Turismo en Baja California Sur: el sueño de todo aventurero

Turismo en Baja California Sur: el sueño de todo aventurero

Disfrutar del turismo en Baja California Sur significa experimentar algunos de los ecosistemas más fantásticos del territorio nacional.

La Península de Baja California posee algunos de los escenarios naturales más impactantes del país. El Mar de Cortés con sus acantilados inhóspitos, sus bahías idílicas y sus cordilleras desérticas que caen al mar, regala una región privilegiada para quienes disfrutan de la naturaleza, la aventura, las expediciones extremas y los vestigios históricos de gran impacto, que aquí son las huellas de uno de los episodios más extraordinarios de nuestro pasado colonial: El Camino Real de las Misiones.

En Baja California Sur, entre Loreto y Santa Rosalía, se encuentra uno de los tramos más bellos e impresionantes de todo el recorrido por la península. En estos 200 kilómetros se descubren majestuosos paisajes y algunas de las misiones más importantes del norte. Hoy te contamos más al respecto, para que incluyas este viaje en tu agenda vacacional.

Loreto, en las estribaciones de la Sierra de La Giganta

El pueblo de Loreto es encantador y apacible, nada parece indicar que aquí fuese la primera capital de las Californias, un territorio que hoy va desde Los Cabos hasta los Redwoods en la frontera con Oregón, Estados Unidos.

Sin embargo, cerca del mar, con su bello campanario y su fachada austera, se yergue inexorable la piedra angular de la gesta evangelizadora peninsular: la Misión de Nuestra Señora de Loreto Conchó. Fue aquí que, en 1697, los jesuitas erigieron la que sería la Madre de las Misiones de la Alta y Baja California. Juan María de Salvatierra fue quien llegó hasta estos confines tras sucesivos fracasos colonizadores, que se prolongaron durante más de 150 años.

En esta región denominada Conchó por guaycuras, cochimés y pericúes, fue desde donde partieron las sucesivas incursiones por los indómitos territorios de la península para ir trazando el Camino Real de las Misiones, que llegó hasta el norte de California en una misión evangelizadora sin precedentes, que continuaron franciscanos y dominicos.

En Loreto también está el Museo de las Misiones Jesuitas junto al templo de la misión, donde el visitante puede asomarse a la historia evangelizadora de la península con todo y sus tintes heroicos y épicos.

En la plaza central del pueblo, con sus arboledas bien arregladas, está el Palacio Municipal y la Biblioteca Pública. No se debe perder la oportunidad de pasear por sus andadores peatonales Francisco I. Madero y Juan de Salvatierra, que salen desde el malecón y miran al mar azul de la hermosa Bahía de Nopoló, y hacia las idílicas islas Coronado, El Carmen y Los Danzantes.

En Loreto el visitante mira siempre hacia el mar, y queda seducido por los hermosos horizontes de tonalidades increíbles. La oferta de actividades acuáticas es amplia y atractiva; se pueden hacer exploraciones submarinas que incluyen nado con tiburones ballena y delfines, jornadas de pesca, expediciones en kayak, paseos en lancha para descubrir las islas y playas alejadas, esquí acuático, veleo, paseos en yate, y un sinfín de actividades emocionantes más.

Turismo en Baja California Sur: Mulegé

Hacia el norte de Loreto, a unos 130 kilómetros de distancia, se encuentra el poblado de Mulegé. Desde antes de llegar, los paisajes son simplemente fantásticos; acantilados y bahías se suceden en un espectáculo extraordinario, y el desierto viste sus mejores galas con sus picos agrestes y sus cuevas en la roca.

La Bahía Concepción, de más de 40 kilómetros de extensión, entra repentinamente en escena. Sus impresionantes colores marinos y sus playas son prodigios naturales que nunca se olvidan. Durante este recorrido por la bahía, se van encontrando miradores que son un paraíso para los amantes de la fotografía.

Cuando finalmente termina la Bahía Concepción, inicia Bahía Santa Inés con sus recovecos idílicos de azules turquesas y fondos acuáticos cristalinos. Es en esta bahía que se encuentra el poblado de Mulegé, que descansa al lado de un arroyo y de uno de los oasis más bellos del continente.

Entre sus millares de palmeras datileras se yergue la Misión de Nuestra Señora de Santa Rosalía, fundada en 1705 por los jesuitas, aunque la fachada de piedra que hoy se erige no fue terminada sino hasta 1766. Detrás de la misión hay un mirador desde donde se tienen espectaculares postales del oasis que circunda el arroyo de Mulegé.

Es muy recomendable caminar por los senderos de este oasis privilegiado, y probar los pasteles y dulces de dátiles que se elaboran en el pueblo. Como en todo el Mar de Cortés, las actividades acuáticas en Mulegé son atractivas, particularmente el buceo.

Santa Rosalía, ciudad minera

Unos 62 kilómetros al norte de Mulegé se halla Santa Rosalía, que fue una ciudad minera explotada en tiempos de don Porfirio. Este lugar de evidentes acentos afrancesados merece ser caminado despacio para ir descubriendo sus tesoros históricos.

El Hotel Francés, construido en 1886 por la compañía metalúrgica francesa El Boleo, es una joya imperdible que puede ser visitada. En la misma calle está el Museo El Boleo, dentro de la antigua dirección de la compañía.

En las calles aledañas vale la pena admirar las bellas casas victorianas que habitan desde antaño este pueblo, y la Parroquia de Santa Bárbara, que fue construida y diseñada por Gustave Eiffel en París. De hecho, el templo se expuso primero en Francia durante la Exposición Universal en 1889, y llegó a Santa Rosalía en barco en 1895.

Junto al mar todavía se halla la antigua fundición de El Boleo, que entre otras cosas posee cinco inmensos hornos y varias estructuras metálicas. La Casa de la Cultura es igualmente un edificio de época que merece una visita, como también el Palacio Municipal que se encuentra en la antigua estación de tren.

En el pueblo existen algunos negocios muy antiguos, como la famosa panadería El Boleo de 1901, donde sus panes conocidos como pitahayas son exquisitos; y también la botica del pueblo, que conserva su mobiliario y sus recetas originales.

Regálate esta aventura por Baja California Sur, puedes estar seguro de que la experiencia resultará excitante, porque esta franja costera es en definitiva una de las más atractivas de México.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos