Pueblos Mágicos de México: Valladolid, Yucatán

Pueblos Mágicos de México: Valladolid, Yucatán

Valladolid es uno de esos Pueblos Mágicos de México que no puedes pasar por alto si te quieres jactar de conocer el territorio nacional.

Debido a su belleza, su riqueza cultural y gastronómica, Yucatán es uno de los estados más atractivos de nuestro país. Recorrer sus rincones coloniales, sus zonas arqueológicas y sus bellezas naturales, es sin duda un placer que atrapa todos los sentidos.

El Pueblo Mágico de Valladolid, también conocido como la Capital del Oriente Maya, es de esas joyas que no puedes omitir en tu visita a Yucatán. Acompáñanos a conocer un poco más de este bellísimo lugar.

Valladolid fue fundada en 1543 por Francisco de Montejo. Inicialmente, la ciudad se erigió sobre un cacicazgo maya conocido como Chauac Há, a la llegada de los españoles. Sin embargo, debido a violentas epidemias que fueron diezmando a la población, tiempo después Valladolid fue trasladada a un territorio cercano conocido como Zaci, donde permanece desde entonces el Pueblo Mágico.

Poco a poco la ciudad fue adquiriendo su particular porte y colorida que hoy conocemos, con una rica tradición en elaboración de textiles, tejidos y bordados, cuyos resultados son admirados y pueden ser adquiridos en plazas, mercados y tiendas de la ciudad.

Pueblos Mágicos de México: Valladolid

Valladolid es una caricia para quien decide descubrirlo paso a paso. Sus callejones, plazoletas, jardines bien cuidados, y sus casonas de portales floridos, van dando espacio a joyas virreinales.

En la Plaza Principal, el Palacio Municipal y el Templo de San Gervasio, que es el patrono de la localidad, dan la bienvenida. El recinto religioso del siglo XVIII, exhibe campanarios en imponentes torres, cuyos detalles de mampostería son destacables. Un poco más lejos encontrarás el Ex Convento de San Bernardino de Siena, que es uno de los edificios más sorprendentes del estado, de origen franciscano y construido entre los años de 1552 a 1560. En el interior del templo, su retablo barroco es una joya virreinal, y en el huerto del convento, el museo es de visita muy recomendable.

Si continúas por las coloridas fachadas, irás tropezando con otros tesoros arquitectónicos como la Iglesia de San Juan, ricamente ornamentada, o con la Iglesia de la Candelaria que también sorprende con su rico pórtico y su retablo de evidente finura.

En tu recorrido, no podrás perderte el Museo de San Roque que alberga el antiguo templo del mismo nombre, cuyo acervo arqueológico es excepcional. Por supuesto, tampoco te puedes olvidar de la Calzada de los Frailes con sus elegantes casonas, fuentes y jardines. En ella irás descubriendo las tiendas de artesanías más sofisticadas, boutiques de moda, los hoteles más exclusivos y los bares y restaurantes de alta cocina que invitan a sentarse en sus terrazas, para tomarse un respiro a la sombra y ver pasar a los transeúntes que disfrutan de la ciudad.

No podrás irte de Valladolid sin admirar la fantástica artesanía de la región. Para ello, el Mercado de Artesanías es una muy buena opción, ya que hay gran variedad de artículos y precios. Los huipiles y guayaberas son lo primero que llama la atención, pero también deberías echarle un ojo a las hamacas, la talabartería, la joyería, los bordados, los sombreros y al enorme acervo de objetos para la vida cotidiana.

Cuando termines de escudriñar todos los rincones de Valladolid, ahora sí habrá llegado el momento de deleitarte con la gastronomía local. Ya sea en el Mercado Municipal, en los comederos populares, o en los restaurantes y terrazas más elegantes, no podrás perderte de los papadzules, de los salbutes, de los frijoles con puerco, del queso relleno, de la sopa de lima, de los panuchos, y de la típica bebida balché, que es toda una tradición en Yucatán.

En los alrededores del Pueblo Mágico

Los alrededores de Valladolid lo tienen todo. Si de zonas arqueológicas se trata, Chichén Itzá a poco más de treinta kilómetros, con su Templo de Kukulkán, su observatorio astronómico, su Templo de las Mil Columnas y su Cenote Sagrado, es el lugar ideal para conectarte fuertemente con tus raíces indígenas, y es una experiencia inolvidable. Otra zona arqueológica es Ek-Balam, a poco más de cuarenta kilómetros, que cuenta con su magnífica Acrópolis, su Juego de Pelota y su Palacio Oval.

Ahora que si lo que te seduce es la naturaleza, qué mejor que la red de cenotes sagrados de la región. Es obligado visitar el Cenote Zaci, dentro de la misma ciudad, para pasar momentos inolvidables. Como un plus, en el lugar hay muy buenos restaurantes que ofrecen especialidades yucatecas, con vistas hacia el cenote.

A poco más de cincuenta kilómetros, el Cenote de Yokdzonot es todo un tesoro natural. En el lugar hay toda la infraestructura para la práctica del rappel y el esnórquel. Y muy cerca, los cenotes Dzitnup en un conjunto conocido como la Cueva Azul, te atraparán. Es una delicia refrescarse en las aguas cristalinas de sus amplias cuevas, de uno de los tesoros mayas mejor guardados.

Este viaje a las entrañas del Mundo Maya es un regalo para el alma. Después de esta aventura, quedarás con ganas de devorar las exóticas bellezas del estado de Yucatán. Feliz viaje.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos