Yuriria, entre los Pueblos Mágicos de Guanajuato

Yuriria, entre los Pueblos Mágicos de Guanajuato

Entre los Pueblos Mágicos de Guanajuato, Yuriria se distingue por su invaluable patrimonio arquitectónico y su cercanía con la naturaleza.

En la Ruta de los Conventos del estado de Guanajuato, frente a una hermosa laguna artificial y vecino de la zona de volcanes las Siete Luminarias, se yergue el Pueblo Mágico de Yuriria, que guarda celosamente un patrimonio de joyas arquitectónicas novohispanas, y las ricas tradiciones autóctonas siempre presentes en los caminos de Guanajuato.

Los orígenes de Yuriria se remontan a los tiempos prehispánicos de sus habitantes purépechas, que bautizaron este rincón como Yuririapúndaro, que quiere decir “Lago de Sangre”, porque en algún momento existía una laguna con aguas rojizas instalada en alguno de los cráteres extintos de la zona.

La ciudad que hoy conocemos fue fundada en 1540 por fray Pedro de Olmos, pero fue hasta 1560  que se constituyó oficialmente como la comunidad de San Pablo Yuririapúndaro. Resulta importante señalar que Yuriria es de los municipios más antiguos de Guanajuato, aquí se estableció la primera mina del estado, conocida como San Bernabé.

El Pueblo Mágico se encuentra muy cerca de Valle de Santiago, y desde la ciudad de Irapuato se necesita menos de una hora de trayecto para llegar a este bello poblado.

Pueblos Mágicos de Guanajuato: pasearse por Yuriria

Perderse por los nostálgicos callejones de Yuriria es todo un placer. De los gruesos portales de las casonas se alcanzan a escuchar los rumores de manos laboriosas que elaboran calzados y pieles, y tejidos en punto de cruz. Las tortillas hechas a mano y las delicias gastronómicas caseras contribuyen a los aromas siempre característicos de los pueblos mexicanos. Y al final de los callejones, siempre hay portentos arquitectónicos que recuerdan la evangelización y la bonanza minera.

El Templo y Ex Convento Agustino de San Pablo es una de las joyas de la Ruta de los Conventos de Guanajuato, y es magnánimo. Erigido en 1599, este edificio ya era considerado en su tiempo como uno de los más impactantes, por sus refinadas ornamentaciones que contrastan con sus muros de características medievales. Su fachada de estilo plateresco elaborada en cantera es excepcional, al interior sus perfiles góticos son de inmaculada belleza, y el claustro del convento tampoco tiene desperdicio. Hoy es un museo que alberga obras coloniales y objetos prehispánicos de gran valor.

Continuando tu paseo encontrarás otros tesoros arquitectónicos, como el Templo del Señor de la Salud (siglo XVII), o el Templo del Santo Sepulcro. Te impresionarán el Templo de la Purísima, el Templo de San Antonio y el Templo de la Preciosa Sangre de Cristo con su hermoso campanario.

Cuando llegues a la Capilla de Santa María (siglo XVI) estarás a orillas de lago, y será el momento de regodearte con la naturaleza de Yuriria, en medio de las imponentes postales de los volcanes extintos que rodean este cuerpo de agua, que en su momento fue la obra hidráulica más importante de Latinoamérica.

La lancha resulta el mejor medio para escudriñar los horizontes de la laguna y llegar hasta sus bellas islas. Desde ahí tendrás panoramas excepcionales para admirar las aves endémicas y migratorias de la región, y será el lugar ideal para organizar tus expediciones a pie o a caballo.

En los alrededores de Yuriria

Yuriria ofrece en sus alrededores destacadas alternativas para aquellos viajeros que gustan ir un poco más allá. Podrás dirigirte al pueblo de Salvatierra, que tiene entre sus atractivos al Templo y Convento de las Capuchinas, cuyo estilo barroco es excepcional. También muy cerca de Yuriria, en el poblado de Acámbaro esta el Templo y Convento de San Francisco (siglo XVIII), cuyo altar mayor y su fuente mudéjar son obra destacadas.

No podrás irte de Yuriria sin descubrir las Siete Luminarias del Valle de Santiago, que están muy cerca del pueblo. Sus cráteres volcánicos tienen senderos y ciclopistas que te permitirán conocer las pinturas rupestres de la zona. El Rincón de Parangueo es un pequeño poblado con un cráter al que se accede por un túnel artificial de 400 metros, que te lleva hasta una laguna que descansa en su interior. Aquí podrás verte cara a cara con coyotes, gatos monteses, víboras y conejos.

Otro cráter que vale la pena es la Hoya de Álvarez, que destaca por tener en su interior campos de siembra y un pequeño poblado encaramado en las paredes del cráter, con medio centenar de casas. Y si sigues haciéndole caso a tu intuición, llegarás hasta la Hoya de Piedra, la Hoya de Solís y finalmente la Hoya de San Nicolás de Parangueo. No te sorprendas si al interior de estos cráteres te encuentras con pinturas rupestres, petrograbados, y entierros purépechas de milenarios precedentes.

Yuriria tiene todo para los viajeros más exigentes, unos días en la región te dejarán recuerdos y sensaciones indelebles; sólo entonces sabrás lo que es andar por los míticos caminos de Guanajuato.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos