Las playas de Baja California, una joya natural

las playas de baja california una joya natural

Las playas de Baja California, en el Mar de Cortés, son una joya natural de exóticos escenarios. Un lugar para los más exigentes viajeros.

El Mar de Cortés está perfectamente comunicado. Desde que se llega, los paisajes que regala el desierto son espectaculares. Nadie puede quedar indiferente con las impresionantes formaciones rocosas de la Rumorosa, con las vistas infinitas de páramos solitarios en la Laguna Salada, o con las montañas calcinantes de desnudos perfiles en los horizontes del desierto. Y ni hablar del oasis del río Hardy, que es un venero milagroso que serpentea por el indómito desierto.

La sensación de ir descubriendo poco a poco las azules aguas turquesa del Mar de Cortés al final del indómito desierto,  es única y emocionante.

Las playas de Baja California: San Felipe

El puerto de San Felipe, a un par de horas de Mexicali, es un pequeño poblado del desierto que tiene todos los servicios turísticos necesarios, con hoteles y restaurantes de primer nivel, pero sobre todo con unas playas espectaculares.

En San Felipe podrás realizar actividades extremas, como los vuelos en ultraligero para tener la adrenalina al límite; o si prefieres las aventuras “más aterrizadas”, los placenteros paseos en yate para ir descubriendo los parajes más exóticos de la región tampoco están mal.

Entre otras actividades, está el buceo y el snorkel para los que disfrutan de las profundidades del mar; no hay que olvidar que aquí está el más fastuoso  acuario del mundo. O, ¿por qué no?, puedes simplemente disfrutar de las maravillosas e interminables playas de arena fina y blanca con largos paseos y chapuzones interminables.

En las terrazas del puerto y en los hoteles de la zona podrás deleitarte con los suculentos platillos regionales: la langosta, los camarones, las almejas y los filetes de pescado por supuesto acompañados de una cervecita bien helada son un requisito obligado.

Laguna de Percebu y Puertecitos

Siguiendo por carretera hacia el sur de la península, siempre bordeando la costa y a pocos kilómetros de San Felipe, se llega al inaudito paraje de los Saguaros Gigantes.

Tan sólo ver las cactáceas centenarias de hasta más de veinte metros de altura es simplemente fantástico. Caminar por estos senderos del desierto es una experiencia excitante y única.

Siempre con rumbo sur y a pocos minutos, se llega a la preciosa Laguna de Percebu: una espectacular caleta de mar que penetra en las calcinantes arenas del desierto. Las playas aquí, tanto en la laguna como en el mar, son ideales para pasar una tarde inolvidable. El lugar cuenta con todos los servicios y las opciones gastronómicas de primer nivel.

Hacia el sur de la laguna, a una media hora en automóvil, se yergue el pequeño poblado de Puertecitos, famoso en la región por tener unas increíbles pozas de aguas sulfurosas a la orilla de su playa rocosa, ideales para los baños terapéuticos.

Cuando la marea sube, entibia el agua de las pozas que de otra manera son muy calientes, y entonces es el momento propicio para retozar en ellas, disfrutando de unas vistas excepcionales hacia el Mar de Cortés.

Bahía de los Ángeles

Yendo más al sur, a un par de horas de Puertecitos, la Bahía de los Ángeles es la joya de la corona en lo que a destinos de playa se refiere, en el estado de Baja California.

Desde la llegada, las postales son prodigiosas. Decenas de islas frente a la costa conforman un escenario emocionante. Las playas son un paraíso, y los paseos en kayak o en lancha de motor desde el puerto, son una experiencia inolvidable.

Durante los trayectos, cientos de leones marinos y focas acompañan las embarcaciones, y los tiburones-ballena se deslizan en esbeltas siluetas. El nado con estos ejemplares es una de las mayores experiencias que puedes tener en el mar; en Bahía de los Ángeles la actividad es absolutamente segura, acompañado por supuesto por los guías acreditados que están en el puerto.

Las islas que habitan los vivos azules ostentan sugerentes formaciones rocosas y enormes poblaciones de aves endémicas y migratorias. Las pequeñas playas de las islas son rincones soñados; el remo, el buceo, y demás actividades acuáticas transcurren entre las ínsulas en un marco de belleza simplemente sobrecogedora.

Muy recomendable resulta tomar una lancha en el puerto y pernoctar en la fabulosa playa del Pescador. El paraje solitario, con sólo unas pequeñas cabañas para hospedarse, es exclusivamente para los más conspicuos y exigentes viajeros. La playa de arenales impolutos y vírgenes es el lugar ideal para perderse unos días en lo más recóndito del desierto bajacaliforniano, en un pequeño paraíso de inimaginables confines.

En fin, las playas del Mar de Cortés en el estado de Baja California son un portento. Atrévete a vivir esta experiencia y enamórate de esta costa quimérica casi irreal; puedes estar seguro de que querrás regresar cada vez que pienses en un destino de playa de gran nivel.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos