Pueblos Mágicos de Hidalgo: Huichapan

Pueblos Mágicos de Hidalgo: Huichapan

Huichapan es, entre los Pueblos Mágicos de Hidalgo, uno de los más interesantes y encantadores que la región puede tener.

El Pueblo Mágico de Huichapan, en el semidesierto hidalguense, merece ser descubierto desde sus distintas tonalidades. En sus cuevas milenarias descansan las pinturas rupestres de los primeros hombres que habitaron estos páramos, las huellas pétreas de totonacos y nahuas son estelas con miles de años de historia, y por si fuera poco la herencia virreinal en estos lares es muy generosa.

Las plazas, templos, casonas e incluso un imponente acueducto del siglo XVIII, son tesoros arquitectónicos e históricos invaluables en Huichapan. Tampoco pasa desapercibido en la región el legado de las minas de cantera; los trabajos en cantera rosa son espectaculares.

Ahora que si lo tuyo es la naturaleza, esta región hidalguense también tiene zonas de rappel en las barrancas, todo lo necesario para el cañonismo, tirolesas en las alturas, y miradores que regalan vistas fantásticas. En las pozas de aguas termales y el géiser de los alrededores, te sentirás en el mejor lugar del planeta.

Pueblos Mágicos de Hidalgo: Huichapan

Huichapan invita a ser recorrido por todas sus calles empedradas. En el Jardín Zaragoza, en el centro del pueblo, hay hermosas fuentes rodeadas de cuantiosa vegetación. En uno de sus frentes llama la atención la Presidencia Municipal con sus nueve balcones y una elegante arquería, mientras que del otro lado del jardín está el edificio del Chapitel, que  hoy alberga un museo histórico con muebles originales y enseres de época. A un costado se encuentra el Museo de Antropología e Historia de Huichapan, con excelentes exposiciones de piezas prehispánicas y documentos históricos.

Pero lo que atrae todas las miradas es la cruz atrial franciscana, de cantera rosa con sofisticadas tallas que representan la Pasión de Cristo. Este símbolo colonial de principios del siglo XVI, es la antesala de uno de los conjuntos religiosos más impactantes: en primer término, en el atrio destaca la Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe con una maravillosa portada de cantera y una torre barroca; a un lado, la Capilla de la Tercera Orden con su retablo barroco en el interior también es vistoso, así como la Parroquia de San Mateo de estilo churrigueresco, que exhibe una colección de arte sacro. También en la zona están la Capilla del Calvario y la Capilla de San Mateo, que también ameritan una visita.

De igual forma, vale la pena desplazarse algunas calles para llegar a la Casa de la Cultura, albergada por un espléndido ex convento franciscano de época colonial. La plazoleta donde se encuentra es una gema urbana.

Por los alrededores de Huichapan

En los alrededores de Huichapan hay mucho que ver. El recorrido puede iniciar en el acueducto virreinal de casi tres siglos de existencia, que proveyó de agua a la entidad hasta hace muy poco tiempo. La estructura mide más de 150 metros de largo, y es la más alta del país con una impresionante altura de más de 35 metros.

En lo alto del canal hidráulico hay un mirador fantástico, los panoramas de Huichapan y sus alrededores desde aquí son estupendos. Asimismo, la tirolesa que va del acueducto hasta las colinas aledañas ofrece sensaciones intensas. La zona cuenta con palapas, baños y restaurante, además de excelentes barrancas para la práctica del montañismo, el rapel y la escalada.

En Huichapan las pinturas rupestres que descansan en cuevas y oquedades son un privilegio para el viajero, una de las más recomendables, por su cercanía y accesibilidad, es la zona de cuevas conocida como el Boyé, a sólo 4 kilómetros; es una reliquia fascinante, figuras de danzantes, aves y animales con cornamentas son parte de sus escenarios pictóricos. Muy cerca también, en las cuevas de La Sabinita hay símbolos numéricos y signos como espirales y círculos, que son muy importantes para la arqueología.

Esta región de Hidalgo también tiene rincones de sorprendente belleza con balnearios, pozas naturales y un géiser cercano a Huichapan. De entre las decenas de alternativas, algunas de las más atractivas son Paraíso y Carrizal del Lago, que son balnearios que cuentan con todos los servicios necesarios. Y para las experiencias más aventureras, la zona del géiser es ideal no sólo por los paisajes, sino también porque aquí existen excelentes rutas para el senderismo y el excursionismo.

Y un poco más lejos

En Ixmiquilpan, que está a una media hora de Huichapan, también encontrarás balnearios de aguas termales. La excursión resulta muy interesante, ya que el pueblo atesora un par de reliquias coloniales: el Templo y Convento de San Miguel Arcángel, que guarda en su interior espléndidos murales del siglo XVI, y la Capilla de Nuestra Señora del Carmen, cuyas pinceladas churriguerescas y su patrimonio pictórico son notables. Otro rincón emblemático es el Puente de la Otra Banda que cruza el río Tula, este monumento virreinal lleva a cuestas miles de historias del México Independiente.

Cerca de Ixmiquilpan, la región de Tolantongo en el municipio del Cardonal es una maravilla. Su enorme barranca de más de 500 metros de altura esconde rincones prodigiosos. En las profundas grutas que asoman en lo alto de los riscos, hay manantiales y pozas de aguas termales que al escurrir sobre las rocas forman preciosas cascadas, y que al tocar fondo se convierten en un río de color turquesa. Los contrastantes paisajes con el semidesierto como fondo, son de un insólito exotismo.

Por donde lo veas, el Pueblo Mágico de Huichapan es un destino ideal para las escapadas de fin de semana. Muy buen viaje.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos