Lugares turísticos de Baja California: la Laguna Salada

Lugares turísticos de Baja California: la Laguna Salada

De todos los lugares turísticos de Baja California, la Laguna Salada tiene un lugar privilegiado, por su singularidad y sus ofertas de aventura.

Baja California tiene territorios indómitos de extraordinaria belleza, que son un paraíso para aventureros que disfrutan de la adrenalina. La Laguna Salada es para la entidad un lugar que forma parte de la vida cotidiana, todo el mundo la ha visto a lo lejos, o incluso la ha cruzado cuando se va de Tijuana a Mexicali, o a San Felipe en el Mar de Cortés.

Desde la Rumorosa, pasando el cerro del Centinela, los panoramas que se tienen de la Laguna Salada son una belleza, aunque también desde la Sierra Juárez o desde el impresionante Picacho del Diablo, o incluso desde la Sierra Cucapá.

La Laguna Salada es salvaje, impenetrable, majestuosa, desolada, imperturbable, desértica, inhabitable, virgen, implacable; pero tiene algo que la hace única, tal vez su impresionante extensión de cientos de kilómetros cuadrados que la convierten en un yermo infinito de sal y arena en medio de crestas incandescentes, o a lo mejor que es la región más baja de nuestro territorio, pues se encuentra a 5 metros bajo el nivel del mar. O quizás simplemente sea la pequeña sutileza de que no tiene agua.

Para darse una idea de lo que representa este lugar para los bajacalifornianos, basta decir que el 18 de octubre del 2003 aquí se reunieron más de 50 000 personas, y no venían a ninguna expedición, ni a escalar, ni a buscar oasis perdidos, sino que llegaron para presenciar en directo, el hecho inédito, del concierto del gran tenor italiano Luciano Pavarotti. Si esto no fuera suficiente, hay que añadir en el historial de la Laguna Salada que en 2012 desde aquí se lanzó el cohete “Cimarrón I”, fabricado por alumnos de la UABC con asesoría de la NASA.

Hoy te dejamos algunas sugerencias para que, en tu próximo viaje a Tijuana o Mexicali, te decidas a vivir una aventura sin paralelo en este grandioso desierto de sal. Es importante señalar que hay que evitar este viaje durante el verano, ya que las altas temperaturas son muy peligrosas, y también es necesario recurrir sin excepción a las agencias especializadas en deportes de aventura antes de incursionar en cualquiera de las regiones desérticas del estado. Un guía certificado siempre es una compañía indispensable en el desierto.

La Laguna Salada a primera vista

La pregunta que se impone desde que se llega a la Laguna Salada, es ¿qué paso con el agua?, y la respuesta es que la Laguna Salada es parte del sistema del Delta del Río Colorado que desemboca en el Mar de Cortés, y este río es el que ha alimentado desde tiempos inmemoriales este cuerpo de agua. Sin embargo, con la construcción de las últimas presas en el río Colorado del lado norteamericano, se terminó por bloquear el flujo de agua que llegaba hasta estas tierras.

Por otro lado, hay que añadir que la laguna también era alimentada por las eventuales mareas altas del Mar de Cortés, pero a partir de la construcción de la carretera San Felipe-Mexicali estas aguas dejaron de llegar hasta aquí. Todavía hace unos años era posible ver la laguna rebosante de agua con una rica población de camarones, corvinas, totoabas y otras especies acuáticas. Lo que ahora tiene esta planicie es un manto infinito de sal, que llega hasta donde la vista alcanza. Todo el paisaje en de un blanco impresionante, las únicas referencias de color son las serranías lejanas.

A partir de la desecación de la laguna hace ya casi tres décadas, la gente volvió a adueñarse de este nuevo paisaje poco a poco, porque descubrió que este desierto de sal también es fascinante. Hoy, es un lugar ideal para las aventuras extremas más emocionantes. Los bajacalifornianos y vecinos norteamericanos vienen aquí a las competencias de ultra maratón, a las observaciones astronómicas –porque aquí la bóveda celeste por las noches es excepcional–, a las exhibiciones de aeromodelismo, a las carreras de off road con vehículos 4×4, a los vuelos en ultraligeros, a volar globos de cantoya, a lanzarse en paracaídas, a los espléndidos paseos ciclistas del desierto, y a infinidad de actividades más.

Otros lugares turísticos de Baja California

Este desolado desierto está custodiado a lo lejos por las montañas de la Sierra Cucapá y la Sierra Juárez. En el corazón de la Sierra Juárez se halla el Cañón de Guadalupe, que es un verdadero oasis en el desierto. Conforme se sube al cañón, empiezan a aparecer frondosos palmerales que ocultan en sus sombras pozas alimentadas por manantiales de aguas termales; si se camina un poco más se encuentra un arroyo que forma piletas naturales, y una sorprendente cascada que en su caída ha moldeado una deliciosa alberca natural.

Desde aquí las vistas del desierto son excepcionales. A la sombra de los palmerales hay cabañas para estancias inolvidables. La experiencia de estar en lo alto de una montaña, con un manantial al lado que surge de la roca y tener al mismo tiempo los panoramas del desierto, es simplemente única. El lugar es perfecto para las expediciones, la escalada y el rappel.

En la vertiente este de la Sierra Juárez se encuentra el Cañón de Tajo, cuya parte más alta está coronada por un monolito de 600 metros de altura que tiene forma de trono blanco. Este lugar es muy visitado por quienes quieren aventurarse en las rutas de escalada y rappel, en los senderos para el excursionismo, o simplemente para acampar y dejar que la noche los atrape con sus millones de estrellas que casi pueden tocarse.

Si quieres experimentar una aventura en un imponente desierto de sal, o darte unos baños en un oasis de aguas termales, o escalar un monolito de 600 metros, o ver millones de estrellas cerca de ti, la Laguna Salada es el lugar que has estado esperando.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos