San Juan del Río y sus haciendas

San Juan del Río y sus haciendas

A sólo 150 kilómetros de la Ciudad de México, se encuentra la hermosa ciudad de San Juan del Río en el estado de Querétaro.

Además de los tesoros arquitectónicos coloniales que alberga la ciudad, esta región del Bajío tiene decenas de distinguidas haciendas en lo que fuera el Camino Real de Tierra Adentro, que son la mejor excusa para incursionar por los caminos que conducen hasta la capital del estado.

En San Juan del Río

La ciudad de San Juan del Río se tiene que caminar con calma y mucha curiosidad, para descubrir cada uno sus tesoros coloniales al final de los callejones empedrados.

En la calle Juárez, el Templo del Santuario conserva su emblemática fachada desde tiempos inmemoriales, y el Templo de Santo Domingo de interiores barrocos es de las máximas joyas de la ciudad. El Beaterio de las Hermanas Terceras es otro de los edificios  que guarda secretos centenarios, y el Templo de San Juan de Dios con su deslumbrante cúpula y su campanario es igualmente icónico.

Pero no se puede dejar la ciudad sin conocer el inusual Museo de la Muerte, en el antiguo cementerio. De igual modo, en el río San Juan, el Puente de la Historia que data de principios del siglo XVIII es un ícono de la ciudad; por aquí cruzaron los insurgentes en la Independencia, y posteriormente revolucionarios y reformistas.

Es recomendable tomar los tours de leyendas que ofrece la ciudad, deambulando por sus calles. Los recorridos por las casonas y las plazas de San Juan del Río con los guías que van narrando épicas historias justo en los lugares donde ocurrieron los hechos, es una de las mejores maneras de adentrarse en la intimidad de la localidad.

Las haciendas de los Caminos Reales de Tierra Adentro

Los recorridos por las haciendas de la región son sin duda el atractivo más interesante de los alrededores de San Juan del Río. El Camino Real de Tierra Adentro y sus brechas aledañas, llevan hacia varias haciendas de majestuosas fachadas, portales, habitaciones, salones, patios y jardines.

Entre las más conocidas se encuentra la Hacienda de La Venta (1585), que fue lugar de hospedaje para los viajeros del Camino de la Plata; hoy, la bella construcción es un lujoso hotel. La Hacienda La Llave, también del siglo XVI, es otra de las propiedades que sorprenden por su presencia; mucho tiene que ver con que Agustín de Iturbide adquirió la propiedad en 1858, y la enriqueció con elegantes acentos que le hicieran recordar la majestuosidad del Palacio de Versalles. Su interior alberga un interesante museo con muebles de época, y con exposiciones que acercan al visitante a los pasajes históricos más importantes de nuestro país.

La Hacienda de San Gil también vale la pena ser visitada; aquí la naturaleza fue pródiga, y los patios y jardines de la propiedad son espectaculares. En uno de los jardines está una mítica arboleda donde eran ajusticiados los rebeldes revolucionarios en épocas de la Independencia.

Presa de la Constitución de 1917

Muy cerca de San Juan del Río se encuentra la Presa de la Constitución de 1917, frente a la bella Sierra El Rincón. Las aguas de la presa se pueden recorrer en lanchas de motor o remo, y cubren casi totalmente la Hacienda de La Estancia.

En este lugar podrás disfrutar de magníficos restaurantes de antojitos mexicanos, y de las terrazas que ofrecen paisajes maravillosos. Frente a la presa también está la Hacienda Galindo, que perteneció en el siglo XVI al encomendero Juan Jaramillo, esposo de La Malinche. La arquitectura y el entorno natural de esta propiedad son una divinidad. Hoy el lugar es un hotel, pero la visita al edificio y sus recintos está abierta a todo público.

Escápate un fin de semana a San Juan del Río y regodéate con sus paisajes y sus impresionantes vestigios coloniales, puedes estar seguro de que obtendrás mucho más de lo que esperas.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos