Ixtepec, tradición y naturaleza en el Istmo de Tehuantepec

Ixtepec, tradición y naturaleza en el Istmo de Tehuantepec

En el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, se encuentra una perla zapoteca que ha guardado celosamente sus tradiciones y cultura milenaria: Ixtepec.

Asistir a las ferias y fiestas patronales de Ixtepec es un privilegio, toda la comunidad participa en estas celebraciones sincréticas. Por si fuera poco, en los alrededores de Ixtepec existe una singular riqueza natural y arqueológica que dan un valor agregado a esta rica región.

Carros alegóricos, vestidos regionales con joyas, faroles hechos con carrizo y papel, toritos de petate, bandas de música, fuegos artificiales, desfiles de jinetes, corridas de toros, bailes tradicionales, tiradas de fruta, fantásticos arreglos florales y decenas de expresiones de gran colorido y fastuosidad enmarcan estas tradiciones muy oaxaqueñas.

Tradiciones en el Istmo de Tehuantepec

Ixtepec significa “Cerro de Ixtle”, que es una variedad de agave parecida al maguey. Su plaza principal con su quiosco y la bella iglesia de San Jerónimo Doctor (siglo XVI), dan la bienvenida. En este primer cuadro hay que visitar la Casa de la Cultura.

Sus barrios antiguos son destacables, sobre todo el barrio Huana-Milpería, cerca del río Perros que cruza la comunidad. En él todavía se pueden ver antiguas figurillas zapotecas de barro, y casas tradicionales de carrizo y palma.

El paseo por los barrios es el mejor pretexto para acercarse a las cocinas humeantes para degustar las artes culinarias oaxaqueñas: mole en todas sus variedades, pipián verde, el mole de olla, el Tamal de Ceremonia, frijoles con hoja de aguacate, estofado de venado, tasajo con frijoles, chapulines y quelites, tomates de milpa y una amplia variedad de mezcales de la región, entre otras delicias tradicionales.

Las fiestas de Ixtepec son respetadas en todo el estado de Oaxaca, y la Feria del Santo Patrón San Jerónimo Doctor (del 20 de septiembre al 4 de octubre) es la más importante y colorida.

El 29 de septiembre por la tarde se efectúa el Paseo Convite y la Tirada de Frutas por las calles de la ciudad. La capitana, elegantemente vestida con un traje tejido a mano y su ajuar de oro y plata, acompañada de sus consortes, lleva las velas, las flores, las frutas, las banderitas de papel y los juguetes que obsequian a los asistentes. Después desfilan los carros alegóricos, desde donde saludan las jóvenes más bellas.

Por las noches, los desfiles nocturnos conocidos como “calendas” parten hacia el templo, y la gente acompaña la procesión con carrizos verdes, ocotes encendidos, enormes sombreros de palma, faroles, toritos de petate, fuegos artificiales y la infaltable banda de música. Una vez terminada la procesión, la llegada de la capitana con su grupo de invitadas es el anuncio de que el jolgorio puede iniciar. Durante la fiesta se designa a la nueva reina de la “Vela”, y a sus princesas para la próxima edición.

El 30 de septiembre el capitán de toros organiza “la toma de agua” de los toros que habrán de lidiarse el 1 y el 2 de octubre. En estas fiestas hay varias calendas y velas, desde los días previos al 29 de septiembre. La Vela Ixtepecana es el 25 de septiembre, la Vela de San Jerónimo el 27 de septiembre, y la Vela de Didxazá el 20 y 23 de septiembre.

Riquezas naturales y arqueológicas en los alrededores

En los alrededores de Ixtepec existen varios recovecos naturales imperdibles. Nizanda, muy cerca del pueblo, es un verdadero paraíso y su vista es obligada. En el lugar hay un manantial rodeado de una exuberante vegetación, desde donde corre un pequeño río lleno de lirios, que lleva a otras pequeñas pozas cristalinas.

Siguiendo por la misma vereda se llega a un enorme cañón, que tiene otra poza de agua tibia con una playa. La zona regala brotes de aguas termales desde los cañones, que se pierden en las corrientes del río. Más cerca de Ixtepec se encuentra Tlacotepec, un hermoso ojo de aguas templadas que es el favorito de los ixtepecanos.

En la cima del Cerro de Zopiluapam, a cinco kilómetros de Ixtepec, hay interesantes pinturas rupestres sobre las rocas. En ellas se pueden descubrir personajes ricamente ataviados, algunos con máscaras de felinos o colmillos de serpiente, otros con tocados de plumas, e incluso hay un personaje que lleva rodilleras y extraños tocados en la cabeza.

Al final, descubrirás que Ixtepec es más que tradiciones, fiestas y rincones naturales; verás es un lugar de gente de trato amable y hospitalario. En tu próximo viaje a Oaxaca, no dudes en acercarte a  esta joya zapoteca, quedarás sorprendido por la belleza del lugar, y si logras coincidir con las fiestas, la experiencia se quedará contigo por toda la vida.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos