Visita Irapuato, la casa de las fresas

visita Irapuato, la casa de las fresas

Irapuato, en Guanajuato, es una ciudad envuelta en un aroma frutal y fresco; no por nada se le conoce como la casa de las fresas.

En la región del Bajío, en Guanajuato, se encuentra la ciudad de Irapuato, cuyos horizontes de tierras fértiles, de sembradíos, y hortalizas son su tarjeta de presentación. Desde tiempos prehispánicos, estas llanuras  fueron la principal abastecedora de alimentos de toda la región.

Ya en épocas de la Colonia, la ciudad fue creciendo con hermosos perfiles urbanos. Templos, edificios públicos, plazas y jardines, fueron conformando un señorial centro histórico que hoy los irapuatenses disfrutan y comparten con los visitantes de la Capital de la Fresa.

Irapuato, la casa de las fresas

Al pie del Cerro de Arandas, entre los ríos Silao y Guanajuato, Irapuato fue fundada en 1547. Fungió como villa hasta 1893, año en que recibió el título de ciudad. Ya desde aquellas épocas la vocación agrícola e industrial que hoy distingue a la entidad fue dando como resultado el florecimiento de las primeras exposiciones agrícolas, y ferias industriales y artesanales.

Con la llegada del ferrocarril se abrieron importantes fábricas, llegó maquinaria pesada y se empezó a fundir hierro. Y así paulatinamente fueron apareciendo las empresas cerveceras, las automotrices, las zapateras, entre varias otras más.

En la zona también se trabajaban el algodón y la lana con la realización de magníficos rebozos y sarapes multicolores, y también los ebanistas elaboraban espléndidos trabajos en muebles y tallas en madera. Asimismo, fantásticos trabajos de herrería irrumpen en la escena.

El Centro Histórico de Irapuato

La visita al Centro Histórico de Irapuato puede iniciar en la espectacular Plaza de los Fundadores, con su enorme explanada que recuerda los amplios espacios públicos prehispánicos. Preside el espacio el magnífico Templo de Nuestra Señora de la Soledad, del siglo XVIII, con su pétrea presencia de cúpula blanca. En su interior descansa la Virgen de la Soledad, patrona de Irapuato.

A un costado del templo hay un bello mural histórico, y en el centro de la plaza destaca la hermosa Fuente de los Caracoles, que es todo un ícono de la ciudad. Al otro costado de la plaza, en lo que fuera el antiguo Colegio de la Enseñanza hoy se yergue la señorial Presidencia Municipal de atmósfera neoclásica, con un espacioso patio rodeado de bellas arquerías. En el interior, es muy sobresaliente el Mural de las Revoluciones, del maestro Salvador Almaraz.

Frente a la plaza, del otro lado de la calle Fernando Dávila, está el entrañable Templo del Hospitalito, que es el más antiguo de la ciudad. Se le conoce con ese nombre porque cuando fue construido, en 1550, era la capilla anexa del Hospital de Indios. Frente a la fachada barroca del templo destaca la escultura de don Vasco de Quiroga, más conocido por los lugareños como Tata Vasco; y a un costado se yergue imponente el hermoso Mural de los Orígenes, realizado por el maestro guanajuatense Salvador Almaraz. La obra narra el encuentro de dos culturas.

Sobre la avenida Juárez está el Jardín Hidalgo, que vio la luz en el siglo XIX. La plaza se engalana con un bello quiosco y su torre del reloj; a un costado, son de imponente presencia los templos barrocos de la Tercera Orden y el de San Francisco, ambos del siglo XVIII.

Continuando por la calle Juárez se alcanza la hermosa y concurrida Plazuela Hidalgo, que ostenta las emblemática Fuente de Aguas Danzarinas. Por las noches, deslumbra con sus tonos multicolores y sus ritmos juguetones. En la plazuela también destacan la Catedral de la Inmaculada Concepción, del siglo XVII, y no menos interesantes son el Templo de San José y la Fuente de los Delfines que Maximiliano de Habsburgo regalo a los irapuatenses.

Eventos y la mesa irapuatense

En el Inforum Irapuato, que es un moderno e innovador centro de exposiciones, las convenciones, congresos, y ferias ocurren todo el año, porque sin lugar a dudas la ciudad hoy es uno de los más  importantes centros industriales y agroalimentarios de nuestro país. En este contexto, cada año se celebra la Feria de las Fresas, con muestras gastronómicas, conciertos, corridas de toros, palenques y la coronación de la Reina de la Ciudad.

Los aromas de los campos y hortalizas de la región inspiran a las cocinas  irapuatenses: los tamales de nata y de ceniza son una delicia, las gorditas de garbanzo y de migajas son gloriosas, las enchiladas mineras inolvidables, los nopalitos al pastor y las tostadas de cuerito son elixires de estos valles purépechas, y para acompañar, los atoles de hoja de cacao o de miel de agave son espectaculares.

Irapuato es un destino sin duda atractivo para tu próximo viaje a Guanajuato. Esta región de fresas, nardos, y aromas dulces de frutos y flores multicolores, es un oasis fantástico de joyas coloniales, tradiciones, y gastronomía suculenta. Puedes estar seguro que en este rincón guanajuatense obtendrás mucho más de lo que esperas.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos