Platillos tradicionales de Guanajuato, una aventura culinaria

Platillos tradicionales de Guanajuato, una aventura culinaria

Los platillos tradicionales de Guanajuato son conocidos más allá de las fronteras por sus acentos mestizos e innovadores.

El estado de Guanajuato seduce con sus extraordinarios destinos coloniales, su rica historia, sus vestigios prehispánicos, sus estupendos parajes naturales, su fama y prestigio artesanal, y por su excelsa gastronomía que satisface a los paladares más exigentes.

Para tus próximas vacaciones, te proponemos un tour gastronómico por el estado que te llevará hasta los fogones más recónditos y a las tradiciones culinarias más arraigadas de la entidad. Los aromas irán marcando el paso y los sabores tu estancia.

Primero la capital y los alrededores de la Sierra

La ciudad de Guanajuato tiene mucho que decir en relación a las artes culinarias. Pero antes no olvides visitar la Alhóndiga de Granaditas, la Plaza de la Paz, la Plaza del Baratillo, el Callejón del Beso, el Teatro Juárez, el Monumento al Pípila, la Mina de Rayas, el Museo de las Momias, el Museo de Diego Rivera, y las famosas callejoneadas.

Guanajuato dispone de una vasta oferta gastronómica y un amplio abanico de lugares para su degustación. Sin embargo, quizá el mejor lugar para empezar a escudriñar el universo culinario guanajuatense sea su mercado Hidalgo, donde no sólo podrás degustar varias de las delicias locales, sino hasta conocer los productos con que se elaboran varios de los platillos más tradicionales.

El guisado con garambullos es imperdible, las gorditas de maíz quebrado son únicas, y la barbacoa enchilada de chivo simplemente inolvidable. Las pacholas son bisteces de carne molida, y el rabo de zorra es un caldo de res con xoconostle. Las enchiladas mineras son distintas a todas las que has probado antes, y las gorditas de garbanzo no puedes perdértelas.

Para los acentos dulces, las capirotadas bien enmieladas son deliciosas, así como las trompadas y charamuscas. Para beber, el colonche es un exquisito licor de tuna, y el atole de puzcua hecho con maíz tostado es de excepción.

En San Miguel de Allende están de moda los restaurantes de nueva tendencia, diálogos de vanguardia culinaria que a su vez honran la tradición. Se trata de una interesante fusión entre la cocina de los abuelos y las nuevas propuestas de los chefs jóvenes, que por supuesto quieren aportar su acento y renovadas expresiones al rico universo culinario guanajuatense.

Entre los platillos nuevos más celebrados están los tacos de machaca de venado, el pato con miel de mezquite y xoconostle, el lomo relleno de ate con salsa de mole, el cabrito con crema de pimientos, y los crisantemos rellenos de angulas. Pero no dejes de lado el clásico tumbagón, que es un suculento buñuelo enrollado, ni las trompadas, charamuscas, regañadas, mazapanes y rompopes de la región.

En León no podrás perderte el Arco Triunfal de la Calzada, la hermosa Plaza Central, el Pasaje Juan Orozco, la Plaza de los Mártires y el Museo de Ciencias Explora. Y en lo que respecta a las artes culinarias, no hay que perderse las carnitas, la barbacoa de hoyo, las enchiladas ilustradas, y sobre todo las famosas guacamayas, que son tortas de chicharrón bañadas en salsa. La típica y burbujeante cebadina (una bebida con cebada, jamaica y tamarindo con un toque de bicarbonato) también es imperdible.

Y cuando pases por Dolores Hidalgo, después de conocer sus rincones más emblemáticos y turísticos, como el Árbol de la Noche Triste y el Museo Casa Hidalgo, no dejes de saborear las maravillosas gorditas de migajas, las pencas de nopal rellenas con chicharrón, y el chile de chorro relleno de picadillo o queso fresco. Muy cerca, en Atotonilco no te pierdas los atoles de tostada y el atole de hoja de cacao.

Platillos tradicionales de Guanajuato, al norte y en los valles

En el norte del estado, en lugares como San José Iturbide, San Luis de la Paz y Santa Catarina, encontrarás delicias de origen prehispánico que son únicas en nuestro país.

Los caldillos de nopales son estupendos, así como los huevos revueltos con xoconostle y piñones, los guisos que incluyen la raíz del chilhuaje, y aquellos con flores de maguey llamadas quiotes, también acompañados con flores de sábila. Imperdible es la fruta del garambullo, los atoles de miel de agave y de pirul, las tantarrias (pequeños gusanos de árbol de mezquite asados), y las famosas guajolotas bañadas en una salsa bien picosita.

En el sur del estado, en los Valles Abajeños, las buenas costumbres culinarias vienen de lejos. En lugares como Tarandacuao, Acámbaro, Salvatierra y Yuriria, los secretos de los fogones y comales tienen su propia voz. Los chiles anchos rellenos de chilaquiles, los huevos en salsa de nata, las vituallas (caldos con jamón, chorizo, carne de puerco y garbanzo), la gallina empulcada y la barbacoa con salsa borracha son exquisiteces.

Muy recomendable es el caldo de pescado de Yuriria, las largas de Salvatierra que son enormes tortillas de maíz, las panochas que son gorditas de cacahuate, y los famosos panes de Acámbaro. No puedes perdértelos.

Un tour gastronómico por el estado de Guanajuato admirando a la vez su extraordinaria herencia colonial y su riqueza artesanal, sin duda te dejará con un buen sabor de boca. Llévate a tus seres queridos para disfrutar de esta experiencia culinaria. Muy buen viaje y, sobre todo, muy buen provecho.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos