iluminan por la noche, y su escultura de la sirena conocida como La Tlanchana, dan la bienvenida.

La Iglesia del Calvario (siglo XVI) merece una visita, desde su campanario puedes disfrutar de panoramas estupendos, con el majestuoso volcán en el horizonte. No puedes dejar de visitar sus corredores artesanales en las calles de Altamirano y Comonfort; los coloridos árboles de la vida se llevan las palmas, aunque en general todos los trabajos de alfaería y talabartería son especiales.

En el Mercado Artesanal, a tres cuadras de la Plaza del Maguey, y en los barrios de San Mateo y santa Cruz también encontrarás una gran variedad de obras y talleres artesanales. Sin duda, un lindo recuerdo para llevar a casa. En el Museo del Barro podrás encontrar piezas destacadas y premiadas en concursos nacionales e internacionales.

A poco menos de 50 kilómetros de Metepec, encontrarás Tenancingo. Aquí tendrás que acercarte al Convento del Santo Desierto del Carmen, rodeado de un magnífico parque con árboles centenarios. Es muy recomendable visitar el Mercado de Flores, donde encontrarás un universo floral que no imaginabas que existía.

La enorme escultura de Cristo Rey de Tenancingo es de lo más emblemática, y resulta muy atractivo subir sus 30 metros de altura para disfrutar de la vista. Aquí son típicos los rebozos; en la calle 14 de Marzo puedes encontrar a las tejedoras con sus mejores trabajos.

En las fondas y taquerías probarás los maravillosos tacos de obispo, que son la especialidad de la región; los gusanos de maguey, los chapulines, la barbacoa de horno, los mixiotes y otras delicias también son parte de la experiencia culinaria.

Unos 10 kilómetros después se llega al pueblo de Villa Guerrero, que es el máximo exportador de flores de nuestro país. Los viveros multicolores con millones de flores de aromas diversos que se extienden hasta donde la vista alcanza, forman paisajes bellísimos.

Aquí son comunes los platillos exóticos preparados con flores; algunas de las especialidades son los crisantemos rellenos de atún, la ensalada de rosas, chiles rellenos de flor de Jamaica, crepas en salsa de clavel, costillas de cerdo en salsa de buganvilia, el pastel de margaritas, y el suculento pastel de pétalos de rosa.

Ixtapan de la Sal y las Grutas de la Estrella

A unos 20 kilómetros después de este encuentro floral, finalmente llegarás a Ixtapan de la Sal. Esta región destaca por sus balnearios, pozas y manantiales de aguas termales, algunos privados y otros de libre acceso. En la oficina de turismo te pueden dar información de cómo llegar a ellas.

Es muy conocido su Parque Acuático Ixtapan, especialmente recomendable para llevar a los niños: los toboganes, albercas termales y con olas, los paseos en el trenecito, y los juegos infantiles algunas de las atracciones principales, y es una magnífica opción para disfrutar con toda la familia.

No olvides visitar la Parroquia de la Asunción con su fuente que se ilumina por las noches, antes de dejar el pueblo. Y a unos 10 kilómetros se encuentra el Salto de Tzumpantitlán, en el Parque del Sol; esta cascada natural de más de 50 metros de altura es una joya, y un paraíso para escaladores y amantes de las experiencias extremas.

Un poco más hacia el sur, las Grutas de la Estrella son de vista obligada. Estas cavernas milenarias a más de cien metros del subsuelo ofrecen escenarios espectaculares. Con los guías del lugar se pueden realizar descensos a rappel por acantilados hasta llegar a un río subterráneo, e incluso internarse hasta las gargantas más profundas de la caverna para explorar los rincones más recónditos de las cuevas.

Escápate con toda la familia un fin de semana hasta estos parajes, la experiencia resultará inolvidable y se volverá uno de tus lugares favoritos. Feliz viaje.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos