Consejos sobre ahorrar para viajar

Consejos sobre ahorrar para viajar

Ahorrar para viajar no es tan difícil, si organizas bien tu dinero. Aquí te van algunos consejos que puedes poner en práctica.

Para viajar hay una infinidad de destinos de dónde escoger y miles de maneras de disfrutarlos. Hay tantas formas de vivir la experiencia de un viaje, que realmente no nos queda de otra más que seguir haciéndolo tanto como nos sea posible. Lo cierto es que salir cuesta dinero: así es, no hay vuelta de hoja.

No importa en qué plan vayas (ahorrativo o derrochador), ir a destinos increíbles siempre implica dinero de por medio, aunque sea un poco. Hay gastos ineludibles como el boleto de avión, el hospedaje, la comida, las visitas a museos o recorridos y, ¿qué le vas a llevar a tu mamá cuando regreses?

La siguiente vez que salgas, toma en cuenta estos consejos sobre ahorrar para viajar más.

Ahorrar para viajar: la llegada

Comencemos por lo primero y más importante. No es inusual que cuando hacemos cuentas para planear nuestro próximo destino siempre pensemos “gastaré equis cantidad de dinero, más el avión”. A veces pensamos que el gasto del boleto del vuelo es lo más caro junto con el hospedaje, pero la realidad es muy diferente.

La oferta supone precios competitivos, o sea que debes buscar la aerolínea más económica. Obviamente, deberás sacrificar cosas como primera clase, pero ¿quién necesita viajar en primera clase en un vuelo corto a tu playa preferida? También debes “cazar” tu boleto: revisa la página web de la aerolínea todos los días, varias veces al día para entender más o menos cuál es la tendencia. Spoiler: si viajas en martes o miércoles, obtendrás las mejores ofertas.

Otro punto clave (y muy importante) es que compres los boletos de avión con anticipación: mientras más te adelantes, los boletos serán más baratos porque hay menos demanda. Finalmente, aunque sabemos que puede ser difícil, intenta evitar las temporadas altas que elevan los precios de todo de manera considerable. Y asegúrate de cumplir con todas las regulaciones de equipaje para que a la mera hora no tengas que pagar cargos extra.

¿Dónde me alojo?

Otra parte importante del plan es hacer reservaciones en hoteles, hostales o donde sea que estés planeando hospedarte. Si no eres muy exigente, el hospedaje puede volverse bastante barato y aún ser relativamente cómodo.

Como regla, siempre detente a pensar si tienes familia o amigos en tu destino que puedan recibirte, aunque sea una parte de tu viaje, ¿a quién le importaría dormir en un sofá un par de noches? También existen otros servicios en línea que ayudan a viajeros de bajo presupuesto a encontrar locaciones baratas e incluso gratuitas, pero ten cuidado porque cuando hablamos de hospedaje de muy bajo costo, muchas veces también significa en pésimo estado… hay que ser adaptable.

Puedes intentar mantenerte en un buen estándar de vida quedándote en hostales donde compartes habitaciones grandes con literas; esta es una buena solución para viajeros jóvenes, pues el precio baja significativamente.

Ahora bien, una forma muy efectiva de ahorrar al momento de viajar es al comprar paquetes que incluyen avión y hospedaje. Chécalos. Tu aerolínea te lo puede ofrecer a muy buenos precios.

Ahorra en la comida

Respecto a la comida. Alimentarse es una de las necesidades que más desangran tu cartera cuando viajas, porque se trata de gastos más o menos pequeños pero recurrentes, de varias veces al día. No está mal que de vez en cuando vayas a un restaurante y pidas algo decente, pero no puedes hacerlo diario si quieres ahorrar.

Al momento de planear tu hospedaje procura que éste venga con desayuno incluido, o al menos con una cocineta a la que puedas acceder. Lo primero que debes hacer al llegar es comprar provisiones. Si tienes cómo cocinar puedes aventurarte e incluso comer comida casera todo tu viaje.

Si no es el caso, al menos consigue unas barras energéticas, alguna fruta que no se magulle y mucha, mucha agua que te mantenga hidratado. Aunque se supone que lo saludable es hacer varias comidas pequeñas al día, para ahorrar dinero querrás hacer un desayuno grande y que te vaya a durar varias horas, luego compensa la comida con algún refrigerio, y cena a media tarde algo sustancioso.

El transporte público: tu aliado

El transporte a veces puede ser tan ineludible, dependiendo de dónde sea tu destino, siempre hay trucos que puedes aprender. A veces es más barato viajar en autobús que en metro y a veces es lo opuesto. Lo que es una regla general es que los taxis siempre son la opción más costosa: evítalos si puedes.

La otra opción es caminar todo lo que puedas y planear tus paseos de tal modo que no tengas que recorrer grandes distancias, y atravesar las ciudades una y otra vez. Un día paséate por una zona, al siguiente por otra y así. De esta manera sólo tendrás que gastar en un pasaje de ida al destino del día y otro de vuelta.

Y los extras

Finalmente, para planear tus visitas también puedes aprovechar muchas ofertas como turista. Existen lugares donde puedes conseguir tarjetas especiales con las que, con un solo pago, puedes visitar tantos museos como quieras durante, digamos, dos o tres días.

En otros lugares, existen días y horarios en donde los museos son gratuitos o más baratos; averigua eso junto con el resto de la planeación previa de tu viaje. Guarda los recorridos turísticos para ocasiones especiales, o mejor invierte en una guía de la ciudad para prescindir de ellos por completo. También puedes orientar tu atención en lugares de acceso gratuito como parques, monumentos, plazas y demás. Siempre habrá un lugar nuevo por descubrir.

Ahora que ya sabes cómo ahorrar para viajar, aprovecha y escápate a tu destino favorito. Te está esperando.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos