Turismo en la Ciudad de México: rutas de Milpa Alta

Turismo en la Ciudad de México: rutas de Milpa Alta

El turismo en la Ciudad de México aún goza de paisajes naturales en los rincones más escondidos de la urbe. Hoy te presentamos Milpa Alta.

La Ciudad de México es una de las metrópolis más grandes y habitadas del mundo, pero todavía quedan recovecos donde las tradiciones atávicas siguen vivas, y sus lugares naturales son espacios excepcionales para quienes disfrutan de los paseos y las aventuras.

Y es que detrás de las nopaleras de Milpa Alta todavía se pueden descubrir esos paisajes del México antiguo que José María Velazco plasmó en sus lienzos, aquellos de la época del Cine de Oro Mexicano que captó con la lente el maestro Gabriel Figueroa, dejando para la posteridad los mejores paisajes de nuestro país.

A lo lejos, la Mujer Dormida y el Popocatépetl son la última referencia, y antes están entre caminos rurales, magueyales y milpas ancestrales, los doce pueblos de la demarcación que en su mayoría son de origen náhuatl y conservan su lengua y tradiciones.

Turismo en la Ciudad de México: tesoros de Milpa Alta

Milpa Alta es consciente de su riqueza, y conserva celosamente su rico patrimonio cultural y natural. Incluso la delegación recientemente diseñó interesantes rutas para los viajeros, tomando en cuenta todas las zonas naturales y rurales de la demarcación. En la oficina de turismo de la Delegación se pueden obtener mapas detallados de las rutas.

En la ruta ecoturística hay lugares de excepción como el Centro de Educación Ambiental Tepenáhuac, donde el visitante puede disfrutar de agradables paseos, aventurarse más lejos con las bicicletas de montaña, volar en las tirolesas, pernoctar en los espacios para campismo, aprovechar las cabañas para pasar noches idílicas, y participar en talleres ambientales y de sustentabilidad, y al final incluso disfrutar de los temascales tradicionales.

La ruta del nopal no es menos interesante, en ella el viajero disfruta de panoramas fantásticos además de conocer con guías de la zona los tradicionales sembradíos en terrazas prehispánicas, o cuestiones que tienen que ver con la agricultura orgánica, además de conocer parcelas de nopal certificadas.

La ruta zapatista es sin duda una de las más atractivas, sobre todo si se toma en cuenta que los doce pueblos originarios de Milpa Alta se identificaron con el zapatismo en épocas de la Revolución Mexicana; en San Pablo Oztotepec se ratificó el Plan de Ayala, síntesis ideológica del movimiento revolucionario. Esta ruta es una muy buena oportunidad para acercarse a las comunidades y conocer de cerca sus tradiciones.

La ruta del mole bien vale la pena. Aunque incluye varias comunidades, el mejor lugar es San Pedro Atocpan, conocido como la Capital del Mole. En este poblado la variedad de recetas tradicionales es inimaginable: mole negro y verde con guajolote o pato, mole amarillo con puerco, mole verde con pollo, romeritos con mole almendrado, enchiladas con mole, y conejo enchilado en adobo, son sólo algunas de las delicias. En el mes de octubre, la comunidad es visitada por más de 600 mil personas cada año, para participar de la Feria del Mole, un evento imperdible para sibaritas y conocedores del buen mole. En San Pedro existen más de 40 locales que venden una variedad sorprendente de moles, y más de 30 restaurantes de primera nivel que sirven todas las recetas tradicionales.

La ruta de la salud también es muy interesante, sobre todo para quienes se interesan en las raíces culturales de la región, en el uso de la herbolaria y de las plantas medicinales, y por supuesto en los revitalizantes temascales.

Los Globos de Cantoya en San Agustín Ohtenco

En Milpa Alta existe una interesante tradición con los globos de Cantoya, y para vivir una experiencia diferente con este tema conviene visitar la comunidad de San Agustín Ohtenco, muy cerca de San Pedro Atocpan, durante los dos primeros días de noviembre.

Como en todo México, el día de Todos los Santos la gente se prepara para recibir las ánimas, arregla las tumbas, los altares, y se vela en el cementerio. Pero aquí además se lanzan globos de Cantoya para guiar a los muertos en el camino hacia el mundo de los vivos. La tradición dice que las almas se guían con los globos y arriban directamente al altar o a la casa que alguna vez fue su morada.

Este ritual se celebra en la plaza cívica de San Agustín Ohtenco; cientos de participantes elaboran sus globos con papel de China, para elevarlos en una postal alucinante. Los globos se elevan por los aires en un espectáculo multicolor, algunos son enormes, con más de 800 pliegos de papel.

El primero de noviembre se sueltan los globos más pequeños para los niños difuntos, y el 2 los más grandes. Algunos globos tienen formas de animales, otros son figuras geométricas o simplemente grandes cubos luminosos que se pierden en la infinita bóveda celeste ante la algarabía de los asistentes, que con esto comulgan con sus familiares difuntos.

Milpa Alta es un universo rico, sorprendente y entrañable. No dudes en acercarte a esta región de paisajes melancólicos, tradiciones ancestrales y gastronomía portentosa, puedes estar seguro de que la experiencia resultara todo un éxito.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos