Escalar la Peña de Bernal: una aventura de altura

Escalar la Peña de Bernal: una aventura de altura

¡Escalar la Peña de Bernal es ampliamente recomendable! No puedes dejar pasar la experiencia si visitas Querétaro en tus próximas vacaciones.

¿Aceptas el reto? Ponte unos zapatos cómodos y vamos juntos a subir el tercer monolito más grande del mundo.

¿Cómo llegar?

El Aeropuerto Intercontinental de Querétaro comenzó a brindar el servicio a vuelos comerciales desde 1992, y transporta aproximadamente medio millón de personas al año. Una vez aquí, deberás trasladarte a la ciudad y tomar un autobús al pueblo de Bernal. El trayecto total es de aproximadamente 45 minutos.

San Sebastián Bernal es el nombre completo de este Pueblo Mágico en Querétaro, que sin bien es un lugar pequeño, puede hacerte pasar un fin de semana inolvidable lleno de tranquilidad y paz por todos lados.

En el pueblo existen muchas tiendas de artesanías; destacan los dulces típicos y sus productos de lana. Justo en el centro del pueblo hay un pequeño quiosco y una calle que sirve como mirador para tener la vista perfecta de la Peña de Bernal.

Muy cerca de Bernal se encuentra la ruta del vino de Querétaro, otra opción bastante interesante en caso de que busques algo más en tus vacaciones.

Escalar la Peña de Bernal

El recorrido comienza en la falda del monolito. El trayecto desde el centro del pueblo hasta aquí, es de aproximadamente media hora caminando. Si no estás acostumbrado a la actividad física ardua, no es recomendable forzar la caminata, ya que necesitarás muchísima energía para subir la peña. En todo caso, puedes pedir a un moto-taxi que te lleve a la zona, te cobrará alrededor de 35 pesos.

Ya que estás en la falda de la enorme roca, comienza el ascenso. Lo primero que deberás hacer es registrarte en la pequeña cabaña de visitantes que está justo al inicio del camino. Esto es por tu seguridad, ya que si algún percance llegara a ocurrir mientras estás escalando, ellos tendrán tus datos y así será más fácil atenderte.

La mejor manera de realizar este reto es hacerlo con la ropa más cómoda que tengas. Si tienes botas de senderismo está perfecto, pero si no, puedes hacerlo con un par de tenis muy cómodos y aguantadores para la región.

Una vez que comienzas a subir, deberás tener mucho cuidado con las piedras lisas, pues son muy resbalosas y pueden ser peligrosas durante tu ascenso. El trayecto es de aproximadamente una hora, aunque depende mucho de tu condición física y de las veces que necesites pararte a descansar. Toma en cuenta que 95% del camino es en vertical, así que es más difícil de lo que parece.

¡Haz conquistado la cima!

Si has llegado a la parte hasta donde los turistas pueden llegar a pie, ¡excelente!, has conquistado la peña. Es momento de disfrutar del paisaje y sacar la cámara para tomar hermosas fotos de la maravillosa vista que ofrece el lugar.

Para los más aventureros, es posible subir todavía un poco más, pero para ello es necesario un buen equipo de rappel, con cuerdas y prendas deportivas adecuadas, y es muy recomendable contar con la compañía de un guía especializado que conozca el monolito a la perfección, y que puedes contratar en el pueblo.

Después de recobrar el aliento y disfrutar de la vista, puedes bajar por el mismo camino por el cual llegaste; verás que es muchísimo más sencillo bajar que subir. Y ya que estés abajo, disfruta de uno de los sueros y refrescos preparados que venden en los pequeños locales a las faldas de la roca, para recobrar la energía.

¿Cuándo visitar Bernal?

Durante los meses calurosos el sol es intenso, pero más que sofocarte, esto ayuda mucho a tu ánimo. Si visitas este pueblo mágico en invierno, el frío es muy fuerte incluso durante el día, y si no estás acostumbrado puedes sufrir mucho tu visita. Sin embargo, cualquier época del año es perfecta para visitar esta encantadora comunidad, todo depende de cuál es tu clima favorito.

Como sea, tu visita asegura un día de agradables caminatas y sitios interesantes. No dejes de visitar el Museo de la Máscara, que exhibe bellas artesanías locales, ni te vayas sin comprar alguna de las joyas hechas con piedras semipreciosas extraídas de la peña, o alguna prenda de manta, muy usada en la región. Y de la gastronomía ni hablar, no puedes dejar de probar las gorditas de maíz quebrada, y para el postre unos tradicionales dulces de cajeta.

¿Te vas a animar a escalar la Peña de Bernal? ¡No te arrepentirás! Una vez que te encuentres arriba y tengas frente a ti la espectacular vista del pueblo y sus alrededores, habrá valido la pena.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos