Cascadas petrificadas de Oaxaca: Hierve el Agua

Cascadas petrificadas de Oaxaca: Hierve el Agua

Una de las máximas maravillas naturales de nuestro país, única por su belleza, son las Cascadas de Hierve el Agua en la Sierra de Oaxaca.

Su apariencia, sus singulares formas con estalactitas y corrientes subterráneas, sus contornos blanquecinos, y las magníficas vistas de la sierra hacen de este lugar sagrado para los antiguos zapotecas, un destino inigualable.

Para llegar a esta Área Natural Protegida conviene volar primero a la ciudad de Oaxaca, pues desde ahí la distancia al Parque estatal Hierve el Agua es de aproximadamente 50 kilómetros, es decir, sólo un poco más de una hora de recorrido.

Cascadas petrificadas de Oaxaca

Desde que se llega al lugar, las sensaciones te abordan por completo. El lugar donde están enclavadas las cascadas en medio de lo alto de la serranía impresiona bastante. Conforme uno se va acercando, las cascadas empiezan a revelar sus secretos; sus corrientes subterráneas emergen en algunos puntos cargadas de minerales que se depositan en las rocas, lo que, con el paso del tiempo, ha ido apilando capa tras capa de sedimentos, dibujando extraordinarias figuras blancas en las cascadas que miran al infinito.

Cada milímetro de grosor de estas formaciones tarda siglos en hacerse, se está simplemente frente a un verdadero milagro de la naturaleza. Entre las estalactitas de la cascada se puede descubrir el borboteo que generan los minerales al mezclarse, es por eso que se le conoce como Hierve el Agua. El agua que descansa en las pozas de alrededor, donde puedes nadar un poco, es de tonos cafés verdosos debido a la oxidación de los depósitos minerales, pero es sin duda fresca e ideal para remojarse.

Las brechas aledañas

A un costado de las cascadas, hay una pequeña brecha, entre cactáceas y arbustos floridos. Si uno va por ese camino, aparecen paisajes bellísimos llenos de agaves y magueyes. Si se observa detenidamente, puede verse cómo los sedimentos minerales han ido atrapando algunos vegetales, petrificándolos y haciéndolos pasar por rocas. Desde ahí, la vista de las cascadas roba el aliento; si eres de los que les gusta tomar fotos, aquí podrás obtener la mejor tomas de lugar.

Además de regalarte la experiencia única de nadar en sus increíbles pozas, y de pasearte por los senderos de la sierra, el lugar ofrece la oportunidad de hospedarte en pequeñas cabañas, que son propiedad comunal, y que son ideales para disfrutar la región detenidamente.

Cabe mencionar que por estos lares la gastronomía oaxaqueña es de lo mejor. Las señoras de San Isidro Roaguía traen hasta Hierve el Agua sus mejores recetas, siempre acompañadas de tortillas calientitas y recién hechas a mano. Así que por comida no tendrás que sufrir.

Si todavía no lo conoces, no pierdas la oportunidad de visitar Hierve el Agua en Oaxaca. Una vez que lo experimentes, querrás volver una y otra vez.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos