Playas e islas en Bahía de Kino: Sonora

playas e islas en Bahía de Kino: Sonora

Bahía de Kino: Sonora, maravilla natural donde el desierto se une con las turquesas aguas del mar, regalando escenarios y sensaciones singulares.

Muy cerca de Hermosillo, Bahía de Kino se yergue espléndida en el maravilloso Mar de Cortés. Ahí se encuentran algunos de los tesoros naturales más atractivos del estado de Sonora y del norte del país; las playas, desiertos, islas, bahías, y fondos marinos que se encuentran en este litoral, conforman un destino de excepción.

Las islas en Bahía de Kino: Sonora

Desde que uno se va acercando, los panoramas de infinitas playas de arena blanca entre los arenales majestuosos del desierto sempiterno, en contraste con las aguas turquesas del Mar de Cortés, son impresionantes. Todos los senderos que apenas se atisban en la aridez exigua, invitan a explorar los parajes vírgenes de este mundo inmortal de radiantes amaneceres y espléndidos crepúsculos.

Frente a la bahía, la Isla Tiburón invade todo el horizonte. Esta isla es la más grande del país y alberga la Reserva de la Biósfera Isla Tiburón, de imprescindible visita. En ella habitan los borregos cimarrón y los venados bura, que son las especies más emblemáticas de esta región del país; en sus litorales los lobos marinos tienen sus feudos, y en las profundidades azules las tortugas transitan por las mismas rutas de hace millones de años. Las mantarrayas, los delfines, los dorados, los calamares gigantes y millones de peces multicolores habitan también en este acuario.

En las cercanías, la Isla San Esteban y la Isla Patos ofrecen del mismo modo postales idílicas. Sus litorales albergan playas solitarias con arenales perennes y cactáceas imponentes.

Para llegar hasta estos territorios isleños de belleza utópica, conviene acercarse en la bahía a los guías seris, que son los que brindan los recorridos en sus botes para conocer a detalle los litorales marinos. Asimismo, con los habitantes milenarios de esta región del país, los recorridos hacia tierra adentro permiten conocer de primera mano los secretos de estos territorios indómitos. Sin la menor duda las emociones están garantizadas.

La pesca y las playas de la bahía

Ahora que si lo que te gusta es la pesca, en la bahía se puede encontrar todo lo necesario para esta actividad: embarcaciones, guías especializados, y todo el equipo necesario. Las potenciales presas son de una variedad espectacular: atunes, pez dorado, corvina, jurel, barrilete, cabrilla, pinta, doncella, calamares gigantes, entre otras más. De hecho, hay que decir que en Bahía de Kino, en noviembre de cada año, hay torneos de pesca internacionales muy concurridos. La pesca en la región es una cuestión muy seria y cotizada.

Desde el muelle del poblado viejo, podrás acceder a todas las magníficas playas cercanas de la zona, que son prácticamente interminables, con oleajes sutiles y amables; son ideales para toda la familia.

Campamento Seri de Punta Chueca

Llegar hasta aquí implica acercarse a los habitantes originales de estas tierras eternas. En el Campamento Seri de Punta Chueca se puede convivir con ellos y conocer sus ancestrales conocimientos de la región.

Los nativos de la región sienten una importante conexión con la tierra, por lo que la protección del medio ambiente y el uso racional de los recursos naturales, son parte inherente de la cultura de esta etnia indígena, que ha aprendido a vivir en equilibrio con la naturaleza desde tiempos inmemoriales.

Este es el mejor lugar para adquirir las exóticas piezas artesanales de los seris. Sus esculturas elaboradas con la madera del endémico Palo Fierro son famosas en todo el mundo, y sorprende su excelente manufactura. No menos interesantes son las coloridas piezas de cestería con diseños autóctonos; los adornos de concha, los aretes y collares son asimismo muy atractivos.

Por cierto, vale la pena visitar en Bahía de Kino el Museo del Seri; es una magnífica oportunidad para aprender un poco más sobre las costumbres y tradiciones de este milenario pueblo del desierto.

Delicias gastronómicas

No se puede partir de Bahía de Kino sin degustar algunos de sus platillos más tradicionales. Sus paisajes de mar no impiden que sus tradicionales y excelsas arracheras, machacas, caldillos de queso, menudos y  pucheros estén en los menús. Y bueno, camarones, langostas, aguachiles, tacos de pescado, quesadillas de marlín ahumado, filetes de pescado, calamares al mojo de ajo, pulpos en su tinta y los demás manjares del mar también compiten sin ningún problema. Ya sea que uno prefiera los platillos de mar o de la tierra, el festín culinario está garantizado.

En fin, Bahía de Kino en las costas de Sonora, es un lugar ideal para planear unas vacaciones playeras por los rumbos norteños de este país. Puedes estar seguro de que la experiencia resultará espectacular.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos