Turismo en el Barrio de los Sapos, Puebla

Turismo en el Barrio de los Sapos, Puebla

El Barrio de Los Sapos en plena ciudad de Puebla, es una zona típica y muy apreciada en la Angelópolis, por la fuerte tradición que alberga.

En el corazón de la ciudad de Puebla, existe un barrio muy típico sin duda de visita obligada en la Angelópolis. El Barrio de Los Sapos es uno de los destinos predilectos de las familias poblanas, donde curiosean entre un mundo de antigüedades, muebles rústicos, obras de arte antiguas y modernas, objetos de talavera, artesanías de latón y papel maché, lámparas, carretas de época, fotografías antiguas, libros, discos, y un sinfín de extravagancias más.

Los fines de semana los tianguis salen a las calles acompañados de música, folklor y la suculenta gastronomía poblana. Te invitamos a pasear por este barrio singular para que descubras esta tradición auténticamente poblana.

El Barrio de los Sapos

Este barrio obtuvo su particular nombre porque en épocas novohispanas entre los charcos de agua que dejaba el río San Francisco, el agua que derramaban las curtidurías que proliferaban en la zona, los desechos de los molinos y demás remanentes estancados, hicieron que los sapos y ranas escogieran este rumbo de la ciudad como su hábitat preferido.

El barrio de Los Sapos se encuentra alrededor del callejón homónimo, que en realidad es la calle 6 Sur. Aquí es donde surgió el tianguis original; los comerciantes de antigüedades establecidos en la zona un buen día decidieron sacar sus mercancías a la calle, y a partir de entonces se vino una explosión impresionante de artesanos, artistas y establecimientos.

Los primeros pasos desde el zócalo

El zócalo de la ciudad es el mejor lugar para iniciar tu paseo por el barrio de Los Sapos, entrando por el callejón de la Fuga de don Porfirio, donde empieza el color y el bullicio de los comerciantes de artesanías. En la calle 3 Oriente empezarás a descubrir los muebles rústicos, y un poco después toparás con el callejón de Los Sapos, donde encontrarás las mejores tiendas de antigüedades. Desde las calles empiezan a estar invadidas de todo tipo de objetos.

En tu paseo encontrarás negocios que ofrecen piezas de arte religioso, locales de joyería fina y de réplicas de pinturas famosas. En algún momento encontrarás una bella plaza colonial donde podrás refrescarte en las terrazas de los restaurantes y cafés. Después podrás continuar por la calle 5 Oriente, donde se encuentran varias de las antigüedades más cotizadas.

En el bulevar 5 de Mayo encontrarás los talleres de ebanistas y escultores que  trabajan con singular maestría réplicas de piezas barrocas. En la esquina de la calle 5 Oriente y el callejón de Los Sapos se encuentra la famosa cantina La Pasita, un alto obligado para completar satisfactoriamente el recorrido.

Después puedes seguir tu camino por intuición, perdiéndote por los callejones encontrarás una infinidad de objetos raros e increíbles. Miniaturas delicadas, pinturas antiguas, estatuillas de bronce y esculturas de madera, armas de época, herramientas, frascos de boticas antiguas, instrumentos musicales, fonógrafos auténticos funcionando, vajillas de Talavera y porcelana, libros maravillosos, juguetes, y hasta un púlpito de alguna capilla antigua.

Sin duda, el tianguis de Los Sapos es para quien aprecia las antigüedades o busca un extravagante objeto decorativo, algún libro incunable, o simplemente para los que les gusta curiosear y pasar un buen rato. También es un buen pretexto para acercarse a la rica tradición artesanal poblana.

La gastronomía en Los Sapos

En el tianguis y sus alrededores se encuentra la más auténtica cocina poblana, desde una simple comida corrida hasta platillos refinados. En verano los chiles en nogada son imperdibles, igual que el mole poblano con pollo, el mole de cadera que lleva carne de chivo, los huauzontles capeados con queso y salsa de pipián. Hasta botanas como las patitas de puerco capeadas o las gorditas rellenas de frijol con hoja de aguacate son de otro nivel.

Para acompañar, el champurrado y los rompopes poblanos son la combinación ideal. Si quieres endulzarte un poco la vida antes de partir, el piñón con leche quemada, los limones rellenos de coco, las frutas cristalizadas, y los jamoncillos harán el trabajo.

En fin, en tu próximo viaje a la ciudad de Puebla no dejes de acercarte a este rincón tan tradicional, seguramente no regresarás con las manos vacías.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos