La Feria de Huamantla, tradición de Tlaxcala

La Feria de Huamantla, tradición de Tlaxcala

La Feria de Huamantla se celebra entre julio y agosto de cada año, y es una muestra del sincretismo cultural ibérico y prehispánico.

El Pueblo Mágico de Huamantla, a sólo 45 kilómetros de la ciudad de Tlaxcala, es por un lado profundamente apegado a sus ancestrales raíces tradiciones otomíes y, por otro lado, celebra como nadie su feria anual  en honor a la Virgen de la Caridad, patrona de los huamantlecos y símbolo de su descendencia mestiza, con influencias marcadamente ibéricas.

En la feria conviven los gusanos rojos de maguey, los escamoles y los chinicuiles de la cocina prehispánica, con el festival de la paella. El profundo amor por las flores y la horticultura que viene de tiempos precolombinos, cohabita con la arraigada pasión taurina tlaxcalteca. Y este rico sincretismo también es patente en las haciendas coloniales donde se producía el pulque de manera tradicional, conocida por los otomíes como ñogi, “la bebida de los dioses”.

Asimismo, el papel amate, la delicada cerámica de barro rojo, los hermosos textiles y las figuras elaboradas con totomoztle (hoja de maíz), coexisten con una vieja costumbre de elaboración de títeres, que es una expresión artesanal traída del viejo continente.

Caminar Huamantla

Huamantla es un hermoso pueblo de herencia colonial y fachadas estilo porfiristas afrancesadas. Sus callejones y plazas siempre tienen algo que presumir.

En la Plaza Principal destacan algunos edificios como el Ex Convento de San Luis Obispo, una formidable construcción franciscana de mediados del siglo XVI. En su fachada barroca destaca la imagen de San Antonio, los escudos de la orden franciscana y una hermosa ventana coral. En esta misma plaza también está la Parroquia de San Luis Obispo de Tolosa, de cantera tallada y estilo barroco.

El Palacio Municipal de estilo neoclásico es otro de los edificios destacados. Los murales del pintor tlaxcalteca Desiderio Hernández Xochitiotzin en su interior, son un patrimonio invaluable de la ciudad. La reproducción del Códice de Huamantla que se conserva en el edificio es para recordar que se trata del códice más grande del mundo, y uno de los únicos documentos de la cultura otomí conocidos hasta ahora.

El Museo Nacional del Títere Rosete Aranda es imperdible. En él se exhiben más de 700 títeres de guante, varilla y marionetas, realizadas en la región por la familia Aranda y sus discípulos, y algunas procedentes de todo el mundo, sobre todo de Praga que es la capital de los títeres.

A un costado, el Museo Taurino, de la plaza de toros La Taurina, es de visita recomendable, sobre todo para los amantes de la tauromaquia. Carteles, maquetas de plazas de todo el mundo, trajes de luces, muletas, capotes y todo el ajuar de la fiesta brava, se exhiben aquí como un gran homenaje a esta tradición, que en Tlaxcala tiene un lugar preponderante.

La Feria de Huamantla

La Feria de Huamantla es conocida por sus espléndidos tapetes de flores naturales y aserrín multicolor que se extienden por sus calles principales durante el evento. Se trata de una expresión cultural de enorme creatividad y de solidaria participación colectiva. Todo Huamantla se organiza año con año para esta importante celebración.

La feria es también conocida por la tradicional huamantlada, que replica la pamplonada de España. Hombres y toros convergen durante varios minutos por las estrechas calles del centro de Huamantla corriendo hasta la extenuación, hasta que los toros finalmente llegan a los corrales de la plaza de toros. Asimismo, en la Feria de Huamantla hay carreras de burros y de autos, conciertos de música, charreadas, festivales gastronómicos, conferencias, exposiciones de arte, presentaciones de libros y un sinfín de actividades culturales interesantes.

Por supuesto que las delicias gastronómicas son parte fundamental de la fiesta. Los mixiotes de carnero, la barbacoa de borrego, las carnitas de cerdo, los pozoles, la birria de res, los tamales, y los pulques naturales y curados son el alma del convite.

Las Haciendas Pulqueras y el Parque Nacional La Malinche

Acercarse a las haciendas coloniales de la entidad desde Huamantla, es una experiencia muy divertida. Algunas de las más cercanas son las de Soltepec, Tenexac y Santa Bárbara, y son una rica herencia de las épocas de bonanza novohispanas.

En ellas podrás degustar magníficos platillos regionales y saborear los mejores pulques del país. Los vuelos en globo aerostático que se ofrecen en Santa Bárbara son maravillosos, así como los paseos a lugares como el Parque Nacional La Malinche.

Allí podrás realizar expediciones a la cumbre, o paseos a caballo, a pie o en bicicleta hacia los miradores del volcán. También en el parque hay todo lo necesario para la práctica del rappel y el cañonismo, y cuenta con cabañas y zonas para acampar.

Independientemente de que te apuntes a la feria o no, date la oportunidad de conocer este rincón entrañable y lleno de historia, tradiciones y buenas costumbres. Y si te decides por la Feria de Huamantla, puedes estar seguro de que la experiencia resultará inolvidable.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos