Regiones de Zacatecas: Jerez, Pueblo Mágico

Regiones de Zacatecas: Jerez, Pueblo Mágico

Jerez es una de las regiones de Zacatecas con más cultura y tradición del estado, y lugar de nacimiento de uno de los poetas más representativos de México.

El Pueblo Mágico de Jerez, a poco más de media hora de la capital zacatecana, es una joya colonial de cultas evocaciones. Fundada en el siglo XVI, Jerez mantiene intacta su distinción y altivez en las fachadas de sus casonas y edificios públicos con balcones de hermosas herrerías, en sus plazas y jardines, en sus ricas tradiciones, y en sus espacios culturales que recuerdan que en esta tierra nació el gran poeta Ramón López Velarde.

Y es que en Jerez la cultura y las distintas expresiones del saber son su principal distintivo, como lo demuestran sus noches en el Teatro Hinojosa, el popular tamborazo y la banda zacatecana en sus plazas principales, o sus famosas jerezadas los domingos de Carnaval y su animada Feria de la Primavera que inicia los Sábados de Gloria. La excelsa gastronomía de asados de boda y tostadas jerezanas le dan ese plus que necesita, y por supuesto los ecos de los poemas de Velarde que fue el principal estandarte del modernismo literario en nuestro país, con obras que exaltan la nueva mexicanidad emanada de la Revolución.

Regiones de Zacatecas: caminar Jerez

Jerez hay que caminarlo despacio por sus callejones empedrados, porque cada esquina y cada fachada de cantera rosa tienen algo que decir. Su plaza principal es el Jardín Rafael Páez, al que se accede por un bello pórtico colonial; al centro del jardín se levanta un distinguido quiosco morisco con detalles de cantera. Las bancas de la plaza están siempre concurridas por jugadores de dominó y ajedrez, y por niños que juegan a la pelota. Alrededor, los portales están siempre iluminados con la actividad perpetua de comercios.

A sólo dos cuadras de distancia se encuentra la hermosa Plaza Tacuba, con una amplia explanada que es cede de eventos y fiestas populares. Aquí los carnavales, ferias y fiestas patronales bullen con algarabía y la pirotecnia ilumina las viejas fachadas con sus fulgores. El Panteón de Dolores es otra de los emblemas de Jerez; desde su sendero principal se van atisbando obras de arte elaboradas por expertas manos de talentos jerezanos. Mausoleos, columnas, templetes, obeliscos, sarcófagos y maravillosos pórticos labrados, son esculturas magistrales que descansan aquí por toda la eternidad.

El Santuario de Nuestra Señora de la Soledad del siglo XIX, es del mismo modo un tesoro muy apreciado. Su amplio atrio y su fachada de estilo neoclásico con dos enormes torres, son de gran belleza.  Aquí se le rinde culto a la patrona de Jerez, que siempre ha intercedido por los habitantes de la región.

Frente a éste, está uno de los inmuebles más icónicos de la ciudad: el Edifico de la Torre, erigido en 1894. En sus inicios albergó la primera escuela de niñas de la entidad, y hoy resguarda la Casa de la Cultura y la Biblioteca Pública Municipal. Su fachada de estilo gótico y mudéjar es soberbia, y sus revestimientos de cantera son de finos terminados. Desde su segundo piso se tienen magníficas vistas de la ciudad. Si desde aquí se continúa por el andador artesanal, se llega al Templo de la Inmaculada, que es el más antiguo de Jerez. Su fachada y retablos interiores son excepcionales.

Más adelante, el Teatro Hinojosa inaugurado en 1878 es un orgullo de los jerezanos; y no es para menos si se toman en cuenta su espléndida acústica y la elegante sobriedad de los interiores. Los conciertos, obras y espectáculos de teatro que se presenta aquí son de primer nivel. Y si de cultura se trata, no cabe duda que la Casa-Museo Ramón López Velarde también tiene mucho que decir. En esta casona nació y creció el poeta, y se recrean con lujo de detalle los pormenores de su vida,  con ayuda de audiovisuales.

Gastronomía y artesanías

No se puede partir de este Pueblo Mágico sin probar algunas de sus delicias gastronómicas. En las plazas los raspanieves de guayaba son excepcionales, y en los restaurantes de manteles largos los asados de boda, que son recetas con carne de puerco acompañadas de mole regional, no tienen paragón. El chilacayote en dulce, las cocadas, los dulces de guayaba, los bocadillos de coco, los quesos de tuna y los dulces de membrillo, son también inolvidables.

En lo que a artesanías se refiere, en Jerez son características las arracadas de oro y plata de filigrana, así como la talabartería trabajada con la técnica de piteado; la fibra de pita se extrae del maguey y con ella se borda la piel con magníficos resultados. Cinturones, sillas de montar, carteras, bolsas de mano, huaraches y en general artículos de charrería, llevan esta técnica tan distintiva de la región.

Jerez en un Pueblo Mágico excepcional para pasar un fin de semana inolvidable. Muy cerca está la Sierra de Cardos, que es perfecta para los paseos en bicicleta de montaña o a caballo, y la zona arqueológica de La Quemada a menos de 50 kilómetros tampoco tiene desperdicio. Por donde lo veas, Jerez en Zacatecas lo tiene todo para una espléndida estancia.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos