Los lugares turísticos de Ensenada, Baja California

Los lugares turísticos de Ensenada, Baja California

En la Península de Baja California, los lugares turísticos de Ensenada son un caleidoscopio de historia, cultura y gastronomía de primer nivel.

Baja California es, en muchos sentidos, una extensión de México; miles de kilómetros de desierto separan a este territorio, alejado del centro del país. La entidad fue creciendo con sus propios valores, su cultura y su manera de entender el mundo.

Cuando se visita Baja California se sabe lo que significa ser prácticamente insular, vivir entre dos mares, convivir con el desierto y con el pasado a cuestas. Cada rincón de este territorio recuerda a sus primeros habitantes en las pinturas rupestres, a los piratas y filibusteros que llegaban hasta estos confines para llevarse lo mejor del auge minero de la región; recuerda las migraciones llegadas de los cuatro puntos cardinales, y con ellas las misiones que se establecieron en el lugar y de las cuales hoy sólo quedan vestigios.

Con uno de los países más poderosos al norte, y prácticamente rodeado de mar y amplios horizontes, los confines de Baja California hoy están más cerca del mundo que ninguna otra entidad de nuestro territorio. Aquí se es cosmopolita y se vive cruzando intermitentemente esa delgada línea que separa el tercer y el primer mundo, y se entiende la universalidad, la otredad y la tolerancia como valores incuestionables.

En esta vasta circunscripción peninsular destaca particularmente Ensenada, un puerto encantador digno heredero de esta rica historia. La ciudad es receptora de las tendencias y costumbres de las nuevas generaciones. Aquí te dejamos algunas recomendaciones para que te acerques a la historia y la nueva cultura de Ensenada, incluyendo su peculiar gastronomía que ha ganado fama internacional.

Lugares turísticos de Ensenada: el Riviera

Si hay un lugar en Ensenada que todo lo ha visto y en donde todo sucede, es sin duda el Riviera; este edificio de estilo californiano, inaugurado en 1930, sincretiza a la perfección lo español, lo mexicano y lo norteamericano. En aquel entonces fue abierto al público como el Hotel Playa Ensenada, y contaba con casino, salón de baile y otros lujosos espacios interiores y exteriores.

Los salones principales presumían techos de cedro con enormes candiles de cristal, pisos de madera y mobiliario fino. Las personalidades más reconocidas de Hollywood y del cine mexicano se acercaban a este lugar para pasar veladas de ensueño; Frank Sinatra, Marion Davies, Dolores del Río, María Félix, Jorge Negrete, por mencionar algunos.

A los pocos años de operación, el lugar tuvo que cerrar sus puertas debido a la prohibición de casinos en nuestro país, decretada en el gobierno de Lázaro Cárdenas en 1938. Durante años el edifico permaneció cerrado, hasta que en 1948 el lugar revivió como hotel, pero esta vez con el nombre de Hotel Riviera del Pacífico. Fue en ese momento que, en el bar Andaluz del hotel, el barman David Negrete creó la famosa margarita, un coctel a base de limón y tequila hoy conocido por todo el mundo; el nombre fue en honor a la dueña del lugar, Margarita King Plant.

Sin embargo, diez años después el Riviera fue nuevamente cerrado, y esta vez vinieron saqueos y maltratos, hasta que en los años setenta el edificio fue adquirido por el gobierno municipal. Hoy, el Riviera tiene estupendas instalaciones, y es el lugar de esparcimiento predilecto de las familias ensenadenses; sus salones y jardines son sede de congresos y eventos gastronómicos de alto nivel.

Actualmente, el Centro Social, Cívico y Cultural Riviera de Ensenada cuenta con un hermoso teatro al aire libre donde se presentan algunos de los mejores eventos de la ciudad. También aquí está el Museo de Historia de Ensenada, donde se pueden conocer las pinturas rupestres de los ancestrales habitantes de la región, la cultura de las comunidades indígenas en el estado como los Kumiai, los Pai pai y los Kiliwas; la fundación de Ensenada gracias a la actividad minera en Real del Castillo, las primeras misiones establecidas, y las migraciones rusas a finales del siglo XIX que retomaron la actividad vinícola que los misioneros habían abandonado años atrás en el Valle de Guadalupe.

Frente al Centro Riviera, el Centro Estatal de las Artes es de visita muy recomendable. El lugar organiza exposiciones, presentaciones de libros, conferencias, conciertos y una variedad de eventos culturales que engalanan a Ensenada.

El universo gastronómico de Ensenada

Ensenada ocupa un lugar privilegiado en nuestro país; su mar y su industria pesquera están hoy de cara a la comunidad local, lejos están los años en que la mayor parte de la pesca se iba a Japón y a los Estados Unidos. En nuestros días, la demanda de chefs y de los exigentes paladares bajacalifornianos ha hecho que los mejores productos se queden aquí.

Por si fuera poco, en el Valle de Guadalupe están los mejores vinos del país y los mejores aceites de oliva; de Real del Castillo y de Ojos Negros vienen los mejores quesos que se añejan en sofisticadas cavas; y de los valles agrícolas de Maneadero provienen las excelentes hierbas aromáticas y los vegetales orgánicos. Con todos estos productos de excelencia a la mano, no es difícil imaginar que en la región las artes culinarias tienen mucho que decir, y específicamente en Ensenada se encuentran muchos de los lugares más reconocidos.

Para iniciar un tour gastronómico por Ensenada, es indispensable acercarse primero a su Mercado de Mariscos, conocido popularmente como el Mercado Negro. Su variedad de pescados y mariscos es verdaderamente espectacular, desde pargos, cazones y mojarras, huachinangos, sardinas y atunes, hasta ostiones, almejas, patas de mula, camarones, calamares, pulpos, mejillones y langostas, entre muchos otros manjares del Océano Pacífico. A un lado del mercado está la ahumadora de pescados, así como pequeños locales y comedores donde se pueden disfrutar cocteles de mariscos, pescados fritos, tostadas de ceviche y los mejores tacos de pescado.

Ahora que para una cocina más sofisticada, muy cerca del Mercado Negro, en el Muelle 3 la carta anuncia crema de almeja, sashimi de pulpo, y pasta con tocino de camarón. No muy lejos, el restaurante Manzanilla prepara un abulón frito con perejil en salsa de soya y jengibre que es inolvidable. Y en la conocida Región Gastronómica se pueden degustar fantásticos ceviches y las famosas cevichangas, que son tortillas de arroz rellenas de mariscos.

En Ensenada la vida es un placer, ya sea por su bulevar costero, en su malecón siempre habitado por leones marinos, o en los restaurantes y bares de la calle Primera. En Playa Hermosa se puede aprender a surfear, mientras a lo lejos se observa el paso de las ballenas. La vida transcurre en calma y con el cielo siempre azul. Regálate unas vacaciones en Ensenada y llévate lo mejor de Baja California.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos