Ecoturismo en el DF: Desierto de los Leones

ecoturismo en el df desierto de los leones

Uno de los lugares para la práctica del ecoturismo en el DF más recomendable es, probablemente, el Desierto de los Leones. ¿Lo conoces?

El Desierto de los Leones es una espectacular reserva natural declarada Parque Nacional desde 1917, que se encuentra en el poniente de la Ciudad de México. El lugar es ideal para la práctica del ecoturismo y las expediciones de aventura; un tesoro natural invaluable para los habitantes de la ciudad más poblada del mundo.

Ecoturismo en el DF: Cuajimalpa

El Parque Nacional Desierto de los Leones está localizado en la Delegación Cuajimalpa. Para acceder a las espléndidas 1500 hectáreas de bosques de pino y oyamel, hay que tomar el Periférico con rumbo al sur, hasta la salida del Desierto de los Leones. Una vez allí, se sube por la avenida y una veintena de kilómetros después, tras pasar los poblados serranos de San Bartolo y San Rosa, se llega a la entrada del parque.

Los horarios de apertura son de martes a domingo de 9 am a 5 pm.

Parajes y veredas con encanto

Perderse por las veredas del parque es sin duda gratificante. Los panoramas son espectaculares y si transitas en silencio podrás ir descubriendo su fauna: conejos, ardillas, zorros y algunos pequeños reptiles que habitan entre las arboledas; en las alturas: halcones, águilas y pájaros carpinteros completan un cuadro idílico. Eventualmente algunos coyotes bajan de las zonas más altas de la sierra y pueden llegar a observarse, sobre todo al final del día, cuando la luz es más tenue.

Las veredas llevan también a hermosos parajes naturales con pequeñas cascadas, ríos, y cuevas; los paseos a caballo o con bicicletas de montaña son del mismo modo muy recomendables. Durante los recorridos van apareciendo entre las frondosa vegetación enigmáticas ermitas como la de la Soledad, que está a pie de carretera. Estos nostálgicos parajes son ideales para el descanso, y en algunos casos tienen la infraestructura necesaria para consumir alimentos cómodamente, e incluso para asar carne.

El Ex Convento del Desierto de los Leones

Fue la orden de los Carmelitas Descalzos quienes a principios del siglo XVII erigieron el magnífico Ex Convento del Desierto de los Leones, de un bello estilo barroco, con sus ocho ermitas que todavía quedan dispersas en los lugares más remotos y escondidos del bosque. Estos monjes místicos consagraban sus vidas a la meditación, a la contemplación de la naturaleza, al ayuno, a los votos de silencio, a la reclusión y a la austeridad. De ahí que buscaran estos parajes solitarios y aislados para sus retiros y ejercicios espirituales.

En el portentoso edificio existen varias áreas, que por supuesto merecen una visita exhaustiva. El templo mayor es espléndido, y su  bella entrada labrada en cantera conserva la imagen de Nuestra Señora del Carmen y el escudo de la orden. Las celdas y oratorios, que eran los aposentos de los frailes, hablan de su austeridad y vocación. Los túneles misteriosos del convento pueden ser visitados con la ayuda de velas y linternas, ya que el lugar está en completa oscuridad; las crónicas cuentan que estos pasajes en penumbra fueron ocupados por los religiosos en las épocas de persecución, en concreto en los momentos más álgidos de la Revolución Mexicana.

Hermosas áreas verdes circundan el convento. El Jardín de los Secretos alberga la Capilla de los Secretos, que es de los lugares más enigmáticos y visitados de todo el conjunto conventual. El Jardín de la Fuente tampoco tiene nada que envidiar, su hermosa fuente de cantera le da su nombre.

Algunos otros espacios del convento son utilizados como salas de exposiciones y eventos sociales y culturales. Este es el caso del Museo del Bicentenario, que suele albergar interesantes exposiciones plásticas y de fotografía; incluso ocasionalmente se llevan a cabo conciertos de música clásica y obras de teatro en este espacio.

Los comederos del Desierto de los Leones

Exactamente saliendo del ex convento, se encuentran los famosos comederos del desierto. Las posibilidades culinarias del lugar son espectaculares: cecinas, chorizos de Toluca, caldos de hongo y de médula, pozoles, menudos, quesadillas de chicharrón prensado, de sesos, de quesillo, de huitlacoche, de flor de calabaza, de hongos, huaraches con bistec o con cecina enchilada, aguas frescas de limón con chía, guayaba, mango, sandía, melón… ¡y más!

En fin, pasar un día en el Desierto de los Leones es una experiencia agradable y divertida. La belleza de sus paisajes, su enigmático convento, la posibilidad de paseos y expediciones descubriendo parajes extraordinarios con místicas ermitas incluidas y, por si fuera poco, su espléndida oferta gastronómica, lo convierten en un destino obligado en tu próxima visita al D.F. Y si eres capitalino y no lo has visitado, ¡no esperes más!

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos