El Pueblo Mágico de Tepoztlán en Morelos

el pueblo mágico de Tepoztlan en Morelos

A sólo una hora de la Ciudad de México, en el estado de Morelos, se encuentra el Pueblo Mágico de Tepoztlán, lugar ideal para escapadas de fin de semana.

Este pequeño pueblo morelense, se ha convertido en el destino de tradición para visitar los fines de semana entre los capitalinos, quienes buscan cambiar de aires aunque sea un par de días; y es que el lugar definitivamente tiene su encanto, tanta gente no puede estar equivocada.

El Cerro del Tepozteco

Desde que se va uno acercando a Tepoztlán, cerros con formas que recuerdan a horizontes del lejano oriente presagian un encuentro trascendente y revitalizante. Desde tiempos prehispánicos, esta tierra del mítico Quetzalcóatl era sagrada y reverenciada. En el Cerro del Tepozteco, que domina la escena y es el guardián del pueblo, se erigió entre el siglo XII y el XIV una pirámide en honor a Ometochtli Tepuztécatl, dios del pulque, de la fertilidad y de las buenas cosechas. A partir de entonces, los náhuatl peregrinaban en silencio hasta la parte más alta de la montaña para rendir culto a Ometochtli.

Hoy los visitantes continúan con este ritual milenario. Subir al Tepozteco por las brechas que bordean los desfiladeros para llegar a la cumbre, es todavía hoy un acto de fervor y convicción, además la recompensa al llegar a la parte más alta son los paisajes maravillosos de los inescrutables horizontes. Para darle mayor solemnidad a este momento, es necesario un pulque curado en alguna de las pulquerías del pueblo; los de zarzamora, higo, guayaba y fresa son excelentes.

Y si llega el hambre después del ejercicio, en los restaurantes más antiguos y renombrados de Tepoztlán podrás disfrutar de la clásica cecina de Yacapixtla, con su queso fresco, sus tortillas hechas a mano, y sus frijolitos de la olla; no menos recomendable resultan la sopa de hongos, o la de medula, los huauzontles, las quesadillas de flor de calabaza, las de chicharrón prensado, o simplemente cualquier platillo típico mexicano que las manos de los lugareños saben preparar muy bien.

El Pueblo Mágico de Tepoztlán

El Pueblo Mágico cuenta con varios barrios y cada uno ostenta hermosas capillas coloniales, pero  el edificio más emblemático e imponente es el espléndido Ex Convento de la Natividad, construido por los dominicos en el siglo XVI. En su magnífico atrio todavía puede verse su capilla abierta, las campanas originales, y las criptas; en su interior sus frescos ornamentales son espléndidos, también se pueden visitar las celdas y áreas privadas de los frailes, y un interesante espacio donde se conserva documentación con datos históricos y culturales de la región.

A un lado del templo se encuentra el Museo Carlos Pellicer, donde se exhiben las colecciones de piezas arqueológicas que el poeta donó a la localidad. Sin duda destaca la representación del dios Ometochtli Tepuztécatl hallado en la pirámide del Tepozteco.

Un ritual que en Tepoztlán es una muy buena costumbre son los baños prehispánicos de temazcal, y los mejores lugares para este propósito son los hoteles que ofrecen el servicio. El temazcal tiene sus horarios, y quien guía el ritual debe conocer a fondo las formas y protocolos, así como los beneficios purificadores y la dimensión mística de esta comunión con los cuatro elementos. La experiencia te dejará totalmente revitalizado.

El tianguis artesanal y el mercado de Tepoztlán

Estos dos lugares en Tepoztlán son parte esencial para conocer un poco las formas, las tradiciones y los sabores tepoztecos. En el tianguis artesanal que se extiende por más de tres calles con locales, puestos callejeros y vendedores ambulantes, podrás encontrar objetos y obras de gran belleza: antigüedades, pinturas, fotografías, los famosos teponaxtles (tambores prehispánicos), palos de lluvia, papel amate, collares y pulseras de colores, textiles, ropa de manta, jorongos y chales, e infinidad de trabajos de buen gusto y de diseños alternativos.

El mercado de Tepoztlán es otra cita obligada, los aromas, colores y sabores son una tertulia memorable. El escenario recuerda a los mercados prehispánicos, y la oferta gastronómica es amplia: chapulines, gusanos de maguey, gorditas de maíz, y los itacates (gorditas en forma triangular rellenas) son deliciosos; podrás llevarte la mejor cecina de Yecapixtla, quesos frescos deliciosos. Hay también puestos de comida prehispánica de sabores incomparables con salsas picantes de frutas, tostadas de chapulines, sopa de huauzontle con queso, carne de puerco con maguey y yerba santa, o pollo y pato en pipián.

Y qué decir de los helados de frutas que son una tradición de Tepoztlán que se ha extendido a toda la república. No dejes de probar alguno de los más de 140 sabores de Tepoznieves; el de pétalo de rosa, o el de plátano frito con pulque son excepcionales.

Si vives en la Ciudad de México o vienes de visita, no dudes en regalarte la experiencia de conocer el Pueblo Mágico de Tepoztlán. Su belleza natural, sus acentos coloniales, sus reminiscencias del México antiguo, y sus colores y aromas te atraparán. Es una aventura garantizada.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos