Rutas fantásticas en la Península de Baja California

Rutas fantásticas en la Península de Baja California

En la Península de Baja California se pueden descubrir algunos de los paisajes más espectaculares de nuestro país.

De acuerdo a crónicas del siglo XVI, en tiempos de la Colonia, se creía que la península era una isla a un costado del Paraíso Terrenal, habitada por amazonas gobernadas por la reina Calafia. Si bien esto no es del todo cierto, Baja California sí cuenta con algunos de los hábitats más fantásticos de México.

Desiertos, montañas, bosques y costas son los escenarios que este territorio lejano e indómito ofrece a los más avezados viajeros. Aquí te dejamos algunas propuestas de rutas para que te acerques a las entrañas de los maravillosos ecosistemas de la península, y descubras los recovecos más íntimos de esta región.

Sierra de San Pedro Mártir en Baja California

Para esta ruta conviene hospedarse en Ensenada y disponer de por lo menos 3 días para la excursión. Desde Ensenada es muy fácil llegar al Parque Nacional Sierra San Pedro Mártir. Esta serranía de bosques de coníferas, abetos, cipreses, alamillos y chaparrales ofrece algunos de los panoramas más hermosos de la península.

Al recorrer las veredas que  llevan hacia el Picacho del Diablo, con sus más de 3 100 msnm, podrás encontrarte con venados, borregos cimarrones, pumas, gatos monteses, águilas reales, búhos, mapaches, ardillas, colibríes y decenas de hermosas especies endémicas. El Picacho del Diablo es la cumbre más alta de la península, y uno de los retos más atractivos para escaladores. Sin embargo, para subir es indispensable contar con un guía acreditado por las oficinas del parque.

En las más de 70 000 hectáreas con las que cuenta el parque, existen senderos para hacer caminatas hasta miradores excepcionales. En el mirador del Altar se pueden ver al mismo tiempo el Océano Pacífico y el Mar de Cortés; sin duda, uno de los panoramas más extraordinarios. Del lado del Pacífico las postales también son hermosas.

En San Pedro Mártir se encuentra el Observatorio Astronómico Nacional, al cual puedes acceder después de un trámite muy sencillo, para asomarte  a la bóveda celeste y aún más allá. Descubrirás los secretos mejor guardados del espacio, lugares a miles de años luz de distancia, incluso cuerpos celestes que desaparecieron hace tiempo y que todavía se pueden observar. Cometas, planetas, estrellas, nebulosas, agujeros negros, supernovas, cúmulos estelares, satélites y más, te esperan en esta experiencia increíble.

En el parque también hay cabañas y áreas para acampar, para lo que conviene que traigas agua y comida desde San Telmo o San Vicente, ya que en el parque a veces es complicado abastecerse de lo necesario para una estancia prolongada.

El Valle de los Cirios en la Península de Baja California

El Santuario de Protección de Flora y Fauna Valle de los Cirios es una enorme región de 25 000 kilómetros cuadrados, que va desde la costa del Mar de Cortés hasta el Océano Pacífico, y desde Cataviña hasta los límites con el estado de Baja California Sur.

El mejor lugar para empezar la expedición es Cataviña, que es la entrada natural de esta área protegida. En este pequeño pueblo, a poco más de 300 kilómetros de Ensenada, encontrarás buenos lugares para hospedarte y abastecerte para tus excursiones.

Los paisajes y escenarios  de este santuario natural son majestuosos. Formaciones rocosas espléndidas, cardones, pitayas y saguaros gigantes, conviven con cuevas enigmáticas que resguardan pinturas rupestres, misiones como la de Santa María y San Borja, y pueblos mineros fantasmales como Calmallí y El Mármol. En los ranchos de Las Codornices y San Francisco hallarás atractivas cabañas para hospedarte, y guías experimentados para las expediciones más extremas.

Los silencios absolutos, las siluetas de cactáceas centenarias, los colores de los amaneceres y atardeceres, y los horizontes infinitos de este ecosistema desértico, se quedarán contigo por mucho tiempo.

Cañón de Tabor en Baja California Sur

El Cañón de Tabor está a sólo 15 kilómetros de Loreto, en Baja California Sur, y es un escenario natural espléndido para los aventureros más avezados. En la Sierra La Giganta se yergue una de las regiones de cañones más emblemáticas de la península, con desfiladeros, crestas, cuevas y ríos que quitan el aliento. Estar aquí es como estar en un entorno de otro mundo; sin crónicas, sin leyendas, sin tiempo, simplemente un paisaje olvidado en lo más recóndito de nuestra geografía.

Las caminatas por esta zona requieren de una buena condición física y experiencia en el montañismo. La aventura incluye escalar enormes rocas, saltar en pozas naturales, recorrer ríos y arroyos en profundas cañadas, y alcanzar miradores en las alturas que regalan postales fantásticas del Mar de Cortés y  la costa con Puerto Escondido y Loreto.

La ruta requiere de todo el día, y al final hay que regresar a Loreto, ya que en el trayecto no existen lugares para la pernocta. El agua en abundancia y los víveres son necesarios, así como cuerdas, calzado apropiado, y otros implementos que el guía habrá de supervisar.

Regálate este viaje a las míticas tierras perdidas de la Península de Baja California. Así como los primeros expedicionarios, quedarás maravillado de estos páramos misteriosos, con esa sensación de haber llegado al lugar más recóndito del planeta.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos