La Bahía de Tenacatita en Jalisco

La Bahía de Tenacatita en Jalisco

En Jalisco hay un lugar lleno de encanto pueblerino, playas solitarias, naturaleza única. Mar y arena. Conoce la Bahía de Tenacatita.

En la Costa Alegre de Jalisco, entre Careyes y Barra de Navidad, se encuentra la hermosa Bahía de Tenacatita. Caletas, esteros, lagunas, manglares, islas y playas paradisiacas son parte de la escenografía de este rincón de la costa jalisciense.

Las jornadas playeras en este paraíso son un deleite para los amantes del mar. Excursiones en lancha, paseos a caballo, buceo, esnórquel, kayak, vela, esquí acuático y un sinfín de actividades más, se unen a la oferta de este lugar.

La Bahía de Tenacatita

Para llegar a la Bahía de Tenacatita, lo más recomendable es llegar al aeropuerto de Puerto Vallarta, pues es lo más cercano, ya que el destino está a aproximadamente 25 kilómetros de ahí.

Desde que se llega a la Bahía de Tenacatita, el instinto es salir a descubrir todos esos rincones escondidos entre la vegetación tropical, las rocas y los arrecifes imponentes frente al mar. Existen varios lugares dignos de verse, ya sea con las pangas de los pescadores que te permiten llegar hasta las islas y playas remotas, a caballo por los senderos tropicales, o simplemente a pie por las rutas que surcan toda la bahía.

Todo puede iniciar entre las islas de Punta Hermanos, donde destaca la Isla de los Pájaros, un santuario natural con aves de todo tipo, y con playas solitarias. Frente a la Punta de Tenacatita, la playa La Mora es perfecta para esnorquelear y bucear, mientras que la Cala Tenacatita regala playas extraordinarias para pasar el rato a la sombra de las palapas. Un poco más allá, Punta Iguanas está llena de acantilados y formaciones rocosas gigantescas dignas de visitar.

Boca de Gorriones es la entrada a los manglares y marismas de la zona; perderse en estos canales que son hogar de flora y fauna exótica es un privilegio. En esta zona hay una hermosa laguna junto al mar que es ideal para nadar. Desde aquí, las embarcaciones de los lugareños te permiten alcanzar el fabuloso Marisma de Zacatosa, que es una laguna rodeada de manglares atravesado por túneles naturales, donde transcurre la vida silvestre en su estado más natural.

La Caleta Tamarindo también es imperdible, con su bello embarcadero y sus playas solitarias. En su Cerro del Cobre, las casas parecen estar suspendidas en el aire. Y un poco más allá está El Estrecho, una franja terrestre que mira hacia las islas de Las Iglesias, que en realidad son varios islotes de rocas, acantilados y playas de gran belleza.

El poblado de La Manzanilla

La Manzanilla es un pequeño poblado que se encuentra en la bahía, y es la zona urbana más importante de la región. Además de las típicas pangas que descansan en la playa y los restaurantes playeros que ofrecen todos los manjares culinarios del mar, el lugar también cuenta con servicios hoteleros de buena calidad. En su playa también existen dos campings y un tráiler park de buen nivel, y hay todas las facilidades para las actividades acuáticas.

Caminando por toda la playa de La Manzanilla se puede llegar hasta la playa de Boca de Iguanas, que es un poco menos visitada que la de La Manzanilla, y por lo mismo ofrece un poco más de privacidad. Y si lo que buscas es intimidad, muy cerca de aquí al pie de un montículo rocoso conocido como Punta Serena, encontrarás una discreta playa nudista.

La Bahía de Tenacatita en Jalisco alberga algunas de las playas más bellas y exóticas de este país, en tu próximo viaje a Guadalajara o a Puerto Vallarta no dejes de considerar esta joya natural para pasar unas vacaciones inolvidables. Feliz viaje.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos