Regiones naturales de Puebla: Tehuacán

Regiones naturales de Puebla: Tehuacán

Tehuacán es una de las regiones naturales de Puebla más queridas, por sus manantiales de aguas minerales, sus vestigios fósiles y su reserva natural.

En el estado de Puebla, a poco más de cien kilómetros de la capital, se encuentra la hermosa ciudad de Tehuacán. Sus santuarios naturales en la maravillosa Reserva de la Biosfera de Cactáceas Gigantes, sus vestigios prehispánicos de la cultura popoloca,  y su arquitectura colonial, la convierten en uno de los lugares más apreciados del estado.

Tesoros arquitectónicos de Tehuacán

Tehuacán es rica en lo que a tesoros arquitectónicos se refiere. Para empezar, el bello Parque Juárez alberga algunos de los edificios más interesantes, como la emblemática Catedral de la Inmaculada Concepción (siglo XVII), cuya fachada de piedra y adobe con columnas es hermosa.

Aquí mismo está la Casa de los Altos, que hoy es la Presidencia Municipal. Su inspiración morisca de arcos y azulejería es exquisita, y en su interior el mural “Tehuacán y sus cinco regiones” relata pasajes históricos de la entidad. A dos cuadras de la catedral, el Ex Convento de San Francisco (siglo XVI) también merece tu atención. El altar mayor de su capilla es muy interesante, así como las celdas de los frailes y los salones que conservan muebles y enseres de la época.

En la calle de Reforma Norte, el Ex Convento del Carmen es otra visita recomendable; el edificio del siglo XVIII es hoy el Museo del Valle de Tehuacán. Sin menospreciar las exhibiciones de máscaras, cerámicas, y vestigios históricos del valle, sin duda lo que se lleva las palmas son las exposiciones sobre el maíz, pues aquí se encuentra la mazorca más antigua del continente: la mazorca de Teozintle.

Regiones naturales de Puebla

No podrás dejar Tehuacán sin conocer los orígenes de sus manantiales. A sólo 5 minutos del centro de la ciudad están los famosos manantiales Peñafiel y Garci-Crespo; el museo del sitio te ilustrará sobre los orígenes y el uso de estos manantiales con propiedades curativas, que yacen aquí desde tiempos prehispánicos. También podrás conocer los jardines y las maquinarias de diferentes épocas. Pero lo más importante, podrás ir al lugar del nacimiento de estas aguas, en el Chorrito, donde podrás tomar de primera mano el agua que procede de las entrañas de la tierra, ininterrumpidamente desde hace millones de años.

Tampoco dejes de visitar la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, que es de las más ricas en biodiversidad de nuestro país. Muy cerca de la ciudad, la reserva es de muy fácil acceso. Tu primer alto en el camino debe ser la pequeña comunidad de San Antonio Texcala, donde encontrarás decenas de talleres que trabajan el ónix y el mármol de la región.

El siguiente lugar que merece tu atención en esta ruta es Zapotitlán-Salinas, donde desde tiempos prehispánicos se procesa la sal del subsuelo. Además, en la zona está el hermoso Jardín Botánico Helia Bravo Hollis, con una variedad de cactáceas impresionante. Los senderos de este parque regalan todo el esplendor del Cerro de Cuthá, que fue sagrado para los popolocas.

Siguiendo la ruta, te encontrarás con la comunidad de San Juan Raya, que tiene un Museo Paleontológico de visita obligada. Desde aquí parten los recorridos al Santuario de Cactáceas Gigantes, donde podrás ver impresionantes fósiles marinos e incluso huellas de dinosaurios. En la zona hay cabañas para pasar la noche, si así lo deseas.

Tehuacán te depara grandes sorpresas, no dudes en este destino cuando planees tus próximas vacaciones con toda la familia. Muy buen viaje.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos