El lago de Zirahuén en Michoacán

El lago de Zirahuén en Michoacán

El lago de Zirahuén en Michoacán es el lugar ideal para disfrutar de las costumbres mexicanas y tener un acercamiento con la naturaleza.

En el estado de Michoacán hay hermosos pueblos de costumbres arraigadas, de casas de adobe y teja, de rebozos coloridos que contrastan con la ropa de manta, de sabores ancestrales, de horizontes naturales de belleza incomparable, y sobre todo de gente con mirada transparente que recibe al viajero con el orgullo de saberse poseedor de un rico legado purépecha.

Dentro de la variedad lacustre de Michoacán, existe un rincón celosamente guardado: el Lago de Zirahuén. Su pueblo, su entorno y sus habitantes son invaluables para ese México profundo que todavía conserva sus costumbres y buenos procederes; aquí la vida citadina no ha logrado corromper a sus habitantes ni sus entornos naturales.

Una de las grandes ventajas de este lugar, es que para llegar al lago de Ziruahuén se necesitan sólo unos minutos desde el aeropuerto de la capital de Michoacán, Morelia. Una vez en la capital purépecha, debes tomar la carretera a Uruapan, y pasando Pátzcuaro, en el pueblo de Ajuno, hay una desviación que en pocos minutos te tendrá en Zirahuén.

Callejonear en el pueblo de Zirahuén

Zirahuén es un lugar de gente sencilla que pastorea sus vacas y burros. Sus casas son de adobe con techos a dos aguas y están enjarradas con tierra rojiza, que es muy característica de esta región. Sus patios interiores ostentan bellos portales con flores exóticas, y huertos de aguacate, higos y membrillos, con lo que elaboran exquisitas conservas.

El pueblo de Zirahuén se extiende a lo largo de la ribera del lago, dos muelles dan acceso al poblado desde la laguna. El primero es el municipal, donde se encuentran los botes de los pescadores y de los lancheros que organizan paseos turísticos; aquí también están los puestos de artesanías y los restaurantes, que descansan sobre pilotes a orillas del lago. Un poco más lejos está el otro muelle, que es mucho más largo y se interna por varios metros en las aguas del lago, en él también hay embarcaciones que organizan actividades acuáticas como esquí, paseos en lancha o renta de kayaks; pero además, en esta zona hay hermosas cabañas rústicas con vista al lago que son muy recomendables para hospedarse, y están rodeadas de ricos restaurantes y puestos de alimentos que ofrecen lo mejor de los antojitos mexicanos.

Una vez que hayas satisfecho tu apetito, podrás observar cómo los hombres bañan a sus caballos mientras las señoras hacen sus labores de lavandería a orillas del lago, y verás cómo en los pequeños muelles particulares los lugareños anclan sus preciosas canoas talladas en una sola pieza de pino, y en las palizadas los pescadores cuelgan sus redes. Y entonces sí, podrás perderte en los serenos callejones del pueblo.

La parroquia del Señor del Perdón, en el centro del pueblo, data de los tiempos misionales, y los trabajos de madera en su interior son una exquisitez. En el exterior, su vieja torre y su campanario son de gran belleza, y su amplio atrio suele estar muy concurrido. En frente se yergue una pequeña plaza con un kiosco y una fuente de cantera; entre las casonas de los alrededores se encuentran algunas típicas trojes (viviendas de madera características de Michoacán) con bellas columnas de madera tallada.

Los alrededores del lago de Zirahuén

El lago de Zirahuén guarda secretos y leyendas maravillosas. Se dice que la laguna surgió por las lágrimas que derramó una princesa purépecha llamada Eréndira, al ser raptada por un conquistador; tiempo después, para escapar de su captor, se arrojó a las aguas del lago convirtiéndose en sirena. Por eso, Zirahuén quiere decir “el espejo de los dioses” en purépecha.

El lago es prácticamente cuadrangular, tiene alrededor de 4 kilómetros por lado y una profundidad que llega hasta los 40 metros. La cuenca está rodeada de altas cordilleras donde crecen madroños, pinos, y encinos.

Por los senderos que circundan la laguna se puede llegar a un bello cañón conocido como Rincón Agua Verde, que regala paisajes maravillosos. En la zona también hay bellas cabañas ideales para la estancia. Durante las expediciones podrás ir descubriendo bromelias y orquídeas salvajes, de todos los colores y denominaciones; colibríes, patos, gansos y aves también habitan en las cercanías.

Temprano por las mañanas, el lago se cubre de una densa neblina que se va disipando con el paso de las horas, permitiendo la entrada de los rayos de sol que iluminan paulatinamente los acantilados y riscos, después la ribera, las plantas acuáticas, las copas de los árboles, y finalmente los muelles a lo lejos.

Este rincón michoacano es para quien busca lugares tranquilos de belleza extraordinaria. Un destino propicio para las largas caminatas de reflexión, y la armonía con un pueblo sereno de ambiente rural, que parece haberse detenido en el tiempo. Simplemente amarás Zirahuén.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos