Barrio Antiguo de Monterrey: el renacer de un clásico

Barrio Antiguo de Monterrey: el renacer de un clásico

El Barrio Antiguo de Monterrey es la zona cultural y de glamour por excelencia de la capital regiomontana.

El Barrio Antiguo, en el corazón de la ciudad de Monterrey, es desde hace por lo menos un par de décadas, el lugar de los artistas, los festivales, los espacios culturales, los bazares de antigüedades, las casonas decimonónicas y las leyendas. Y ahí también, todas las noches, es donde ocurre la tradicional marcha regia, en los bares y cafés alternativos y en los restaurantes gourmet.

El perímetro del barrio es de una docena de cuadras, perfecto para recorrerse a pie y vivir las noches de fines de semana con los regios de todas las edades que se han apropiado del barrio, en lo que ha sido verdaderamente el renacer de un clásico.

Las casonas más emblemáticas

El recorrido del barrio suele iniciar por la calle Padre Mier, a partir de allí todas las vías son empedradas y flanqueadas por bellas casonas de los siglos XVIII y XIX, y algunas están abiertas al público.

Una de las más hermosas pertenece a la UANL y cuenta con una galería de arte, una biblioteca y unos patios que hacen del conjunto una verdadera joya colonial. También es interesante la Casa de las Águilas, que hoy es el Instituto de la Mujer, pero que en sus primeros tiempos fue el cuartel de las fuerzas extranjeras durante la invasión norteamericana, entre 1845 y 1848.

Las viejas casonas tienen placas en sus fachadas que indican quién las habitó y las leyendas que han dejado detrás. En una de la calle Abasolo, aparece una leyenda que dice: “Aquí en las madrugadas se escuchan los cascos de los caballos del carruaje del senador y sus misteriosos pasos al entrar a la casa”. En otras están las leyendas de la muñeca enterrada, la del señor Mora y la dama misteriosa, la del obispo fantasma que pagó una deuda, la de los aparecidos del antiguo cuartel, la leyenda de la confesión de doña Xaviera, entre muchas otras.

Anticuarios, galerías, museos y talleres de artistas

En la calle Raymundo Jardón se encuentran los anticuarios, que exhiben sus mercancías en las banquetas, cuando no, es sus locales ricamente ornamentados; entre las tiendas más interesantes se encuentra La Casa de los Bisabuelos, La Paloma y La Dama Misteriosa.

En esta misma calle también está La Casa de los Títeres, que cuenta con una maravillosa colección de títeres de todo el mundo, y un pequeño teatro donde se realizan presentaciones de títeres de sombra, de guante y teatro negro… ¡como en Praga!

En la calle Abasolo se encuentra la Galería Regia, que presenta colecciones de arte contemporáneo, sobre todo de artistas locales. En esta misma calle, el Museo de Culturas Populares habita una preciosa casona del siglo XVIII con amplios patios, donde se exhiben colecciones de textiles nahuas y oaxaqueños, cerámicas, esculturas prehispánicas, y muchas otras expresiones de la rica artesanía mexicana.

Si se continúa curioseando por el rumbo, en algún momento se llega a alguno de los talleres de los artistas plásticos de la localidad, que han escogido este barrio para asentarse. En la calle Allende, por ejemplo, está el taller del insigne artista plástico local Sergio Villarreal, que cuenta con una magnífica obra figurativa.

Si visitas el Barrio Antiguo los fines de semana, al medio día te encontrarás en la calle de Mina con el famoso Callejón Cultural. Escultores, pintores, fotógrafos, anticuarios, coleccionistas y artesanos, exhiben aquí sus trabajos a lo largo de cuatro cuadras. En una de las esquinas se levanta un pequeño foro, donde se presentan algunos músicos locales para amenizar las tardes.

Sin duda este recorrido cultural es ameno, rico y divertido; un verdadero mosaico multicolor que los regios disfrutan a placer.

La marcha regia en el Barrio Antiguo de Monterrey

Por las noches, el barrio se transforma. Brillan los neones y los regios se pasean alegremente en grupos festivos, buscando el lugar con el mejor ambiente para pasarla bien. Es la marcha regia, y no termina hasta que el día empieza a clarear.

Para cenar hay decenas de opciones, y todas son excelentes. La Casa del Maíz en la calle de Abasolo es un clásico, todos sus platillos son elaborados a base de maíz; los tlacoyos, molotes, memelas, empanadas, tostadas y pellizcos son soberbios. Si se prefiere algo más internacional, el Iannilli en la calle de Dr. Coss tiene el mejor menú italiano; los mejillones al vino blanco y los calamares a la romana no tienen parangón.

Una vez que las sesiones gastronómicas han finalizado, viene el momento de los antros y bares más alternativos. En La Tumba, en la calle de Padre Mier, está el mejor blues y trova en vivo. En esta misma calle, el Huracán Súper Bar es un antro kitsch donde se le rinde culto a la lucha libre, y es muy divertido y original.

En la calle Morelos, El Art es un lugar vanguardista que habita una de las casonas más bellas del barrio; en sus tres niveles hay espacios con conceptos diferentes. En el primero se degustan los cocteles dentro de una galería que exhibe obra gráfica, con música electrónica, Deep House, ska y rock. El segundo nivel se trata de un enorme taller de artes plásticas, con caballetes y todos los enseres necesarios para dibujar y pintar; aquí puedes disfrutar de tu copa creando tu mejor obra. El último nivel es un enorme set y foro de fotografía, con una de las mejores terrazas del barrio.

En fin, en tu próximo viaje a Monterrey no te olvides de la marcha regia en el Barrio Antiguo; sin duda, se trata del mejor lugar para los encuentros con noctámbulos como tú, en un maravilloso espacio con carácter y personalidad propia.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos