Pueblos de Campeche con encanto: Palizada

Pueblos de Campeche con encanto: Palizada

Entre los pueblos de Campeche, existe una pequeña comunidad ribereña que parece sacada de un sueño. Conoce el Pueblo Mágico de Palizada.

Este rincón mexicano conserva un halo de misterio que remite a sus pobladores originales, los mayas. Las huellas de la colonización aún hacen eco, así como las irrupciones de  piratas que llegaban de tierras lejanas, y los primeros comerciantes del palo de tinte que se embarcaban hasta Europa con este tesoro tropical, muy cotizado en el Viejo Continente.

Sin embargo, con el auge de los colorantes artificiales en el siglo XX, el pueblo fue quedando en el olvido. Lejos quedaron los recuerdos de las rutas comerciales mayas y las travesías comerciales de las exóticas maderas, y con ellos se fueron los rumores de bucaneros que utilizaban estos territorios para sus comercios alternos y sus tropelías. Hoy sólo quedan recuerdos.

Palizada, exuberancia y exotismo

Aunque pertenece a Campeche, la mejor manera de llegar a Palizada es desde la ciudad de Villahermosa, Tabasco. Desde la capital de Tabasco hay que tomar la carretera que va hasta Escárcega, para después tomar la desviación hacia Jonutla, en los límites de ambos estados. Desde ahí, la carretera continúa hasta el poblado de Paraíso, a unos 20 kilómetros, y tan sólo un par de kilómetros después se llega finalmente al hermoso Pueblo Mágico de Palizada.

EL río de Palizada domina esta región pantanosa, por lo que conviene adentrarse al pueblo desde sus bordes ribereños. Recorrer en bote las tranquilas aguas del río Palizada, que desemboca hasta la Laguna de Términos, te permitirá conocer los ángulos más atractivos de sus horizontes. Desde el malecón podrás observar a los millares de garzas que al atardecer colorean el río con halos blanquecinos, y en las profundidades de sus podrás ver los restos de embarcaciones piratas que tocaron fondo en este paraíso excepcional.

Desde las orillas alcanzarás a ver a los exóticos manatíes que surcan los territorios, y no menos impactantes resultarán tus encuentros con los cocodrilos y tortugas marinas que comparten estas aguas. En la copa de los árboles distinguirás la  presencia de monos aulladores y de águilas pescadoras, y cerca de tu bote los patos de monte y las aves chocolateras acompañarán tu camino.

Cuando te decidas a caminar, desde el embarcadero hasta el pueblo te encontrarás, primero, con el bello Monumento a la Madre frente a la Presidencia Municipal, y un poco más adelante con una sorprendente réplica de las Estatua de la Libertad de Nueva York, que fue erigida en 1949. Y cerca de este inesperado monumento descubrirás una estupenda casona de estilo francés conocida como la Casa del Río.

Entre las bellas casonas multicolores de techos de tejas marsellesas, descubrirás el Mercado Municipal, en donde podrás vivir el bullicio del corazón comercial del pueblo. Desde primera hora, los pescadores y comerciantes ofertan aquí sus productos frescos. En el centro del pueblo, el Parque Benito Juárez es el punto de reunión predilecto de los pobladores, que atesoran cientos de historias y leyendas maravillosas.

Con los paliceños podrás conocer las enormes casonas de floridos patios centrales, y también te acompañarán a la Parroquia de San Joaquín y al Teatro Morón, que son los principales hitos urbanos de este lugar perdido. Más tarde, podrán ir a los portales a disfrutar de un humeante café y a seguir escuchando las historias de cómo en este lugar, “el punto más lejano de la tierra”, los pioneros lograron construir este fantástico edén, y de cómo los bucaneros intercambiaban con los paliceños las tejas y lozas francesas traídas del Viejo Continente, a cambio del preciado palo de tinte.

Las crónicas de cómo hacían llegar los troncos del palo de tinte hasta Ciudad del Carmen, utilizando como único vehículo la corriente del río, son muy interesantes. Por el río corrían de cientos a miles de unidades de palos, y eso fue precisamente lo que le dio su nombre a este maravilloso pueblo.

Otros intereses en los pueblos de Campeche

A tan sólo diez kilómetros de la comunidad se encuentra un refugio de cocodrilos, en el poblado de Santa Isabel. El lugar ofrece la oportunidad de conocer de cerca a los exóticos reptiles, así como a una gran variedad de tortugas endémicas. También muy cerca de Palizada, merece una visita la zona arqueológica maya del Cuyo, que cuenta con una pirámide de más de doce metros de altura, desde donde se tienen vistas increíbles del río Palizada y de la Laguna de Términos.

Esta joya enclavada en los confines de la selva, muy cerca de los Pantanos de Centla y los sistemas lagunares de Campeche, es un lugar simplemente invaluable. La calidez del pueblo y sus habitantes harán que te sientas como en casa. Si nunca has estado en Campeche, esta es la oportunidad de llevarte una experiencia que guardarás de por vida.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos