Atractivos naturales de Chihuahua: Barrancas del Cobre

Atractivos naturales de Chihuahua: Barrancas del Cobre

Uno de los mayores atractivos naturales de Chihuahua sin duda son las Barrancas del Cobre, un paraíso para los amantes de la aventura extrema.

Paisajes imponentes con ríos que serpentean por el fondo de las barrancas, vestigios y pueblos fantasmas, cuevas tarahumaras con pinturas rupestres, misiones jesuitas de tiempos evangelizadores y miradores de infinitos horizontes, son algunos de los escenarios que regalan las rutas por las Barrancas del Cobre.

Aquí te dejamos algunas sugerencias para tu próxima visita a la Sierra Tarahumara, rutas sorprendentes que se quedarán contigo por toda la vida. Hay un antes y un después cuando has pisado las sagradas tierras de los tarahumaras.

El Pueblo Mágico de Creel es el mejor lugar para empezar tus excursiones por las Barrancas del Cobre. Aquí encontrarás los servicios necesarios y buenos guías. Es muy fácil llegar a Creel desde la ciudad de Chihuahua, pero la mejor opción es tomar el Chepe, un tren que va de la ciudad de los Mochis en Sinaloa hasta la capital del estado de Chihuahua. Además de ser un medio de transporte práctico, el viaje te regalará  maravillosos paisajes y te dejará justo en la estación de Creel.

Las Barrancas del Cobre

Las Barrancas del Cobre forman parte de un sistema montañoso que incluye las barrancas de Tararecua,  de Urique, la del Cobre, la de Huápoca y la Sinforosa. Los picos más altos llegan a tener 2 mil 500 msnm, y los fondos llegan a estar a poco menos de 500 msnm. Desde lo más profundo de los desfiladeros surgen diversas rutas que continúan por las vertientes de los ríos hasta lugares naturales impactantes.

La ruta de Creel a Urique, pasando por el pueblo de Cerocahui, es una de las más atractivas. Conviene realizar el primer tramo del trayecto en vehículo para apreciar todo el pasiaje, y en Cerocahui, a poco más de 100 kilómetros, detenerse a apreciar su misión del siglo XVII. En el poblado también hay buenos lugares para hospedarse y para adquirir todo lo necesario para el camino.

El trayecto desde aquí hasta el fondo de la barranca, donde se encuentra el pueblo de Urique, te llevará por lo menos 8 horas entre desfiladeros, cascadas y horizontes inolvidables. Al llegar al pueblo notarás que predomina la vegetación tropical; huertos y árboles frutales con mangos, guayabas y papayas dan la bienvenida. El pueblo encajonado entre gigantescos paredones de cientos de metros de altura sólo ve el sol una hora al día.

Urique es de esos pueblos que se quedaron al margen de todo lo conocido por su lejanía y difícil acceso. El único teléfono público se instaló hace casi diez años; sólo hay una rocola musical para animar las fiestas y deber ser trasladada desde la fonda de doña Carmen. En los portales de las casas estilo lejano oeste se ve pasar el tiempo, y todavía hay viejos gambusinos que buscan pepitas de oro en el río. Por los arroyos se encuentran jóvenes tarahumaras pescando con nada más que arco y flecha.

El regreso hacia lo alto de las barrancas es mejor hacerlo atravesando la comunidad de Areponápuchi, por donde se encuentran tesoros naturales como el manantial termal de La Huerta. En esta ruta descubrirás cuevas tarahumaras, en algunos casos habitadas; algunas son sagradas, en otras se guarda el ganado y el forraje, y algunas más son la morada de los restos mortales de los ancestros.

Otros atractivos naturales de Chihuahua

Desde Creel hay muchas otras rutas imperdibles. La que va hacia Cusárare se puede realizar en un solo día, pues se encuentra a unos 10 kilómetros del Pueblo Mágico. Su misión del siglo XVII y su cascada de más de 30 metros son todo un espectáculo. Continuando por el río, se llega al manantial de Basirécota, que es uno de los más apreciados por los tarahumaras por sus propiedades curativas.

También por el río Cusárare existe una ruta que lleva hasta la Barranca de Tararecua, aunque requiere de más días. El poblado tarahumara de Cusárare es un lugar ideal para tener contacto con los habitantes milenarios de las barrancas, que son muy amistosos y cordiales. Es un buen lugar para adquirir algunas artesanías tarahumaras.

Otra ruta no menos atractiva que puedes realizar en un par de días, es la que va hacia la Barranca de Tararecua. Las vistas son encantadoras y la cascada de Rukíraso con sus 30 metros de altura es inolvidable. En esta ruta se puede acceder al maravilloso manantial de Recowata, y en una cueva se pueden ver algunas pinturas rupestres de tiempos inmemoriales.

Otra ruta agradable que puedes realizar en un par de días es la que va a la comunidad de San Ignacio Arareko. En ella podrás conocer algunas cuevas tarahumaras, una laguna ideal para las actividades acuáticas, el famoso Valle de los Hongos, y el enigmático Valle de los Monjes con sus enormes formaciones rocosas. Este último lugar es muy recomendable para acampar.

Pero este es sólo un primer acercamiento a las maravillas naturales de Chihuahua. La Sierra Tarahumara y sus Barrancas del Cobre son un universo místico que nunca se termina. Regálate estas rutas para empezar a sentir estos horizontes de inimaginable belleza. Puedes tener la seguridad de que quedarás cautivado por su belleza y majestuosidad.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos