Zonas arqueológicas de Quintana Roo: Dzibanché y Kinichná

zonas arqueológicas de Quintana Roo Dzibanché y Kinichná

Aprovecha los vuelos económicos para conocer las zonas arqueológicas de Quintana Roo, a través de los enigmáticos caminos del Mayab.

Muy cerca de la capital del estado, se encuentran dos joyas arqueológicas que nunca olvidarás: Dzibanché y Kinichná. En la selva que las rodea existen bellezas naturales como la Laguna de Chakambakam, que podrás navegar justo en el corazón del Mundo Maya, donde se encuentran los secretos y misterios de uno de los pueblos más sobresalientes de la antigüedad.

Los Caminos del Mayab

Entre la espesura de la selva se encuentran los caminos que los sabios itzáes –pueblo maya que migró a Yucatán en el sigo IV desde Guatemala– pisaron para fundar ciudades como Chichen Itzá, Motul, e Izamal. Específicamente en la región cercana a la Reserva de la Biosfera de Calakmul, del lado de Quintana Roo, se conservan tesoros mayas extraordinarios como Dzibanché y Kinichná.

Para llegar a estas zonas arqueológicas, desde Chetumal, se necesita un poco más de hora y media.

Zonas arqueológicas de Quintana Roo

Atravesando el corazón de la tierra de los itzáes se llega a Dzibanché, que en su seno conserva todavía sus ceibas sagradas, algunos quetzales que merodean por las sombras de los árboles, y también jaguares que rondan por las noches. Pero, sobre todo, en estos misteriosos parajes de casi dos mil años de historia están los secretos mejor guardados del Chilam Balam, el libro sagrado de los mayas.

Detrás de las imponentes ceibas sagradas se yerguen los espectaculares edificios de Dzibanché. Su Templo de los Dinteles se mira majestuoso en primer plano, mientras que un poco más allá, en la Plaza Gann, destaca el impresionante Templo de los Cormoranes. Por la Plaza de Xibalbá, que funcionó como centro principal de la ciudad, se levanta el Templo de los Cautivos, que desde su punto más alto ofrece espléndidas vistas de la red de sacbés mayas que todavía se conservan en esta selva. Los antiguos mayas utilizaban cal como recubrimiento en sus caminos y calzadas, de ahí las tonalidades blanquecinas de estos caminos infinitos. El precioso Templo II, donde se hallaron los restos del señor de Dzibanché, también es muy digno de admirarse, así como el juego de pelota, que silencioso parece esperar su siguiente evento.

Siguiendo las señalizaciones desde Dzibanché, se llega por los caminos de la selva a Kinichná, “La Casa del Sol”, a poco más de un kilómetro de distancia. Aquí sin duda sobresale la espectacular acrópolis, que en su parte alta presume un bello templo abovedado, que conserva prácticamente intactos sus frisos de estuco con diseños solares. Escalinatas, columnas, templos, terrazas, y muchas otras estructuras forman un conjunto portentoso, digno de esta grandiosa civilización y de la sabiduría de los itzáes.

La Laguna de Chakambakam

El broche de oro de esta experiencia es la visita de la espléndida Laguna de Chakambakam. Este espléndido cuerpo de agua es hábitat de cocodrilos Moreletti, de aves migratorias de todo plumaje y de una diversa fauna endémica.

Llegar con la puesta del sol es sin duda el mejor momento en este lugar mágico de una calma de final del mundo. El recorrido en kayak por la laguna regala sensaciones espléndidas, el periplo requiere de sigilo y silencio para no ahuyentar la fauna que se encuentre en los alrededores. Con los últimos momentos de luz, el escenario empieza a iluminarse con millones de luciérnagas que se confunden con las estrellas, y los cocodrilos con sutileza y recato se alejan entre los carrizos de las embarcaciones intrusas que recorren el lago, por los túneles naturales de arboledas cercanas a las orillas. Así, la noche transcurre sobre estas aguas plácidas como un momento excepcional en estas tierras de los ancestrales habitantes del Mayab.

En fin, un viaje por estos rincones maravillosos entre los senderos misteriosos del Mayab es una experiencia que se quedará contigo toda la vida. Quizá no logres desentrañar los secretos de los sabios itzáes, pero estarás muy cerca de sus descendientes, de los mayas de hoy, que llevan consigo los conocimientos ancestrales de los habitantes de estos parajes de excepción.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos