Lugares turísticos de Orizaba, al pie del Citlaltépetl

Lugares turísticos de Orizaba, al pie del Citlaltépetl

Los lugares turísticos de Orizaba ofrecen al visitante toda la tranquilidad seductora de las montañas altas de Veracruz.

La ciudad de Orizaba, Veracruz, cobijada por el volcán Citlaltépetl o Pico de Orizaba, que es el más alto del país (5 610 msnm), es completamente cautivadora. Se trata de un lugar privilegiado para dejarse llevar  por sus callejones, parques, y en los alrededores sus cañones, cascadas y balnearios, perfectos para los amantes de la aventura y los deportes extremos.

Si esto no es suficiente, en esta región de las montañas altas de Veracruz las delicias gastronómicas son excepcionales, y ni qué decir del café local que humea a todas horas en los portales de la ciudad.

Lugares turísticos de Orizaba

El Parque Castillo es el mejor lugar para iniciar la visita de la ciudad, su bello quiosco central y sus andadores dan una bienvenida alegre, con ese sabor familiar tradicional que distingue a los espacios públicos en nuestro país. En los locales alrededor del parque podrás deleitarte con las garnachas típicas: chileatole, memelas, dulces mexicanos y las estupendas nieves orizabeñas.

A una cuadra está el magnífico Palacio de Hierro, que exhibe una fachada hecha a base de una estructura metálica desarmable con postes, puertas, pisos y 823 mil 222 tornillos traídos desde Bélgica en 1894, para convertirse en el Palacio Municipal de aquél entonces. Este edificio, que hoy es un ícono de Orizab,a fue diseñado por Gustave Eiffel pocos años después de inaugurar su obra cumbre la Torre Eiffel. Hoy, el edificio resguarda varios espacios de visita recomendable, como el Museo del Futbol, el Museo Interactivo de Orizaba, el Museo de las Raíces de Orizaba, el Museo de la Cerveza, y el Museo de Banderas, Presidentes y Constituciones de la Nación.

Detrás del palacio, se asoma la Casa Consistorial (1765). Sus viejos sillares albergaron en su momento el Palacio Municipal, antes de la llegada del edificio de Eiffel. Hoy el edificio de hermosos arcos coloniales es cede de un espacio cultural con grandes salas de exposiciones. Enfrente, inicia el Callejón del Artista, donde los fines de semana se dan cita músicos, pintores, fotógrafos, poetas y bailarines en un ambiente bullicioso y creativo.

Por estos rumbos aparece la Catedral de San Miguel Arcángel (siglo XVIII); su fachada neoclásica y las obras del pintor oaxaqueño Miguel Cabrera en su interior, son un orgullo de los lugareños. En la avenida Colón, el actual Palacio Municipal no pasa desapercibido; un mural de José Clemente Orozco, de 1926, adorna la escalinata principal, rodeando un ventanal que deja ver el río Orizaba al fondo.

La Plaza Bicentenario, en la ribera del río, es un área urbana nueva que ha contribuido a darle un nuevo rostro a la ciudad. Sus espacios para exposiciones, talleres y eventos culturales son muy apreciados por los lugareños. Desde aquí puedes iniciar los recorridos por el Paseo Río Orizaba, que de hecho cruza toda la ciudad; en el trayecto se van presentando espléndidos paisajes y bellos puentes colgantes. También te encontrarás con la Reserva Animal del Río Orizaba, donde cocodrilos, monos, venados, avestruces y jaguares cohabitan en armonía.

Algunos otros imperdibles

La Alameda Francisco Gabilondo Soler “Cri-Cri”, enmarcada por el Cerro del Borrego, es otro de los espacios que no podrás omitir en Orizaba. Tampoco podrás dejar de visitar el Santuario de la Concordia (1709), cuya fachada barroca y torres hexagonales son estupendas. A un costado, el Museo de Arte del Estado, albergado por el antiguo Oratorio de San Felipe Neri, vale mucho la pena, pues resguarda una de las colecciones de arte más importantes del estado, con obras de Diego Rivera, José Mará Velazco, Miguel Cabrera y Alexander Von Humboldt, entre otros.

Otro ícono de la ciudad es el Panteón Municipal Juan de la Luz Enríquez que, además de contar con delicadas esculturas de mármol, tiene entre sus huéspedes distinguidos a la Piedra Gigante, un monolito de origen volcánico arrojado por el Pico de Orizaba en su última erupción, alrededor del año 1300. En la superficie de la piedra está grabado desde la época prehispánica un sacrificio humano, que es el vestigio más antiguo hallado en Orizaba. Los antiguos conocían al monolito como la Piedra de Xipe.

En los alrededores

Orizaba tiene muchos lugares para los amantes de las emociones fuertes. Muy cerca de la ciudad, el Paseo de los 500 Escalones, en el Parque Nacional Cañón del Río Blanco, ofrece paisajes exóticos que dejan ver toda la riqueza natural de la sierra veracruzana. Las rutas para bicicleta de montaña son excelentes, y la tirolesa que cruza el cañón a más de 120 metros de altura, regala emociones y paisajes espectaculares.

En lo que es propiamente el conglomerado urbano, el Cerro del Borrego tiene miradores con los mejores panoramas de Orizaba, y si tienes buena condición física puedes llegar hasta la cima donde se yergue la bandera nacional, y los cañones utilizados contra las tropas francesas en 1862.

Si lo que te gusta es el cañonismo, el rapel y la escalada, el Cañón de la Carbonera no está lejos de la ciudad, y la aventura está garantizada en sus cascadas, túneles naturales y peñascos con una profundidad de más de 500 metros.

Orizaba tiene todo para pasar unas vacaciones estupendas, así que agenda este destino para una próxima salida; la experiencia resultará excepcional.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos