Pueblos Mágicos de Querétaro: Cadereyta de Montes

Pueblos Mágicos de Querétaro: Cadereyta de Montes

Entre los Pueblos Mágicos de Querétaro, Cadereyta de Montes se lleva las palmas por su singular vegetación y su pátina centenaria.

En el estado de Querétaro, entre un universo inaudito de cactáceas, se asoma con sus viveros, jardines botánicos y la hermosa presa de Zimapán, el Pueblo Mágico de Cadereyta de Montes. Casonas señoriales, nostálgicas haciendas, parroquias de tiempos inmemoriales y los secretos mejor guardados de 400 años de historia al pie de la Sierra Gorda, te esperan en este rincón privilegiado.

Pueblos Mágicos de Querétaro: Cadereyta de Montes

En la plaza central de Cadereyta se respira un agradable aire provinciano. En los bellos portales junto al Palacio Municipal se puede degustar el más típico platillo de la región, que por supuesto tiene que ver con las cactáceas: el nopal en penca. También aquí están las vetustas casonas de hermosos patios interiores que en algunos casos se han convertido en pequeños hoteles boutique, y en otros todavía siguen albergando a las familias de toda la vida de Cadereyta.

En los zaguanes, los viejos ven el tiempo pasar en sus mecedoras, y desde los balcones las tardes parecen pasar indiferentes. El edificio principal de la plaza, que es la Parroquia de San Pedro y San Pablo, guarda todos los secretos en sus púlpitos y confesionarios. A un lado, la entrañable Iglesia de la Soledad también tiene mucho que decir, y la Capilla de la Santa Escala, muy venerada por los lugareños, complementa una estupenda trilogía sacra.

Las calles van llevando a los caminantes a otros espacios trascendentes, como el Centro Cultural de Cadereyta, albergado en una casona majestuosa del siglo XVIII, y que es de visita muy recomendable para conocer sobre los avatares históricos y el quehacer artístico de la región. No puede faltar la capilla de Nuestra Señora del Refugio, que conserva algunas reliquias de tiempos novohispanos, ni la de San Gaspar, que guarda historias sin tiempo.

Otro rincón entrañable es el Pilancón, la antigua acequia colonial que abastecía al pueblo de agua hace algunos ayeres. Hoy, las fuentes que acompañan la pileta son un pequeño paraíso para patos y aves. Durante el recorrido irás encontrándote con algunas pintorescas carnicerías, que en Cadereyta son muy particulares porque también son restaurantes; no podrás dejar de probar las deliciosas carnitas y los suculentos chicharrones de res, que son la marca de la casa.

Jardines botánicos e invernaderos

Cadereyta de Montes tiene una docta tradición que viene de lejos, en relación al cultivo y cuidado de las cactáceas. Las variedades que se pueden ver son únicas en el mundo, obviamente vale la pena perderse en los jardines botánicos e invernaderos para disfrutar de estas joyas vegetales.

El Jardín Botánico Regional de Cadereyta, Ing. Manuel González Cosío, es sólo uno de los muchos jardines de la localidad, pero su visita es muy recomendable por la gran diversidad de especies que en él habitan. En los recorridos podrás deleitarte con los maravillosos cardones y sus flores exóticas, órganos de todos tamaños, con las biznagas con flores multicolores, yucas de todo el continente, así como escobillas, ocotillos y diminutas especies de cactáceas que podrás llevarte a casa.

Uno de los invernaderos más interesantes en el pueblo es el de la Quinta Fernando Schmoll, aquí se crían especies raras, como los viejitos mexicanos, que son endémicos del norte del país, sábilas africanas, magueyes y nopaleras de todas las denominaciones, biznagas de tamaños impresionantes, y un sinfín de especies que convierten el lugar en un tesoro botánico

Por los alrededores

Los alrededores del Pueblo Mágico tienen mucho que ofrecer. A poco más de media hora se llega a la hermosa presa de Zimapán; sobre el camino vale la pena detenerse en la Hacienda de la Nopalera, repleta de una nostalgia de tiempos mejores. Al llegar a la presa te encontrarás con el pequeño embarcadero de Tzibanzá, donde se abordan las lanchas para los paseos y las jornadas de pesca. Las brechas que circundan el cuerpo de agua valen mucho la pena para regodearse con los paisajes; las serranías abruptas, los chaparrales de intenso verdor y la vegetación del semidesierto en contraste con el azul profundo de la presa, son un regalo para el alma.

También muy cerca de Cadereyta está el sorprendente pueblo de Vizarrón, que en sus cercanías tiene fantásticas minas de mármol y ónix, con lo que los habitantes del poblado han construido sus calles, fuentes, fachadas, la iglesia del lugar y muchos otros detalles del lugar hechos con estos lujosos materiales. En los talleres de la localidad podrás ver cómo trabajan las piedras, y podrás llevarte piezas únicas.

Finalmente, resulta muy interesante una cercana zona vitivinícola donde podrás conocer viñedos y cavas espectaculares, y disfrutar de las sesiones de degustación de la selecta variedad de vinos de la región. No dudes en llevarte algunas botellas a casa, a muy buen precio.

En fin, el Pueblo Mágico de Cadereyta de Montes es un magnífico destino para que te escapes un fin de semana con toda la familia. La diversión y los buenos momentos están garantizados.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos