El Nido de Quetzalcóatl: arquitectura y belleza natural

el-nido-de-quetzalcoatl-arquitectura-y-belleza-natural

El Nido de Quetzalcóatl es una obra arquitectónica que se combina con el paisaje natural, y brinda homenaje al dios azteca.

Dentro de los cientos de monumentos que existen en nuestro país al dios Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, se encuentra uno especial ubicado dentro de un complejo arquitectónico diseñado por el afamado arquitecto Javier Senosian, que se ha convertido en toda una atracción en el Estado de México.

Egresado de la UNAM, Javier Senosian es exponente de la arquitectura orgánica, corriente que promueve la armonía y el equilibrio entre el ser humano y su entorno natural. Como él mismo ha afirmado, “el ser humano no debe desprenderse de sus impulsos primigenios; debe recordar que él mismo proviene de un principio natural y que la búsqueda de su morada no puede desligarse de sus raíces. Es decir, debe evitar que su hábitat sea antinatural”.

Sus obras han sido expuestas en museos de arquitectura, y algunas de las más importantes son la Casa Orgánica en Naucalpan, la Serpiente en CU, Auroville en Australia, El Hongo en Acapulco, entre otras.

La construcción

El proyecto fue iniciado en 1998, como un simple complejo habitacional de 10 departamentos sobre un accidentado entorno en Naucalpan, Estado de México, donde los encinos y cañadas recubrían el área. El reto era grande, ya que la construcción debía respetar y proteger por completo las condiciones del terreno, de manera que el ecosistema no se viera alterado por la construcción.

Finalmente, tras años de estudio y planeación, se logró. Una cueva empezó a tomar forma de animal, lo cual se convirtió en la cabeza de la serpiente emplumada, deidad que según la leyenda descendía dos veces al año a la tierra para dotar a los hombres de fertilidad y cosecha. En el cascabel de la serpiente se hizo un depósito de agua, la conserjería y también un espacio de bodegas para los habitantes. La construcción en forma de serpiente mide en total 16 mil 500 metros cuadrados.

Al ver la obra culminada, se definió que se privilegiarían las vistas dentro de los departamentos, los cuales tienen una longitud de 180 metros y cuentan con dos pisos cada uno. Los detalles externos incluyen barandales de piedra sobre los corredores hacia las áreas comunes. Todo el edificio sigue el principio orgánico, de modo que se utilizaron para su construcción materiales como mosaico, vidrio fragmentado y cerámica.

El Nido de Quetzalcóatl

La obra quedó completa en 2008 y fue reconocida en diversos foros internacionales, donde tuvo menciones de honor, y a partir de entonces ha ganado la admiración del público.

Se trata de una obra única en su tipo en todo México, que recuerda a las construcciones de Gaudi, e incluso un poco al jardín surrealista de Edward James. Si bien el lugar no está abierto al público, ya que se trata de un espacio habitacional privado, es posible hacer recorridos en grupo contactando al despacho de arquitectos.

El Estado de México cuenta con lugares naturales de extraordinaria belleza, entre los que se cuentan el Nevado de Toluca, la Cascada de Tixhiñú, La Marquesa, el Parque Ecoturístico Tiacaque, diferentes áreas para acampar u hospedarse en cabañas, el Parque de las esculturas, lagunas, presas y bosques.

El Nido de Quetzalcóatl sólo viene a sumarse a estas atracciones de manera amigable con el medio ambiente, y aportando hermosura y perfección a esta región del país.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos