Pénjamo y la ruta del tequila en Guanajuato

Pénjamo y la Rutal de tequila en Guanajuato

Desde hace algunos años, el estado de Guanajuato ha empezado a distinguirse por la ruta del tequila en la comunidad de Pénjamo.

Hoy en la entidad existen atractivos circuitos del tequila que ofrecen nostálgicos paisajes, caminos de gestas heroicas, cascos de haciendas, destiladoras y bodegas con viejas barricas de roble. En estos recorridos se tiene la oportunidad de disfrutar de catas y degustaciones, y de acercarse a  los procesos artesanales de la producción de esta codiciada bebida.

Para iniciar con el pie derecho esta experiencia tequilera, te recomendamos que te acerques a la bella Pénjamo; en sus campos de agave con el Cerro de San Miguel al horizonte descubrirás la cultura de los buenos hábitos tequileros.

Pasearse por Pénjamo

Todo inicia en el hermoso Jardín Principal de Pénjamo, donde descubrirás  la Iglesia de San Francisco de Asís. Sobre su estupenda fachada, las noches de los sábados se proyecta un espectáculo de luz y sonido llamado “Luces de historia y libertad”. Y no puede faltar la visita al Museo Interactivo de Miguel Hidalgo, donde podrás conocer con lujo de detalle la vida y obra del prócer de la Independencia.

Pénjamo es también conocido por sus sabores, y el Mercado Hidalgo resulta un buen lugar para acercarte a las delicias locales. Tendrás que probar la garbanza hervida o asada, los “changuitos” que son tacos de hígado de puerco, el pan de agua, y los atoles de cajeta,  chocolate y elote.

La ruta del tequila

Tu periplo tequilero puede iniciar en la Destiladora Tres Joyas, en la comunidad vecina de Magallanes. En este lugar podrás conocer de cerca el interesante proceso artesanal del tequila.

Primero los jimadores cortan las pencas con sus machetes bien afilados para separarlas de los corazones de los agaves, llamados piñas; acto seguido son trasladadas a los hornos de piedras, donde serán calentadas con leña durante algunas horas. Más adelante, las piñas asadas son trituradas en una enorme tahona que gira con ayuda de una mula, hasta convertirse en un líquido muy parecido a la miel.

Después este líquido es trasladado a enormes ollas de acero donde llevará a cabo su proceso de fermentación. Una vez finalizado, el tequila en gestación se deposita en alambiques de cobre para su destilación; finalmente las barricas de roble harán el resto del trabajo. El tiempo de reposo dependerá si se quiere un tequila blanco, añejo, o reposado.

En otros ranchos de alrededor hay fincas y destiladoras visitables que requieren de cita previa; en Pénjamo puedes realizar las gestiones necesarias con un día de anticipación. En todos los casos, las degustaciones y catas son la cereza del pastel, y puedes llevarte algunas de las mejores etiquetas.

En el camino de Pénjamo a Corralejo encontrarás el casco de una vieja hacienda agrícola y ganadera del siglo XVIII, que actualmente alberga la Tequilera Corralejo. Aquí además de acercarte a los procesos tequileros y las degustaciones, podrás descubrir entre los viejos muros centenarios los rumores de la familia de Cristóbal Hidalgo y Costilla, que trajo a este mundo a Miguel Hidalgo y Costilla, quien pasó aquí su infancia.

Detrás de los elegantes vitrales y a un costado de los viejos hornos, se puede visitar la exhibición permanente de fotografías, pinturas y mobiliario de época. También resulta muy interesante la colección de más de tres mil botellas de tequila de distintas etiquetas.

No menos disfrutable es ver la inmensa variedad de diseños de las botellas, desde elegantes y estilizados, de cristal cortado o cerámica, hasta sofisticados detalles muy mexicanos, etiquetas repujadas, y cientos de presentaciones trabajadas en los talleres penjamenses. Claro que encontrarás otras haciendas y destiladoras en el camino, donde te enfrentarás al rico universo de los tequilas.

La zona arqueológica de Plazuelas

Durante tu trayecto tequilero tropezarás con la zona arqueológica Plazuelas, que merece una visita detallada. El conjunto pertenece al periodo clásico (del 600 al 900 d.C.).

Entre sus decenas de edificios hechos en cantera, destaca su juego de pelota, un temascal único en su género, interesantes jardines hundidos que comunican a las distintas edificaciones, cientos de piedras talladas en estelas y fachadas, las Casas Tapadas, esculturas antropomorfas, y varias calzadas y basamentos piramidales.

En la zona también existe un Museo del Sitio donde se pueden conocer las últimas piezas encontradas en las excavaciones y restauraciones más recientes, así como documentos y maquetas que te acercarán a los últimos estudios sobre los habitantes de esta ciudad.

Esta ruta del tequila desde la ciudad de Pénjamo tiene todo para que pases un fin de semana de excepción. No dudes en agendar este destino para tu próxima escapada en busca de los tesoros más extraordinarios de México.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos