Los conventos de Morelos, a la sombra del Popocatépetl

Los conventos de Morelos, a la sombra del Popocatépetl

Los conventos de Morelos, específicamente los que rodean al volcán Popocatépetl, son un pretexto perfecto para acercarte al pasado de la región.

En las faldas del Popocatépetl, en el siglo XVI las órdenes religiosas iniciaron un proceso de evangelización, con lo que enormes conjuntos conventuales empezaron a asomar en los lánguidos paisajes del valle de México. Gran parte de estas edificaciones se encuentran en el estado de Morelos, y han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, lo que nos da una idea de su importancia histórica y arquitectónica.

Te dejamos aquí algunas recomendaciones para que visites algunos de los conventos más imponentes e interesantes que miran hacia la cima del Popocatépetl. La ruta propuesta inicia en Oaxtepec con sus aguas termales curativas, y finaliza ya casi tocando las nieves del viejo Don Goyo (como es conocido el Popo en la región), en el hermoso poblado de Tetela del Volcán.

Todos los pueblos de esta ruta están relativamente cercanos, por lo que en un fin de semana puedes disfrutar de un formidable paseo con toda la familia, y visitar los 5 conjuntos conventuales.

Los conventos de Morelos: Oaxtepec y Totolapan

El mejor lugar para iniciar este viaje es la primaveral Oaxtepec, siempre florida, invariablemente amable y con cielos eternamente azules. No lo dejes sin visitar sus balnearios de aguas termales y su parque acuático.

Desde mucho antes de la llegada de los españoles, Oaxtepec era ya un importante eje para la recaudación de tributos, y en aquellas épocas en estas tierras había un centro botánico y era al mismo tiempo un lugar de descanso para los emperadores aztecas.

Durante la Colonia, los misioneros también adoptaron estas tierras como suyas, y el convento de Santo Domingo es un vestigio imperecedero de estas primeras incursiones. El monasterio es, como la mayoría de los conjuntos monacales de Morelos, una impactante fortaleza medieval; su fachada de enormes sillares, su atrio de exuberantes arboledas, su claustro y sus celdas austeras, sus sobrias capillas, y su imponente templo con frescos del siglo XVI,  son un tesoro colonial de primer orden. Hoy el edificio está abierto como museo y en su templo continúan oficiándose misas.

Muy cerca, el pueblo de Totolapan alberga uno de los conventos más atractivos de la zona. San Guillermo, construido por los agustinos en 1534, cuenta con un bello atrio, un paso procesional y capillas abiertas. En el claustro destaca la celda principal, muy emblemática porque en ella se encontró una pintura mural con un padrenuestro escrito en náhuatl. En ambos niveles existen espléndidas pinturas murales con marcados acentos medievales, moriscos y renacentistas.

El templo resguarda los lienzos que narran los episodios de la vida del Cristo de Totolapan. La fachada del conjunto monacal llama la atención porque, a diferencia de los otros conventos de la región, está ornamentada con sillares aparentes de estuco y medallones de la orden agustina.

No se puede dejar Totolapan sin probar su deliciosa cecina de res, su barbacoa de hoyo, sus quesos frescos, las tortillas recién salidas del comal, los frijoles de la olla y la infaltable salsa martaja. El mercado del pueblo es el mejor lugar para disfrutar de estas delicias típicas morelenses.

Ocuituco y Jumiltepec

El pueblo de Ocuituco llegó a ser tan importante en épocas novohispanas, que hasta el año de 1544 la zona fue encomienda de fray Juan de Zumárraga, primer arzobispo de la Nueva España. Su convento de Santiago Apóstol, terminado en 1541 por los agustinos, todavía presume una hermosa capilla anexa al templo principal, la Fuente de los Leones también del siglo XVI, y un llamativo claustro con las celdas de los misioneros intactas. Del templo destaca el campanario y su pórtico estucado.

Acercándose al volcán se yergue el pequeño poblado de Jumiltepec, con su convento agustino de San Andrés también erigido en la primera mitad del siglo XVI. Este conjunto, aparentemente inconcluso, tiene rasgos que lo distinguen de otros. Su capilla abierta tiene tres arcos y su enorme atrio contrasta con lo reducido del conjunto monacal. Su templo principal es muy concurrido por los feligreses, que llegan a ver a la Virgen de los Milagros o Nuestra Señora del Sacro Monte, muy venerada por prodigios atribuidos.

Tetela del Volcán, rodeado de montañas

La ruta termina en Tetela del Volcán, bello poblado rodeado de montañas y muy cerca de las nieves perpetuas del Popocatépetl. Aquí el convento dominico de San Juan Bautista inaugurado en 1581, es el mejor ejemplo de una construcción tipo fortaleza medieval en toda la región.

Su claustro de dos pisos es de los más bellos, las pinturas murales que visten sus corredores son una joya artística, y destaca la policromía utilizada, pues es una característica poco usual en la época. Los trabajos en madera de los artesonados son fabulosos, así como su enorme atrio con robustos muros, su camino procesional, y los vestigios de lo que fueron sus capillas posas. La fachada, aunque austera, posee una elegante torre con campanario; los interiores del templo todavía conservan algunos frescos y retablos.

Antes de partir, no pierdas la oportunidad de acercarte al gigante de lava por la ruta que conduce al oriente; los paisajes y rincones que irás encontrando en el camino no tienen comparación. Desde ahí podrás ver varios de los conventos que visitaste, y los viejos senderos que comunican a todas las comunidades en las faldas del volcán, que parecen haberse detenido en el tiempo, imperturbables.

En fin, esta ruta por las faldas del volcán Popocatépetl es mágica; atmósferas de bruma y frío acompañan el viaje, y a lo lejos los bellos campanarios irrumpen nostálgicos en los campos de magueyales y nopaleras. Regálate este viaje y no dejes de deleitarte con las delicias culinarias de la región.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos