Reserva de la Biosfera de Calakmul, un paraíso

Reserva de la Biosfera de Calakmul, un paraíso

La Reserva de la Biosfera de Calakmul, entre Campeche y Quintana Roo, resguarda una de las maravillas mayas más importantes.

En el estado de Campeche, entre las ciudades de Escárcega y Chetumal (Quintana Roo), se encuentra una de las reservas naturales más grandes de nuestro país: la Biosfera de Calakmul, en la región del Petén.

Las maravillas naturales de esta exótica selva son increíbles, y los vestigios mayas que están al final de los sacbés (caminos sagrados mayas) representan un patrimonio invaluable. Una expedición a este mágico rincón de nuestra geografía es una de las experiencias más intensas y gratificantes que los amantes de la aventura y de los secretos prehispánicos  pueden tener. Los senderos de Calakmul te deparan sorpresas que nunca olvidarás, te aseguramos que habrá un antes y un después tras esta excursión en lo más profundo de Campeche.

Para llegar, conviene viajar desde la ciudad de Chetumal, en Quintana Roo, con rumbo hacia Escárcega en el estado de Campeche. Atravesarás por la selva, acercándote a muchas de las ciudades más emblemáticas del Mundo Maya. Debes dejar pasar varias desviaciones, hasta 180 kilómetros después, donde verás la que te lleva a la Reserva de la Biosfera de Calakmul. Si dispones del tiempo, también vale la pena visitar las zonas arqueológicas que están en el camino.

La Reserva de la Biosfera de Calakmul

La brecha de más de 50 kilómetros que va desde la entrada de la reserva hasta la zona arqueológica es espectacular. El trayecto se debe realizar a baja velocidad, no sólo para no perder detalle, sino para cuidar el entorno y no poner en riesgo la vida de algunos animales que pudieran cruzarse.

Desde los primeros avistamientos, podrás percatarte de la exótica variedad de flora de la selva. Entre las gigantescas ceibas sagradas podrás asomarte a algunas pequeñas lagunas, que reflejan el vuelo de los loros, guacamayas y tucanes que habitan el lugar; también hay  águilas, chachalacas y trogones que vuelan más alto, y al nivel del suelo te encontrarás con los faisanes y pavos de monte, que seguramente irrumpirán en la carretera y posarán para la foto.

Más adelante, el mundo felino te sorprenderá. Pumas y jaguarondis te dejarán ver a lo lejos, mientras que tigrillos y ocelotes aparecerán más tímidamente. Por su parte, los sagrados jaguares esperarán el mejor momento para mostrarse de súbito y con toda su magnificencia en algún promontorio, cuando estés dando la vuelta a una curva.

Si continuas atento por los vericuetos selváticos, podrás observar miles de mariposas de todas las categorías, osos hormigueros y pecarís, tapires, armadillos, venados bura y cola blanca, esperando su turno para desfilar frente a ti. En las copas de los árboles podrás admirar a los monos aulladores y los monos arañas saltando y observándote con curiosidad. Y cuando más embelesado estés con estos encuentros inesperados, habrás llegado a la fabulosa ciudad sagrada de Calakmul.

La zona arqueológica de Calakmul

Los inmaculados sacbés que cruzan desde hace siglos por la selva del Petén, te llevarán a la acrópolis de Calakmul. Esta travesía debes realizarla a pie y con tus cinco sentidos bien alertas, pues te esperan encuentros insospechados y emociones fuertes.

Primero que nada, hay que saber que se está en una de las ciudades más importantes del Periodo Clásico del Mundo Maya, junto con Tikal y Palenque. En su momento de esplendor, Calakmul fue la ciudad maya más grande y poderosa; sus grandes plazas ceremoniales y sus cinco conjuntos de zonas residenciales son simplemente majestuosos. Este es el lugar donde más estelas grabadas se han encontrado en toda la región maya.

De entre sus más de 6 mil estructuras, hoy la mayoría absorbidas por la naturaleza, resaltan la Gran Plaza y la Gran Acrópolis. En la Gran Plaza podrás ver una amplia cantidad de estelas grabadas, que son documentos iconográficos fundamentales para desentrañar los misterios de esta cultura. Los observatorios astrológicos de esta zona, los edificios administrativos y los templos religiosos, son muy interesantes.

Desde las estructuras I y II, que son las más altas de este conjunto, tendrás las mejores postales de toda la ciudad prehispánica, junto con la selva y la red de sacbés que comunican esta ciudad maya, de más 70 kilómetros cuadrados.

En la Gran Acrópolis destacan los baños que tenían integrados los temazcales rituales, la emblemática Piedra de los Sacrificios, el Juego de Pelota, y una imponente muralla de más de 8 metros de altura, que seguramente fue parte del sistema defensivo de la ciudad.

Esta aventura en las profundidades de la selva del Petén, muy cerca de la frontera con Guatemala es una experiencia única para los viajeros más exigentes. Dentro del Mundo Maya, Calakmul es de las zonas más espectaculares y ricas. No te pierdas esta visita en lo más íntimo de Campeche.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos