El Pueblo Mágico de Tlalpujahua, lugar turístico de Michoacán

El Pueblo Mágico de Tlalpujahua: lugar turístico de mMchoacán

El Pueblo Mágico de Tlalpujahua, Michoacán, donde se respira aire puro y fresco, presume sus tesoros arquitectónicos de tiempos de bonanza minera.

En este pequeño poblado se trabajan con maestría diversos oficios y artes populares. La cantera, la alfarería y el arte plumario, son de las más exquisitas del estado. Además, desde hace varias décadas, la localidad se ha especializado en la elaboración de esferas y artículos navideños.

Tlalpujahua guarda secretos culinarios que vienen de lejos, siempre hay un buen café en las terrazas, los locales gastronómicos invariablemente tienen en sus anaqueles sabrosos licores de frutas, y en los restaurantes los moles y los quesos son una especialidad exquisita.

El Pueblo Mágico de Tlalpujahua en sus calles

En el centro del pueblo, inmediatamente llama la atención el Santuario de Nuestra Señora del Carmen (siglo XVIII). El templo ostenta una bella fachada de cantera, y en su interior destacan numerosos detalles florales pintados. Desde el atrio se tienen estupendas postales del poblado y de los bosques en los alrededores. Más adelante, la Iglesia de San Francisco tiene una fachada más sobria, aunque el estilo exuberante del interior no le pide nada al santuario.

Bajando por los callejones que salen desde al centro del pueblo, se llega a la Casa Museo Hermanos López Rayón, que exhibe vestigios históricos del pasado minero de Tlalpujahua. Cascos, planos, equipos, indumentarias y maquetas acercan al visitante al arduo trabajo en los profundos socavones; el lugar también presenta una retrospectiva del importante papel de los hermanos López Rayón en la Independencia de México.

El Mercado Municipal es de visita obligada, en él te puedes acercar a la gastronomía local; no faltan las deliciosas enchiladas placeras, las corundas de carne de cerdo, el camote con canela y el mole de guajolote, que es toda una especialidad de la zona. La calle Torbellino es una de las más comerciales, ahí se pueden hallar los típicos licores de frutas, las frutas en almíbar y conservas exquisitas.

En la calle 5 de mayo, en la Estanzuela, se pueden ver algunos de los mejores trabajos de cerámica de la localidad, y en la calle de Allende hay un enorme local con todo tipo de adornos navideños que se producen localmente.

En la calle de Olivos es muy recomendable acercarse al taller del artesano Luis Olay, quien es un maestro del arte plumario y de la técnica del popotillo entintado. Aquí no sólo obtendrás los mejores precios, sino que también tendrás un agradable convivio con el maestro, y una explicación sobre su trabajo con estas dos técnicas tan particulares y especializadas.

A un kilómetro del centro del pueblo, por la carretera que lleva a El Oro, se encuentra la galería del maestro Gustavo Bernal, quien es uno de los alfareros más prestigiados de la región. En el recorrido por la galería y los jardines del lugar, se descubren magníficos jarrones, vasijas e incluso vajillas completas. Con un buen café humeante, el maestro Bernal se da el tiempo de conversar con el cliente para acercarlo a las técnicas ancestrales de los alfareros, de las cuales es docto el artista.

Mina Las Dos Estrellas

Muy cerca del pueblo se encuentra la Mina Las Dos Estrellas, que fue la que dio origen a la Tlalpujahua que hoy conocemos. Aquí podrás internarte en los túneles para ver de cerca los profundos tiros y socavones que se internan en la tierra.

Están abiertas a las visitas las antiguas instalaciones mineras, donde se encuentran los cuartos de máquinas, los hornos, las viejas oficinas y las habitaciones. No menos interesante resulta, en este mismo lugar, el Museo Tecnológico Minero Siglo XIX, donde el visitante puede acercarse a los artefactos que se usaban en la época para la explotación de los metales preciosos.

En la mina, han sido adaptados algunos locales para la exhibición de los trabajos artesanales de la región, un jardín de cactáceas y una agradable cafetería.

En los alrededores de Tlalpujahua

A menos de un kilómetro del Pueblo Mágico resulta muy recomendable la visita de Tlalpujahuilla, donde puedes conocer un bello templo construido en 1939, así como hermosos trabajos artesanales, como esferas de vidrio soplado y cerámicas de muy buena calidad.

También muy cerca, la Presa Brockman es digna de visitarse para pasar una tarde rodeado de espléndidos bosques. En el lugar se pueden realizar paseos a caballo entre bellos paisajes, recorridos en cuatrimotos, pesca deportiva, y paseos en lancha por la laguna. Frente a ella, hay un restaurante con delicias regionales y unas cabañas ideales para pasar la noche lejos del bullicio.

En fin, Tlalpujahua es un rincón michoacano entrañable donde las buenas tradiciones conviven con bellos paisajes y con tesoros coloniales. Regálate un fin de semana en este Pueblo Mágico, puedes tener la seguridad de que lo adoptarás como un destino frecuente.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos