Parques y reservas naturales en la Península de Yucatán

Parques y reservas naturales en la Península de Yucatán

En la Península de Yucatán hay parques y reservas naturales excepcionales para el ecoturismo, la aventura, y acercarse a la cultura maya.

Te dejamos aquí algunas sugerencias de reservas y parques, para que en tus próximos viajes a Mérida o Cancún contemples seriamente la posibilidad de adentrarte en las selvas más impresionantes, donde descubrirás los secretos naturales y arqueológicos mejor guardados del Mundo Maya.

La Reserva de la Biósfera Ría Celestún

Esta espectacular reserva se ubica en los municipios de Celestún y Macanú en Yucatán, aunque también asoma al municipio de Calkiní en el vecino estado de Campeche. Desde Mérida necesitarás de sólo 90 kilómetros para llegar a este paraíso.

Las poblaciones de flamencos rosados de esta ría es una de las expresiones de la naturaleza más fantásticas en el país. Resulta muy recomendable contratar un tour con guías especializados para hacer más didáctica la aventura, y tener una explicación docta de la fauna del lugar, cuando llegues a los manglares y las playas donde se encuentran estas aves exóticas, entre otros reptiles y mamíferos.

Los flamencos rosados permanecen por periodos muy largos en el cauce de las rías para alimentarse de los crustáceos de la zona, te darás cuenta que los guías exigen mantenerse a prudente distancia para no perturbar a estas joyas de la naturaleza. El área de Celestún cuenta con encantadoras playas prácticamente vírgenes, y en la zona hay también exclusivos hoteles boutique ecológicos que se integran perfectamente al medio ambiente. Tours, bungalows, spas, albercas y todo tipo de comodidades están a la mano. Por la noches hay expediciones y safaris fotográficos para encontrase cara a cara con los cocodrilos y lagartos.

La zona arqueológica de Ek Balam, en la Península de Yucatán

En el municipio de Temozón, a 190 kilómetros de Mérida, se yergue majestuosa la zona arqueológica de Ek Balam (“jaguar negro” en maya). Este destino es ideal para los amantes de la cultura maya, de la exuberancia de la selva y de los lugares naturales de excepción.

La visita a esta ciudad maya es verdaderamente un regalo para el alma. Desde 300 años a.C. este lugar fue habitado por los míticos mayas, y el lugar llegó a tener más de 12 kilómetros cuadrados de extensión. Su espacio central sagrado, que era donde residía la élite, está protegido por dos enormes murallas. Al atravesarlas aparecen algunos magníficos edificios, que son de finales del periodo clásico, y más adelante un monumental arco maya da acceso al magnífico centro ceremonial; aquí  el palacio oval y el juego de pelota son excepcionales.

Después de tu visita guiada por la zona arqueológica, conviene pasearte por el pueblo de Ek Balam para conocer un poco más sobre los descendientes de los mayas, y degustar su gastronomía de raíces milenarias. Desde esta comunidad podrás emprender paseos en bicicleta de montaña entre la selva, para llegar hasta el enigmático cenote de Xcanché.

Allí  podrás nadar hasta el cansancio en sus aguas cristalinas, para posteriormente salir del cenote escalando los prominentes paredones que lo rodean. Si lo tuyo no son los descensos y ascensos extremos, también existe un sendero que permite el acceso al cenote sin ninguna dificultad.

Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an

Esta espléndida biósfera se encuentra en el estado de Quintana Roo. Para llegar tendrás que desplazarte 165 kilómetros desde Cancún, hasta los municipios de Carrillo Puerto y Tulum. La reserva se yergue a orillas del mar, y sus más de 500 mil hectáreas la convierten en la más grande del Caribe Mexicano. Hace algunos años fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Enclavada en la profusa selva maya, sus joyas naturales y arqueológicas son un portento. Sea cual sea el acceso que escojas (hay cinco), las variedades de manglares y las aguas turquesas invadirán el escenario. Desde tu lancha podrás encontrarte con alguna de las 23 zonas arqueológicas del área protegida, con algún cenote entre cedros y caobas, o con alguna de las especies de mamíferos, felinos y aves que habitan la zona.

Frente a la reserva podrás ir con los guías locales para conocer el segundo arrecife de coral más grande del mundo, con casi 50 kilómetros de extensión: el Gran Arrecife Maya. En esta aventura podrás acompañar a los delfines en su nado, encontrarte con las milenarias tortugas marinas, o también con esponjas, langostas y cangrejos, y disfrutarás del espectáculo de millones de peces multicolores nadando entre los bancos de coral.

Si quieres hacer ecoturismo de altura y tener aventuras intensas, la Península de Yucatán tiene los escenarios naturales más espectaculares del país. En tu próximo viaje a la región, no olvides estos lugares de exóticos entornos, puedes estar seguro de que la experiencia resultará inolvidable.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos