Pueblos de Colima: Comala y sus rincones

Pueblos de Colima: Comala y sus rincones

Entre los Pueblos de Colima destaca uno que por su belleza y originalidad también es conocido como “el pueblo blanco de México”: Comala.

En el pequeño estado de Colima, a la sombra del Volcán de Fuego, se encuentra el pueblo de Comala, que fue inspiración de Juan Rulfo para su famosa novela Pedro Páramo. De impecables fachadas blancas y ondulados techos de teja, delicados jardines y plazas de exuberante presencia, y amables callejones empedrados con sus rumores de leyendas, es una joya maravillosa.

En sus alrededores, espléndidas haciendas, poblados de artesanos dotados, bellas lagunas de origen volcánico, sierras con aromas a café y ríos cristalinos, son el marco perfecto para pasar un fin de semana espectacular.

Dejar correr el tiempo en Comala

Comala hay que saborearlo despacio, hay que dejar que su presencia te atrape lentamente. Hay que caminarlo sin prisa como perdonando el tiempo, sólo así podrás llevarte todos sus recovecos en la memoria.

La Plaza Principal es donde hay una escultura de Juan Rulfo sentado en una de las bancas, y un magnífico quiosco de origen alemán en el centro. Ahí, la Parroquia de San Miguel Arcángel del siglo XIX, con su cúpula y su campanario, se deja ver desde cada rincón del pueblo. Entre los almendros y palmerales de la plaza, se descubren bellas fuentes y, del otro lado de las banquetas, los portales de terrazas y comercios iluminados que siempre  tienen algo que ofrecer.

En este primer cuadro se encuentran las sombrererías que ofrecen los típicos sombreros de palma de Colima, y los talleres de muebles tallados de parota y caoba. Las máscaras de madera son toda una tradición en Comala, y claro, no pueden faltar los comales que dan origen al nombre del pueblo. Comala es “lugar de comales”, del náhuatl comalli.

Después, los aromas te irán guiando hacia las delicias culinarias de la región. Te encontrarás con sencillos botaneros que ofrecen las deliciosas tostadas de ceviche, el famoso pescado tatemado o ricas flautas en todas sus versiones. Descubrirás que los ponches son un acompañante fundamental en las citas gastronómicas colimenses, ya sean de café, de ciruela o coco, son obligados en las mesas de Comala.

Las haciendas de Comala y otros pueblos de Colima

Las haciendas en Comala son imperdibles. Tendrás que visitar la espectacular Ex Hacienda de Nogueras del siglo XVII, que se dedicó originalmente al cultivo de la caña de azúcar. El señorial edificio alberga hoy el Museo Universitario Alejandro Rangel Hidalgo, en honor a este gran artista colimense. En las salas se puede admirar la obra del maestro Rangel, bellos muebles de época, exquisitos trabajos de herrería y una espléndida colección de cerámica prehispánica.

En esta hacienda que perteneció a Juan de Noguera, también hay un hermoso ecoparque y un centro cultural. Alrededor de la hacienda está la Villa de Nogueras, que fue originalmente el lugar donde vivían los trabajadores de la hacienda. Hoy esta pequeña villa tiene sus comercios y talleres donde se pueden hallar excelentes trabajos de herrería.

La Hacienda de San Antonio del siglo XIX, a 24 kilómetros de Comala, tampoco tiene desperdicio. Sus orígenes tienen que ver con la producción del café, actividad que iniciaría en 1883 el productor alemán Arnoldo Vogel, que se mantiene en la región. Las vistas al Volcán de Fuego y el Nevado de Colima desde aquí, son las mejores que puedes obtener en la entidad. Aquí puedes organizarte para hacer paseos a caballo hacia el volcán.

El pequeño poblado de Suchitlán, a menos de 10 kilómetros de Comala, es asimismo una visita recomendable. Su plaza y portales habitados por naranjos y cafetales, son un magnífico lugar para pasar la tarde y saborear las delicias de la cocina colimense. Pero sin duda lo más interesante aquí es asomarse a los comercios y talleres de los artesanos que trabajan las máscaras tradicionales de Suchitlán, hermosos muebles de otate y delicada cestería.

La naturaleza en Comala

Los escenarios naturales en Comala son un tesoro para los que disfrutan del ecoturismo y las actividades de montaña. La Laguna de Carrizalillo es un hermoso paraje a los pies del Volcán de Fuego, que tiene una altura de más de 3 800 metros. Los panoramas son simplemente idílicos, y existen senderos para largas caminatas, embarcaciones para recorrer la laguna y la posibilidad de abordar el volcán con guías locales. Una aventura mayúscula para los amantes de los deportes extremos.

Muy cerca de aquí, la Laguna María también ofrece paseos en lancha, pesca e incluso áreas para acampar. Y también muy cerca está la antigua planta hidroeléctrica El Remate con un interesante museo tecnológico, restaurantes y todos los servicios necesarios para disfrutar de los cuerpos de agua de la zona. Por la zona hay bellos parajes a orillas del río Armería, frente a la Sierra de Manantlán, perfectos para largas caminatas.

En fin, la Comala inmortalizada por Juan Rulfo es una gema de nuestra geografía que no puedes dejar de conocer. Las sensaciones en este lugar son las  que inspiraron el realismo mágico de la literatura latinoamericana. El viajero tiene que buscar tras las puertas semiabiertas de este lugar sin tiempo, a los nuevos personajes de historias que hoy cobija la enorme sombra del Volcán de Fuego.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos