La Ruta de los Conventos en Morelos

la ruta de los conventos en Morelos

Si todavía no conoces la Ruta de los Conventos en Morelos, hoy te platicamos todo lo que tienes que saber sobre ella.

En el estado de Morelos se yerguen impresionantes los conventos y templos que durante el siglo XVI, agustinos, dominicos y franciscanos erigieron durante su labor evangelizadora. Declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, hoy estos magníficos tesoros arquitectónicos forman parte de la nostálgica Ruta de los Conventos en Morelos.

Pasearse por esta región del país rica en vestigios prehispánicos, tesoros coloniales, lugares naturales excepcionales, costumbres y tradiciones profundas y arraigadas, y  excelsa gastronomía, es un verdadero placer.

Un poco de historia

Desde la Capital Azteca, los primeros misioneros de la Colonia emprendieron sus expediciones hacia el sur del país. A partir de los templos ceremoniales de los pueblos autóctonos de estas regiones, iniciaron la construcción de imponentes conventos, con mano de obra indígena. En ellos se puede observar la característica de sus enormes atrios, retomando sin duda el concepto prehispánico de los grandes espacios públicos, y también la masividad de los volúmenes emulando a las grandes pirámides prehispánicas.

Estos enormes conventos tienen que ver con impresionantes fortalezas y centros de poder, que fueron el eje rector de la evangelización y la paulatina colonización de los territorios. En estos monasterios se tomaban absolutamente todas las decisiones sobre el devenir de los pueblos conquistados, se administraban todos los recursos, y se distribuían tierras y propiedades. También aquí se enseñaban las artes y los oficios a los indígenas, y se les formaba espiritualmente. Aquí ocurrían las reuniones con las altas esferas del poder, y muchas veces los grandes muros funcionaban como cuarteles para los soldados de Cortés.

En los territorios ocupados nada ocurría sin pasar por los conventos. Estos edificios son el máximo símbolo de la conversión espiritual de nuestros pueblos autóctonos, de su posterior mestización, y del inicio de lo que hoy conocemos como México.

La Ruta de los Conventos en Morelos

La Ruta de los Conventos incluye aproximadamente una docena de edificios alrededor de lo que se conoce como el Corredor Biológico Chichinautzin, en el estado de Morelos. La puedes iniciar por donde más te convenga, dependiendo por dónde llegues, pero tradicionalmente la ruta arranca desde Tepoztlán. El número de conventos que visites dependerá de los días que le dediques a este maravilloso periplo. Aquí te proponemos algunos de los conventos más atractivos de la región, todos del siglo XVI, en un recorrido que se puede realizar en un fin de semana, saliendo muy temprano el sábado.

El Ex Convento Dominico de la Natividad en Tepoztlán es un portento. Su enorme atrio, su capilla abierta, su templo y convento son excepcionales; la fachada plateresca del templo es de las más bellas del estado. No dejes de visitar el Museo Histórico y el Museo de Arte Prehispánico Carlo Pellicer, que hoy alberga este ex convento. Además, Tepoztlán tiene el atractivo de su estupenda pirámide Tepoztécatl en lo más alto de uno sus cerros, así como un magnífico mercado donde se pueden degustar platillos regionales, y un tianguis artesanal los fines de semana.

El siguiente es el Convento Dominico de Nuestra Señora de la Asunción, en Yautepec. Las bóvedas  de los corredores del atrio albergan frescos de gran belleza, y el claustro también resguarda obras pictóricas espléndidas de santos y apóstoles. En Yautepec también podrás visitar las haciendas azucareras, o participar en alguna danza de chinelos, y no puedes irte sin probar los tamales de ceniza, o la barbacoa de cabrito.

Después, en Oaxtepec, sobre los restos de la pirámide de Ometochtli los dominicos erigieron el fantástico Ex Convento de Santo Domingo de Guzmán. Todavía se puede ver la Parroquia de los Indios de 1528, que fue de las primeras en nuestro país. El atrio de dos plantas es maravilloso, sus pinturas murales son un tesoro del arte universal, y el museo del sitio vale sin duda una visita para conocer su colección de piezas toltecas y olmecas. En Oaxtepec podrás aprovechar para zambullirte en sus espléndidos balnearios y manantiales cristalinos.

El Convento de San Juan Bautista, en Yecapixtla, es de estilo gótico, y las pinturas murales en el atrio del convento son espléndida. Aquí conviene hacer un alto en el camino y degustar, ya sea en el mercado o en los comederos del poblado, la famosa cecina de Yecapixtla con sus frijolitos, crema fresca, queso fresco, y sus tortillas de maíz recién hechas.

El Ex Convento Agustino de San Mateo Apóstol, en Atlatlahucan, es también imponente. Está construido en un frondoso promontorio que domina todo el pueblo; su atrio de árboles centenarios y su capilla abierta son de gran belleza. La Capilla de los Reyes, y la Capilla de la Asunción bien valen también una vista. Aquí no podrás perderte los tlacoyos con frijoles, las gorditas de manteca, y el mole rojo de guajolote.

El Ex Convento Agustino de San Guillermo, construido en 1534 en Totolapan, ostenta todavía en muy buen estado un estupendo atrio y una bella capilla de indios. Su templo es muy atractivo, y el claustro en cuya entrada está una portentosa imagen de San Cristóbal es de dos plantas, y tiene todavía a su alrededor las celdas, el refectorio, y las cocinas. Son también muy particulares sus sillares de piedra labrada. En las huertos del convento, que siguen casi intactos, los paseos son una delicia.

La ruta puede terminar en el Pueblo Mágico de Tlayacapan, que tiene un encanto muy particular con los paisajes que lo rodean, y los innumerables templos y casonas coloniales que aquí fueron construidos. Su Ex Convento Agustino de  San Juan Bautista ostenta una fachada espectacular con acentos góticos y renacentistas. Los espléndidos frescos de su claustro y sacristía son de los más interesantes toda la ruta, y su capilla abierta es del mismo modo una belleza. El museo del sitio vale sin duda la pena, ya que alberga piezas arqueológicas y coloniales de mucho valor, y atesora importantes documentos sobre los hechos históricos de la región. De Tlayacapan podrás llevarte bellas velas de escamas, piezas de alfarería de barro vidriado, y las típicas ollas de cuatro orejas.

Esta expedición por la Ruta de los Conventos en Morelos no te la puedes perder, está muy cerca de la Ciudad de México y los accesos carreteros son cómodos y con paisajes espléndidos. Escápate un fin de semana a estos rincones entrañables, y conoce un poco más de este maravilloso país.

¿Quieres recibir descuentos en tu próximo vuelo?

Ingresa tus datos y te enviaremos los mejores descuentos y promociones para tu próximo viaje.

No, no quiero viajar
Obtén descuentos