Un viaje enigmático a la laguna de Catemaco

un viaje enigmático a la laguna de Catemaco

Acompáñame a emprender uno de los viajes más exóticos y enigmáticos, hacia la laguna de Catemaco en Veracruz.

En la enigmática región de Los Tuxtlas, en Veracruz, se encuentra la laguna de Catemaco entre exuberante vegetación selvática, islas pobladas de exótica fauna y senderos mágicos. La región, famosa por sus brujos, regala sensaciones intensas desde el primer momento. ¿Te gustaría conocer más?

La laguna de Catemaco desde el pueblo

Una de las primeras cosas en aparecer cuando llegas al pueblo de Catemaco, es su Basílica de la Virgen del Carmen, de una fachada tan intensamente blanca, que puede verse desde cualquier punto del poblado.

En el jardín central del pueblo, faroles iluminan los andadores llenos de bancas donde la gente se sienta a descansar y observar su alrededor. En las calles de alrededor, se van descubriendo discretos anuncios de los brujos y sanadores que ofrecen limpias con hierbas medicinales, ungüentos y brebajes de la casa, y conjuros de todo tipo que prometen la sanación. Estos rituales se han perpetuado de generación en generación.

Después de un agradable paseo por el jardín central, el rumbo es hacia el malecón que está a orillas de la bella Laguna de Catemaco. Desde aquí podrás admirar horizontes montañosos, de selvas e islas exóticas que te dejarán sin aliento.

Podrás observar a los pescadores ocupados en sus labores, atrapando con sus redes mojarras, lobinas y charales, que son los productos de diario. Los comerciantes de los puestos y comedores alrededor también están activos. La playa Espagoya y el Puente Canseco son de visita obligada.

No dejes de probar algunas de las delicias del lugar: tegogolos (caracoles de la laguna) preparados con una salsa picante, o los charales fritos con un toque picosito. Debajo de palapas, al pie de la laguna los restaurantes locales ofrecen sus platillos típicos al viajero: carne de chango ahumada, que en realidad es carne de puerco preparada, y la anguila en salpicón son una delicia.

Las excursiones a las islas

Una de las mayores atracciones en Catemaco es poder navegar en su laguna hasta sus hermosas islas, habitadas por exótica flora y fauna. Para ello, puedes embarcarte en el malecón, donde los lugareños ofrecen sus servicios de lanchas  y excursiones.

La isla más cercana es la Isla de las Garzas. Cientos de garzas blancas, gavilanes pescadores, gallinetas y otras aves habitan esta pequeña ínsula, por lo que el bullicio es impresionante. Pero no lo malinterpretes, el espectáculo es imperdible; la belleza del momento es simplemente inolvidable.

Un poco más lejos están las islas de los monos. La de Agaltepec es la más grade y espectacular; en ella habitan los monos saraguatos o aulladores, a los que podrás ver saltando entre las copas de los árboles, y profiriendo sus característicos gritos, sin importarles la presencia humana.

Más adelante está la isla que alberga a los monos araña. Estos disfrutan de la orilla de la laguna y se muestran amigables con las visitas inesperadas. También en esta isla se pueden ver algunos cocodrilos, lagartos y tortugas. Finalmente, en otra de las islas se hallan los monos macacos, que fueron traídos desde Asia. A ellos también les gustan playas de la isla, pero se incomodan más fácilmente con las visitas.

Reserva Ecológica de Nanciyaga

No puedes irte de Catemaco sin visitar la Reserva Ecológica de Nanciyaga. Enclavado en un marco tropical, aquí se puede transitar por veredas en medio de la selva a través de puentes colgantes, lo que resulta una experiencia como pocas en la vida. Manantiales de aguas minerales, piezas prehispánicas olmecas, monos saraguatos y aves de colores son los habitantes de este paraíso.

En el lugar se puede visitar una pequeña reserva de cocodrilos que resulta muy interesante. La variedad de plantas y árboles es fascinante; amates, pochotas, caobas, y decenas de especies de árboles tropicales se pueden ir descubriendo por toro el lugar.

En el embarcadero de la reserva se pueden alquilar kayaks para navegar por la laguna. No te vayas sin experimentar el magnífico temascal que ofrecen los locales, con hierbas aromáticas y medicinales. Además, el barro de la zona tiene propiedades minerales muy benéficas para tu piel, por lo que también puedes pedir que te hagan algún tratamiento facial. Y desde luego, también encontrarás a brujos y sanadores, dando consultas y limpias a los transeúntes.

Lo más impresionante de la reserva es su espléndido entorno natural enmarcando la laguna. La experiencia en Nanciyaga es única, no debes de perdértela.

En fin, la Laguna de Catemaco en Veracruz te llenará de emociones y sensaciones intensas. Si te es posible, procura pasar por lo menos una noche en alguna de las cabañas al pie de la laguna, para poder disfrutar plenamente de la atmósfera de la selva tropical. La aventura se quedará para siempre contigo.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos