Pueblo Mágico de Tequila, Tierra de agaves

Pueblo Mágico de Tequila, Tierra de Agaves

Tequila, Jalisco, es la Tierra de Agaves por excelencia en todo el mundo; sus paisajes, gastronomía e historia, lo convierten en un lugar sin igual.

En los paisajes de agaves azulados están los elixires y los sutiles aromas de una tradición de fuertes implicaciones culturales y existenciales. Tequila, Jalisco, significa un viaje a través de aromas, texturas, sabores y paisajes; todo un periplo sensorial hasta lo más profundo y primigenio: la tierra húmeda que da vida al corazón del agave.

En estos extensos campos de agaváceas que se pierden hasta las faldas del Volcán de Tequila, las ancestrales haciendas, las fábricas tequileras y los vestigios arqueológicos han preservado este milenario ritual sensual y placentero.

Agave quiere decir “admirable” en griego, y el jimador es quien lo cuida hasta su cosecha. Cada mañana incursiona en lo surcos azules del campo, y en algún momento preciso vendrá la jima, que es cuando se recupera la piña del agave con una pesada coa; ese es justo el momento en que el corazón del agave queda desnudo, desprovisto de sus pencas y quiotes floridos.

Después el jimador lleva las piñas  a los hornos donde permanecerán hasta 40 horas entre vapores, que están entre los 80 y 90 grados centígrados. Luego vendrá la molienda para obtener los jugos que habrán de reposar durante el proceso de la fermentación, es decir, el momento en que los azúcares se transformarán en alcohol por medio de levaduras.

La destilación hará su parte en alambiques de cobre y serpentines, y finalmente el licor cristalino descansará en elegantes barricas de roble francés en frescas cavas o en túneles subterráneos. En este último proceso es cuando el buen tequila adquiere sus características aromáticas y sutiles acentos gustativos de madera de roble.

Te invitamos a que conozcas este bello Pueblo Mágico de Jalisco y a realizar la Ruta del Tequila por los más espectaculares paisajes agaveros del país.

Tequila, Tierra de agaves

Tequila se encuentra a menos de 60 kilómetros de Guadalajara, el Pueblo Mágico merece ser acariciado con todos los sentidos. En el centro del pueblo se yergue el Templo de Santiago Apóstol del siglo XVII construido totalmente en piedra, en su fachada principal destacan querubines y unas bellas columnas dóricas; en el atrio está la estatua de Santo Toribio Romo, un insigne personaje de la región.

El Santuario de la Santa Cruz que se asoma a lo alto de una colina, es el lugar sagrado por antonomasia durante las celebraciones religiosas de la comunidad. Aquí los devotos conmemoran a la Santa Cruz con rituales y danzas autóctonas. Desde este punto, las postales de Tequila son un portento. El Templo de Santo Toribio Romo que se encuentra en la hermosa Barranca de Tequila también te sorprenderá, ahí tendrás panoramas maravillosos, y en los manantiales de la zona podrás regodearte con aguas cristalinas.

El Museo Nacional del Tequila te acercará a los secretos de esta mítica bebida. El museo te lleva por todo el proceso de elaboración del tequila, desde tiempos prehispánicos hasta nuestros días. El Museo Recinto Javier Sauza Mora es la antigua casa de la familia Sauza, célebre por la fabricación de tequila, y es muy interesante para acercarse al ambiente de las viejas casonas novohispanas.

Por supuesto que en Tequila hay que saludar las cantinas y los salones de degustación de las distintas fábricas y haciendas, solo así podrás decantarte por los blancos, los jóvenes, los reposados, los añejos o de plano los extra añejos. Entre los productos finos de la región son muy recomendables los trabajos de piel, y por supuesto la variedad de caballitos, jarras tequileras, ánforas forradas y barriles de roble.

También la gastronomía ocupa un lugar preponderante en Tequila, los típicos sabores jaliscienses tienen aquí una versión muy propia. La birria de borrego es única, el pozole rojo o blanco, inolvidable, las carnes en su jugo es para sibaritas, y los lonches bañados son una especialidad. Para acompañar, los tejuinos, el tepache y las aguas de lima son una excelente combinación. Y, claro, un caballito de tequila es el mejor final.

La Ruta del Tequila

La Ruta del Tequila es un maravilloso esfuerzo de la entidad por dar a conocer la cultura detrás del tequila. En este recorrido, el visitante tiene la oportunidad de acercarse a zonas arqueológicas, antiguas destilerías y haciendas, casonas y tabernas, minas de ópalo y de obsidiana, y especialmente al espléndido paisaje agavero de la región.

La ruta la puedes realizar en el famoso Tequila Express, que sale de la estación de ferrocarril de Guadalajara los sábados y domingos a las 10:00 am, e incluso con algunas otras alternativas privadas como el José Cuervo Express. En todos los casos la ruta es la misma y el Pueblo Mágico de Tequila es el destino final.

Entre Amatitlán y Arenal, a poco más de 10 kilómetros de Tequila, puedes visitar la Casa Herradura y la Fábrica de Tequila Tres Mujeres. La visita de la Ex Hacienda Carreño también es interesante, y las degustaciones son espectaculares.

A poco más de 50 kilómetros de Tequila, en la comunidad de Teuchitlán, se encuentra la Presa de la Vega, donde se puede pescar lobina, bagre, carpa y tilapia, o disfrutar de la gastronomía local en los restaurantes a la orilla del lago. Aquí mismo está la zona arqueológica de Guachimontones, su pirámide circular es única en la región.

Muy cerca, las ex haciendas de Labor de Rivera y El Carmen son magníficos lugares para acampar, realizar paseos a caballo, bicicleta de montaña, montañismo y escalada, y existen además áreas para acampar y cuartos de hotel de primera línea.

Diez kilómetros más adelante se encuentran varias alternativas. La zona boscosa de Piedras Bola con sus impresionantes formaciones pétreas es un lugar ideal para la escalada y el montañismo; la bella Laguna Verde ofrece un excelente corredor gastronómico.

Finalmente, el Parque Acuático El Guamúchil es ideal para disfrutar con toda la familia. 30 kilómetros más adelante, cerca del pueblo de Magdalena, son muy interesantes las minas de ópalos y las ex haciendas de Huitzizilapa, San Martín de las Cañas y La Rojeña de Cuervo  con su Museo del Tequila, productos artesanales de alta calidad y salones de degustación.

Tu ruta la debes de terminar en el Volcán de Tequila. Este coloso inactivo de bosques de pino y encino, tiene los mejores miradores de la región. A más de 3000 msnm puedes tener las mejores postales de los valles de Tequila y Atemajac, con sus infinitos campos de agaves azules. Adicionalmente en el cráter del volcán puedes practicar algunos deportes extremos muy apasionantes.

En fin, el Pueblo Mágico de Tequila te está esperando, no postergues tu visita a este rincón tan mexicano de sabores y paisajes únicos. Un brindis con tu caballito tequilero en el corazón de Tequila, no puede faltar en tu agenda viajera.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos